“Ar­tur Mas no tie­ne con­sis­ten­cia po­lí­ti­ca”

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Sin ga­ran­tías

Jo­sep Antoni Du­ran Llei­da (Al­cam­pell, Hues­ca, 66 años) pre­sen­tó ayer en Ma­drid El ries­go de la ver­dad (Pla­ne­ta), me­mo­rias po­lí­ti­cas en el que el ex­pre­si­den­te de Unió no aho­rra ni au­to­crí­ti­ca ni car­gas di­rec­tas con­tra CDC, su alia­do du­ran­te 37 años y a quien res­pon­sa­bi­li­za en gran par­te de la des­apa­ri­ción de am­bos partidos y de su má­qui­na de po­der, la coalición Con­ver­gèn­cia i Unió (CiU).

Pre­gun­ta. Us­ted ex­pli­ca en su li­bro que la cen­tra­li­dad se ha mo­vi­do ha­cia el in­de­pen­den­tis­mo. Te­nien­do en cuen­ta es­to, ¿era inevi­ta­ble que se rom­pie­ra CiU?

Res­pues­ta. La cen­tra­li­dad ca­ta­la­na se ha mo­vi­do ha­cia el in­de­pen­den­tis­mo, pe­ro no era inevi­ta­ble que se rom­pie­ra CiU: era inevi­ta­ble que se de­bi­li­ta­ra. Era inevi­ta­ble que ERC subie­ra en fuer­za elec­to­ral en de­tri­men­to de CiU, y más des­pués de go­ber­nar tan­tos años, pe­ro de nin­gún mo­do era inevi­ta­ble la des­apa­ri­ción de CiU. ERC va ha­cién­do­se más par­ti­do, y CiU em­pie­za a te­ner la per­cep­ción de que tie­ne que ha­cer lo­mis­mo que ERC, por­que le va ga­nan­do te­rreno. In­ten­ta­mos ha­cer lo mis­mo que ERC, y en­tre la fo­to­co­pia y el ori­gi­nal, la gen­te pre­fie­re el ori­gi­nal.

P. Ex­pli­ca que el ex­di­rec­tor de La Van­guar­dia Jo­sé An­tich le con­ven­ció pa­ra que asis­tie­ra a la pri­me­ra ma­ni­fes­ta­ción in­de­pen­den­tis­ta del 11 de sep­tiem­bre de 2012. “Quien no par­ti­ci­pe en la ma­ni­fes­ta­ción, no será na­da en el fu­tu­ro”, di­jo An­tich. ¿Es­ta­ba en lo cier­to?

R. An­tich era ami­go mío, creía que era el con­se­jo de un ami­go. A par­tir de esa Dia­da de 2012, el Go­bierno de Ca­ta­lu­ña y los po­lí­ti­cos in­de­pen­den­tis­tas de Ca­ta­lu­ña se po­nen al fren­te de las ma­ni­fes­ta­cio­nes. Un po­lí­ti­co de ra­za tie­ne que sa­ber en­ten­der lo que con­vie­ne a su pue­blo, e in­ten­tar con­du­cir él al pue­blo, no po­ner­se de­trás del pue­blo. A par­tir de 2012 la ca­lle se apo­de­ra de los po­lí­ti­cos y no son ellos los que in­ten­tan con­du­cir la ca­lle.

P. “Po­ne la piel de ga­lli­na pen­sar que la cla­se di­ri­gen­te po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca de Ca­ta­lu­ña man­tu­vie­ra que la Unión Eu­ro­pea for­za­ría al Go­bierno es­pa­ñol a sen­tar­se y a ne­go­ciar un re­fe­rén­dum”. ¿A quién se re­fie­re cuan­do ha­bla de “cla­se di­ri­gen­te eco­nó­mi­ca”?

R. Em­pre­sa­rios im­por­tan­tes es­ta­ban y es­tán ayu­dan­do eco­nó­mi­ca­men­te al in­de­pen­den­tis­mo, y fa­vo­re­cien­do al in­de­pen­den­tis­mo. Per­so­nas que se jue­gan sus in­tere­ses eco­nó­mi­cos. Per­so­nas que de­be­rían ser muy cons­cien­tes de cuál era, es y será la ac­ti­tud de la UE: la UE no se fun­dó pa­ra crear nue­vos Es­ta­dos, se creó pa­ra unir a los Es­ta­dos exis­ten­tes, no pa­ra se­gre­gar­los, y es­to de­be­ría sa­ber­lo cual­quier em­pre­sa­rio que se jue­ga su di­ne­ro, y por lo tan­to no po­día abo­nar la te­sis de po­lí­ti­cos ig­no­ran­tes, o peor que ig­no­ran­tes, que de­cían que la UE no se­ría nues­tro pro­ble­ma.

