“Los paí­ses de­ben com­pen­sar el en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción con la in­mi­gra­ción”

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

La co­lom­bia­na Gi­na Mag­no­lia Ria­ño es una mu­jer prag­má­ti­ca. Se­cre­ta­ria ge­ne­ral des­de 2013 de la Or­ga­ni­za­ción Ibe­roa­me­ri­ca­na de Se­gu­ri­dad So­cial (OISS), una ins­ti­tu­ción que lle­va más de seis dé­ca­das lu­chan­do por la uni­ver­sa­li­za­ción de la pro­tec­ción so­cial en el con­ti­nen­te la­ti­noa­me­ri­cano, Ria­ño (Tun­ja, 54 años) rechaza que los di­fe­ren­tes sis­te­mas de se­gu­ri­dad so­cial sean por sí mis­mos en­co­mia­bles o cen­su­ra­bles y cree que “los mo­de­los ver­da­de­ra­men­te efi­ca­ces son los que cu­bren las pres­ta­cio­nes con su­fi­cien­cia”. Mi­nis­tra de Tra­ba­jo de Co­lom­bia du­ran­te un bre­ve pe­río­do (1999-2000), apun­ta a la igual­dad de la mu­jer y a la lu­cha con­tra el tra­ba­jo in­for­mal, es­pe­cial­men­te en La­ti­noa­mé­ri­ca, co­mo dos gran­des desafíos pen­dien­tes. En una entrevista rea­li­za­da tras un de­ba­te ce­le­bra­do en fe­bre­ro en Ca­sa Amé­ri­ca so­bre tra­ba­jo de­cen­te y diá­lo­go so­cial, en el que par­ti­ci­pó, Ria­ño tam­bién se mues­tra con­ven­ci­da de que la di­gi­ta­li­za­ción aca­ba­rá siendo un fac­tor po­si­ti­vo en el em­pleo, y rechaza los ata­ques que su­fre uno de los fe­nó­me­nos que pue­de, a su jui­cio, lo­grar la cua­dra­tu­ra del círcu­lo de los sis­te­mas de se­gu­ri­dad so­cial an­te las ac­tua­les ten­den­cias de­mo­grá­fi­cas: la mi­gra­ción.

“Hay dos ti­pos de de­sigual­da­des de gé­ne­ro que afec­tan a los sis­te­mas de se­gu­ri­dad so­cial: aque­llas en­dó­ge­nas al pro­pio sis­te­ma y otras exó­ge­nas, que pro­vie­nen del pro­pio mer­ca­do la­bo­ral”, apun­ta Ria­ño, cu­ya or­ga­ni­za­ción de­man­da que los Es­ta­dos asig­nen una pres­ta­ción a las per­so­nas que rea­li­zan o han rea­li­za­do cui­da­dos fa­mi­lia­res, en su ma­yo­ría­mu­je­res, pa­ra com­ba­tir así la de­sigual­dad de gé­ne­ro pre­sen­te en los sis­te­mas de se­gu­ri­dad so­cial. Aún así, Ria­ño se mues­tra sin em­bar­go es­cép­ti­ca res­pec­to al al­can­ce real de es­ta me­di­da en la lu­cha con­tra la de­sigual­dad, pues con­si­de­ra que es de la pro­pia es­truc­tu­ra del mer­ca­do la­bo­ral de don­de pro­ce­den las prin­ci­pa­les de­sigual­da­des. “Las mu­je­res en­tran más tar­de al mer­ca­do la­bo­ral, sa­len más que los hom­bres y ganan bas­tan­te me­nos”, re­su­me.

Ade­más de la cues­tión de gé­ne­ro, otro vie­jo ca­ba­llo de batalla de la OISS es la lu­cha con­tra el tra­ba­jo in­for­mal. Ria­ño de­fi­ne es­ta reali­dad co­mo un las­tre que evi­ta el de­sa­rro­llo so­cial de La­ti­noa­mé­ri­ca. La or­ga­ni­za­ción lle­va años si­tuan­do el tra­ba­jo irre­gu­lar en torno a un pro­me­dio del 50% del em­pleo real en­tre los 22 paí­ses miem­bros de la or­ga­ni­za­ción. La ex­mi­nis­tra co­lom­bia­na ci­ta un pro­gra­ma de em­pren­di­mien­to en el sec­tor ru­ral que re­cien­te­men­te ha lle­va­do a ca­bo la or­ga­ni­za­ción en su país co­mo una vía útil pa­ra la crea­ción de em­pleo es­ta­ble y re­gu­lar. “La for­ma­ción en em­pren­di­mien­to es una ma­ne­ra útil de for­ma­li­zar em­pleo”, ex­pli­ca.

La sos­te­ni­bi­li­dad de las pen­sio­nes es otro de los desafíos a los que no es aje­na la OISS. Aun­que la or­ga­ni­za­ción no pro­po­ne a los paí­ses mo­de­los de sos­te­ni­bi­li­dad es­pe­cí­fi­cos que ga­ran­ti­cen la via­bi­li­dad de sus sis­te­mas de pen­sio­nes, Ria­ño con­si­de­ra que el fu­tu­ro pa­sa por sis- te­mas mix­tos. “La di­co­to­mía re­par­to-ca­pi­ta­li­za­ción es­tá su­pe­ra­da”, ase­gu­ra la ex­mi­nis­tra. Y apun­ta ha­cia una reali­dad, la mi­gra­ción, co­mo un ele­men­to im­pres­cin­di­ble en paí­ses con sis­te­mas has­ta aho­ra fun­cio­na­les pe­ro con pi­rá­mi­des po­bla­cio­na­les ca­da vez más in­ver­ti­das. “La in­mi­gra­ción de­be com­pen­sar el en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción”, sos­tie­ne.

La ex­po­lí­ti­ca co­lom­bia­na cri­ti­ca con fir­me­za los nue­vos sis­te­mas de em­pleo que ofre­cen em­pre­sas de re­par­to co­mo Glo­vo o De­li­ve­roo. “De­be­mos con­se­guir que to­das las formas atí­pi­cas de con­tra­ta­ción con­tri­bu­yan a la ca­ja de la se­gu­ri­dad so­cial”, ase­gu­ra po­co an­tes de de­fen­der que la di­gi­ta­li­za­ción de las so­cie­da­des no de­be ne­ce­sa­ria­men­te re­dun­dar en em­pleos pre­ca­rios. “La di­gi­ta­li­za­ción de­be ser un alia­do pa­ra po­der se­guir­le el ras­tro a to­das las ho­ras rea­li­za­das por los tra­ba­ja­do­res”, sos­tie­ne. Ria­ño re­su­me así uno de los ob­je­ti­vos úl­ti­mos de la OISS: “De­be­mos evi­tar que los nue­vos tra­ba­ja­do­res sean jor­na­le­ros di­gi­ta­les”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.