Abo­ga­do y lu­cha­dor por las li­ber­ta­des

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El pa­sa­do 20 de fe­bre­ro, fa­lle­ció Juan Cris­tó­bal Gon­zá­lez Gra­nel, abo­ga­do la­bo­ra­lis­ta. Fue uno de los fun­da­do­res del des­pa­cho de Es­pa­ño­le­to 13 que, ade­más de pres­tar asis­ten­cia le­gal, fue uno de los prin­ci­pa­les y más ac­ti­vos fo­cos de re­sis­ten­cia an­ti­fran­quis­ta en el ám­bi­to ju­rí­di­co de Ma­drid, cons­ti­tu­yen­do un ver­da­de­ro her­vi­de­ro de li­ber­tad en aque­llos tiem­pos con­vul­sos de la Dic­ta­du­ra y la Tran­si­ción de­mo­crá­ti­ca.

Cris­tó­bal, jun­to con sus com­pa­ñe­ros, de­fen­dió los de­re­chos la- bo­ra­les de los tra­ba­ja­do­res, y man­tu­vo siem­pre una ab­so­lu­ta in­de­pen­den­cia de cri­te­rio. Con su la­bor, con­tri­bu­yó a crear un nue­vo de­re­cho la­bo­ral, mo­derno y de­mo­crá­ti­co, que se iría asen­tan­do en la ju­ris­pru­den­cia en nues­tros tri­bu­na­les de jus­ti­cia has­ta el día de hoy.

Tres de sus com­pa­ñe­ros en el des­pa­cho de Es­pa­ño­le­to se en­con­tra­ban en Ato­cha 55 el día fa­tí­di­co de la ma­tan­za, un he­cho que le mar­có pro­fun­da­men­te. El atentado cau­só la muer­te a Ja­vier Sau­qui­llo y de­jó he­ri­dos gra­ves a su es­po­sa Lo­la Gon­zá­lez Ruiz y a Luis Ra­mos Par­do, con quie­nes con­ser­vó la amis­tad du­ran­te dé­ca­das. Pos­te­rior­men­te Cris­tó­bal con­ti­nuó ejer­cien­do co­mo abo­ga­do la­bo­ra­lis­ta, y, fi­nal­men­te con Luis Ra­mos y su mano de­re­cha, Mar­got Ruano, en su que­ri­do Cham­be­rí don­de, des­de los años 80, vi­vió y tra­ba­jó, y en el que pu­so pun­to fi­nal a su ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal en 2012.

Sin em­bar­go, su pue­blo de adop­ción fue Ca­dal­so de los Vi­drios. Allí pa­só lar­gos pe­rio­dos de in­fan­cia jun­to a su pa­dre, el es­cul­tor Juan Cris­tó­bal, quien com­pró el Pa­la­cio de Vi­lle­na que se en­con­tra­ba prác­ti­ca­men­te en rui­nas cuan­do Juan Cris­tó­bal lo des­cu­brió en el pri­mer ter­cio del si­glo XX. Du­ran­te to­da su vi­da, Cris­tó­bal con­ti­nuó la la­bor ini­cia­da por su pa­dre, cu­ya pre­ma­tu­ra­muer­te ha­bía de­ja­do sin con­cluir el pro­yec­to, reha­bi­li­tan­do, con su es­fuer­zo, una par­te del re­na­cen­tis­ta Pa­la­cio de Vi­lle­na en el que pa­só la no­che Isa­bel la Ca­tó­li­ca ca­mino a los To­ros de Gui­san­do y vi­vie­ron du­ran­te lar­gos pe­rio­dos Juan Ma­nuel Fer­nán­dez Pa­che­co, fun­da­dor de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la y el­mú­si­co Lui­gi Boc­che­ri­ni.

Allí al­can­zó una de las me­tas que con más em­pe­ño per­si­guió a lo lar­go de su vi­da, así ejem­plar es la web que creó y, so­bre to­do, la crea­ción de un mu­seo, que no ha te­ni­do tiem­po de ver inau­gu­ra­do, en el que ex­hi­bir y dar a co­no­cer la obra es­cul­tó­ri­ca de su pa­dre Juan Cris­tó­bal, y que in­clu­ye re­tra­tos de per­so­na­li­da­des co­mo Ma­nuel de Fa­lla, Juan Belmonte, In­da­le­cio Prie­to o San­tia­go Ra­món y Ca­jal. Es­ta ta­rea, en la que re­ci­bió la ayu­da de mu­chos de sus ami­gos de in­fan­cia de Ca­dal­so, la lle­vó a ca­bo con afec­to fi­lial y sen­ti­do es­té­ti­co.

De­ja una es­po­sa, una hi­ja y una nie­ta de ocho me­ses, ade­más de mu­chos ami­gos que echa­rán de me­nos su bon­dad, hu­mor, vi­ta­li­dad y sim­pa­tía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.