P. Us­ted re­cuer­da el con­gre­so de CDC de 2004, en el que se apro­bó vo­tar en con­tra de la Cons­ti­tu­ción eu­ro­pea por la cues­tión na­cio­nal. En una reunión pri­va­da, Ar­tur Mas les plan­teó a us­ted y a Pu­jol pro­po­ner al Go­bierno del PSOE que blo­quea­ra el in­gre­so en la UE de Bul­ga­ria y Ru­ma­nía si no acep­ta­ba la ofi­cia­li­dad del ca­ta­lán. ¿Fue ese un pri­mer in­di­cio de la fri­vo­li­dad que di­ce de­tec­tar en la cla­se di­ri­gen­te ca­ta­la­na?

R. No es fri­vo­li­dad, es no co­no­cer Eu­ro­pa: es la in­ca­pa­ci­dad, la fal­ta de con­sis­ten­cia po­lí­ti­ca. Ar­tur Mas no es po­lí­ti­co, no tie- ne la con­sis­ten­cia po­lí­ti­ca, el ner­vio po­lí­ti­co, la pre­pa­ra­ción po­lí­ti­ca, la na­riz po­lí­ti­ca. Pue­de ser muy bueno en mu­chas co­sas, pe­ro no es un ho­mus po­li­ti­cus. Mas no es un po­lí­ti­co, es uno de los pro­ble­mas por los que he­mos lle­ga­do has­ta aquí. Un po­lí­ti­co se de­ja ase­so­rar y to­ma no­ta de bue­nos con­se­jos, pe­ro no se de­ja lle­var por per­so­na­jes, con to­dos los res­pe­tos, co­mo Qui­co Homs y Da­vid Ma­dí.

P. Us­ted ex­pli­ca que el in­de­pen­den­tis­mo es una suer­te de ver­sión mo­der­na del car­lis­mo. ¿A qué se re­fie­re?

R. El in­de­pen­den­tis­mo arrai­ga más fue­ra de Bar­ce­lo­na que en Bar­ce­lo­na. En las co­mar­cas del Ebro siem­pre ha ha­bi­do un fac­tor car­lis­ta im­por­tan­te. En las co­mar­cas del Ebro era don­de el Par­ti­do Po­pu­lar te­nía más fuer­za elec­to­ral en Ca­ta­lu­ña. Hoy son co­mar­cas en las que el in­de­pen­den­tis­mo tie­ne un por­cen­ta­je al­tí­si­mo de apo­yo. ¿Por qué? Por­que son co­mar­cas en las que es­tá muy arrai­ga­da la de­fen­sa de las cos­tum­bres. Pe­ro no es que es­te mun­do va­ya con­tra el mun­do ur­bano, es que son dos mo­de­los opues­tos. Un año y cua­tro me­ses des­pués de su lle­ga­da a Bél­gi­ca, Puig­de­mont afron­ta su se­gun­da cam­pa­ña elec­to­ral co­mo hui­do de la jus­ti­cia es­pa­ño­la. Tras la ma­yo­ría del in­de­pen­den­tis­mo en las ca­ta­la­nas de 2017, vuel­ve a ser ca­be­za de lis­ta de Junts per Ca­ta­lun­ya, es­ta vez en los co­mi­cios eu­ro­peos. Si la pri­me­ra cam­pa­ña tu­vo que com­pa­gi­nar­la con la batalla ju­di­cial por su ex­tra­di­ción a Es­pa­ña, en es­ta, una vez re­ti­ra­da la eu­ro­or­den, tie­ne las ma­nos li­bres pa­ra de­di­car­se a tiem­po com­ple­to a ha­cer pro­se­li­tis­mo de su lis­ta. Y su fi­gu­ra será de nue­vo om­ni­pre­sen­te a tra­vés de la vi­deo­con­fe­ren­cia en los ac­tos de su par­ti­do.

