“Nos ha fal­ta­do co­ra­je pa­ra de­cep­cio­nar a los nues­tros”

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Car­les Cam­pu­zano (Bar­ce­lo­na, 54 años) lle­va 23 años ne­go­cian­do en el Con­gre­so to­do ti­po de le­yes con go­bier­nos del PP y del PSOE. Fue de­ci­si­vo pa­ra ven­cer la ba­ta­lla con­tra Car­les Puig­de­mont, que que­ría vo­tar no en la mo­ción de cen­su­ra de ju­nio de 2018. Pe­ro aho­ra el ex­pre­si­dent se ha ven­ga­do y lo ha sa­ca­do de las lis­tas. Hom­bre de par­ti­do, mi­li­tan­te des­de los 17 años, de­fien­de el diá­lo­go co­mo úni­ca sa­li­da.

Pre­gun­ta. ¿Qué ha pa­sa­do pa­ra que un por­ta­voz par­la­men­ta­rio que­de fue­ra de las lis­tas?

Res­pues­ta. Quie­nes he­mos de­fen­di­do que el PDeCAT de­be evi­tar un go­bierno de las tres de­re­chas y cons­truir una so­lu­ción po­lí­ti­ca con los gru­pos de la mo­ción de cen­su­ra no es­ta­mos en es­tas lis­tas. Lo de­ci­dió ma­yo­ri­ta­ria­men­te el par­ti­do. Hay que acep­tar­lo.

P. ¿Por qué su op­ción es mi­no­ri­ta­ria en el in­de­pen­den­tis­mo?

R. Hay una situación ex­cep­cio­nal, con per­so­nas en pri­sión, en el exi­lio. Los pre­sos en la cár­cel di­fi­cul­tan la po­si­ción de los que de­fen­de­mos el acuer­do.

P. ¿Ha si­do una ven­gan­za de Puig­de­mont con­tra los que co­mo us­ted, Mar­ta Pas­cal o Jor­di Xu­clà, for­za­ron el apo­yo a la mo­ción de cen­su­ra?

R. No pue­do in­ter­pre­tar­lo en ló­gi­ca de ven­gan­za, pe­ro me sien­to muy or­gu­llo­so de ha­ber ayu­da­do a cons­truir la po­si­ción po­lí­ti­ca a fa­vor de la mo­ción de cen­su­ra. Fue una de las de­ci­sio­nes más au­da­ces e in­te­li­gen­tes del so­be­ra­nis­mo. En un con­flic­to po­lí­ti­co no hay al­ter­na­ti­va a la ne­go­cia­ción y el acuer­do. Lo có­mo­do es que­dar­te en tu trin­che­ra.

P. Hu­bo mu­chos cho­ques con Puig­de­mont es­tos meses. ¿No es un ajus­te de cuen­tas?

R. Es ver­dad que hu­bo po­si­cio­nes dis­tin­tas. Al­gu­nos no com­par­ti­mos la de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia, la des­ti­tu­ción de Mar­ta Pas­cal co­mo coor­di­na­do­ra, la es­tra­te­gia de la ne­go­cia­ción de los Pre­su­pues­tos.

P. ¿Us­ted no ha­bría pre­sen­ta­do una en­mien­da a la to­ta­li­dad?

R. El diá­lo­go en­tre el Go­bierno y la Ge­ne­ra­li­tat re­cla­ma­ba tiem­po. Al­gu­nos hu­bié­ra­mos pre­fe­ri­do per­mi­tir el de­ba­te de Pre­su­pues­tos y aho­ra en ma­yo po­der vo­tar no si no ha­bía acuer­do.

P. Los in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes lle­van to­da la vi­da pi­dien­do diá­lo­go. Y aho­ra ful­mi­nan en las lis­tas a los que lo plan­tean. ¿Qué men­sa­je lan­za eso?

R. Yo cons­ta­to que quie­nes po­ne­mos más acen­to en el diá­lo­go no es­ta­mos en las lis­tas. Va­mos a ver qué re­sul­ta­dos elec­to­ra­les hay y qué po­lí­ti­ca se ha­ce. Oja­lá se acer­que más a la nues­tra que al blo­queo y el no a to­do.

P. ¿Por qué Puig­de­mont arra­sa si se su­po­ne que hay tan­ta gen­te en desacuer­do con él? ¿Le tie­nen mie­do?

R. Vi­vi­mos en una situación en Ca­ta­lu­ña por un jui­cio que in­dig- na y su­ble­va. El cli­ma emo­cio­nal ha­ce más di­fí­cil una apro­xi­ma­ción más ra­cio­nal.

P. ¿Se plan­tean crear un ter­cer es­pa­cio? ¿Es­to hue­le a es­ci­sión?

R. Hoy nues­tra obli­ga­ción es ayu­dar a que el ci­clo elec­to­ral sea exi­to­so. A par­tir del 26 de ma­yo ha­brá que ha­cer re­fle­xio­nes, so­bre to­do si que­re­mos evi­tar que el con­flic­to se en­quis­te. Se­ría una pé­si­ma no­ti­cia que es­to aca­ba­se en es­ci­sio­nes. Hay una de­man­da pa­ra un so­be­ra­nis­mo exi­gen­te pe­ro prag­má­ti­co. La po­lí­ti­ca no aguan­ta el es­pa­cio va­cío. Si no es el PDeCAT, apa­re­ce­rá la ofer­ta.

P. ¿Puig­de­mont y Ca­sa­do se re­tro­ali­men­tan?

R. Di­ga­mos que hay mu­chos, en to­dos los sec­to­res, que en el con­flic­to en­co­na­do en­cuen­tran un es­pa­cio con­for­ta­ble.

P. ¿Le ha fal­ta­do a Ca­ta­lu­ña un Ur­ku­llu, un PNV?

R. Es­tos años ha fal­ta­do un Go­bierno es­pa­ñol que es­tu­vie­se dis­pues­to a sa­lir de la con­for­ta­bi­li­dad en la que se ins­ta­ló Ra­joy y en el mun­do so­be­ra­nis­ta fal­tó el co­ra­je de ser ca­paz de ex­pli­car que una par­te de los tu­yos siem­pre se van a sen­tir de­cep­cio­na­dos si apues­tas por el diá­lo­go. Te­ne­mos que te­ner el co­ra­je de de­cep­cio­nar a al­gu­nos de los nues­tros. El País Vas­co tie­ne re­suel­ta ha­ce dé­ca­das la cues­tión fis­cal, y ha pa­sa­do el dra­ma de la vio­len­cia de ETA, pe­ro sí, ad­mi­ro a un PNV que sin re­nun­ciar a sus ob­je­ti­vos ha tra­ta­do de cons­truir una po­lí­ti­ca ba­sa­da en reali­da­des, en la me­jor po­lí­ti­ca so­cial de Es­pa­ña.

P. ¿Dón­de cree que aca­ba­rá su ca­rre­ra po­lí­ti­ca?

R. Yo con 13 años asis­tí a mí­ti­nes de una coa­li­ción que li­de­ra­ba Pu­jol, el Pac­te De­mo­cra­tic per Ca­ta­lun­ya. Me afi­lié a las ju­ven­tu­des a los 17 años. Era in­de­pen­den­tis­ta, so­cial­de­mó­cra­ta, eu­ro­peís­ta. En esos es­pa­cios con­ti­nua­ré tra­ba­jan­do. Oja­lá sea en el PDeCAT, que ha si­do un gran in­ven­to. Va­mos a ver qué su­ce­de a par­tir de ma­yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.