To­ma la de­ci­sión de con­cu­rrir a sa­bien­das de que si es ele­gi­do ten­drá que via­jar a Ma­drid pa­ra ser eu­ro­dipu­tado. Fuen­tes de la Jun­ta Elec­to­ral Cen­tral se­ña­lan que no es ne­ce­sa­rio re­co­ger el ac­ta en per­so­na, pe­ro que el trá­mi­te de aca­ta­mien­to de la Cons­ti­tu­ción Es­pa­ño­la —previo y ne­ce­sa­rio pa­ra ob­te­ner­la— es in­de­le­ga­ble y de­be ha­cer­se pre­sen­cial­men­te en la Jun­ta Elec­to­ral, cu­ya se­de se en­cuen­tra en el Con­gre­so de los Dipu­tados

Eso im­pli­ca que una vez pro­cla­ma­do car­go elec­to, Puig­de­mont ten­dría cin­co días pa­ra ju­rar o pro­me­ter en Es­pa­ña la Cons­ti­tu­ción, da­do que a di­fe­ren­cia de lo que su­ce­de en el Par­la­men­to ca­ta­lán, la pre­sen­cia del elec­to es im­pres­cin­di­ble. Si no apa­re­ce, su es­ca­ño se­ría de­cla­ra­do va­can­te in­de­fi­ni­da­men­te has­ta que via­je a Ma­drid y acep­te la Cons­ti­tu­ción o re­nun­cie al mis­mo. Y en ese ca­so, po­dría ser de­te­ni­do. En los co­mi­cios eu­ro­peos de 2014, los eu­ro­dipu­tados aca­ta­ron la Cons­ti­tu­ción en una se­sión ce­le­bra­da el 13 de ju­nio, ca­si tres se­ma­nas des­pués de la vo­ta­ción.

Da­do que la ima­gen del ex­pre­si­dent cru­zan­do la fron­te­ra es­pa­ño­la sin co­no­ci­mien­to de la po­li- cía y aca­tan­do la Cons­ti­tu­ción evi­tan­do ser de­te­ni­do pa­re­ce del to­do im­po­si­ble, el mo­vi­mien­to de Puig­de­mont pre­ten­de su­mar otro agra­vio al me­mo­rial de daños del Es­ta­do es­pa­ñol con­tra su per­so­na.

Otro po­si­ble es­ce­na­rio a ex­plo­tar en la es­tra­te­gia de in­ter­na­cio­na­li­za­ción del pro­cés se­ría de­jar va­cío su asien­to en el he­mi­ci­clo en lu­gar de ser sus­ti­tui­do por otro miem­bro de la lis­ta. De es­te mo­do, de­nun­cia­ría la im­po­si­bi­li­dad de ocu­par su pues­to en la Eu­ro­cá­ma­ra. Un he­cho así no tie­ne pre­ce­den­tes en el Par­la­men­to Eu­ro­peo, y en ese com­ba­te con­ta­ría con la ayu­da, en­tre otros, de los eu­ro­dipu­tados na­cio­na­lis­tas fla­men­cos de la N-VA pa­ra vi­si­bi­li­zar su au­sen­cia. El pa­so en­tra­ña ries­gos. Con la even­tual alian­za con el PNV por de­fi­nir, aún no es­tá cla­ro si Puig­de­mont ob­ten­drá los apo­yos su­fi­cien­tes pa­ra lle­gar a la Eu­ro­cá­ma­ra. Los es­tu­dios del Par­la­men­to Eu­ro­peo no otor­gan es­ca­ño al PDeCAT en so­li­ta­rio, con lo que el rui­do preelec­to­ral que lo­gra­rá gra­cias a su can­di­da­tu­ra —acre­cen­ta­do en las an­te­rio­res elec­cio­nes con la mul­ti­tu­di­na­ria ma­ni­fes­ta­ción de Bru­se­las—, pue­de quedar si­len­cia­do en ca­so de fra­ca­so, y su po­si­ción den­tro del par­ti­do, de­bi­li­ta­da.

Al­go si­mi­lar les ocu­rre a Jor­di Sàn­chez, Jor­di Tu­rull y Jo­sep Rull, ca­be­zas de lis­ta por Bar­ce­lo­na, Ta­rra­go­na y Llei­da al Con­gre­so y en pri­sión pre­ven­ti­va mien­tras du­re el jui­cio del pro­cés. El Con­gre­so de los Dipu­tados no ofre­ce más po­si­bi­li­da­des an­te la mis­ma si­tua­ción. Los tres se en­cuen­tran en pri­sión pre­ven­ti­va por ries­go de fu­ga mien­tras du­re el jui­cio, del que no se es­pe­ra sen­ten­cia a cor­to pla­zo. Mien­tras si­gan en la cár­cel, re­sul­ta­rá im­po­si­ble to­mar po­se­sión del es­ca­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.