El fac­tor Tra­pe­ro

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

A Car­les Puig­de­mont y a Jo­sep Lluís Tra­pe­ro de­ben de pi­tar­les los oí­dos des­de que em­pe­zó el jui­cio del pro­cés. Su au­sen­cia en la sa­la de ple­nos no im­pi­de que es­tén muy pre­sen­tes. Sus nom­bres son los más pro­nun­cia­dos. Y ca­si nun­ca pa­ra bien. El ex­pre­si­dent, por su in­fle­xi­ble de­ter­mi­na­ción de con­vo­car el re­fe­rén­dum ile­gal. El ma­jor de los Mos­sos, por sus es­ca­sas ga­nas de im­pe­dir­lo.

Puig­de­mont reac­cio­na con su ha­bi­tual hi­per­ac­ti­vi­dad en Twit­ter. Pro­ce­sa­do re­bel­de y hui­do a Bél­gi­ca, qui­sie­ra acu­dir al Tri­bu­nal Su­pre­mo, pe­ro co­mo tes­ti­go: “No me pue­do de­fen­der de to­do lo que se di­ce de mí. Es in­jus­to”. Na­da que ver con la ac­ti­tud de Tra­pe­ro. En­ro­ca­do en su de­fen­sa y con­ven­ci­do de su ver­dad, el héroe de los aten­ta­dos de Bar­ce­lo­na y Cam­brils guar­da un si­len­cio abis­mal. El jueves tie­ne una opor­tu­ni­dad pa­ra rom­per­lo. Ga­nas no le fal­tan des­pués de ver có­mo los má­xi­mos res­pon­sa­bles del Mi­nis­te­rio del In­te­rior, la Po­li­cía y la Guar­dia Ci­vil des­tro­za­ban su fi­gu­ra.

Tra­pe­ro, de 53 años, es­tá preparando a con­cien­cia su tes­ti­mo­nio. Aun­que no ha to­ma­do la de­ci­sión —su abo­ga­da, la pe­na­lis­ta Ol­ga Tu­bau, pre­fie­re­man­te­ner vi­vo el mis­te­rio—, fuen­tes de las de­fen­sas dan por he­cho que lo ha­rá. Aun­que de­ba me­dir sus pa­la­bras. Su con­di­ción de pro­ce­sa­do an­te la Au­dien­cia Na­cio­nal —na­da me­nos que por re­be­lión— in­vi­ta a la pru­den­cia y le per­mi­te, en to­do ca­so, se­lec­cio­nar las pre­gun­tas que va a res­pon­der.

“Le con­vie­ne an­ti­ci­par­se y con­tar su ver­dad, por­que los he­chos que el Su­pre­mo dé por pro­ba­dos van ser fuen­te de prue­ba”, ex­pli­ca uno de los abo­ga­dos del pro­cés. Otra abo­ga­da aña­de que el “fac­tor Tra­pe­ro” de­mues­tra “lo ab­sur­do” de ha­ber di­vi­di­do la cau­sa: por un la­do, los 12 lí­de­res in­de­pen­den­tis­tas; por el otro, los je­fes po­lí­ti­cos y po­li­cia­les de los Mos­sos.

A ra­tos, el jui­cio a los di­ri­gen- tes del pro­cés pa­re­ce más un jui­cio a Tra­pe­ro y a los Mos­sos. Los man­dos de In­te­rior han pues­to en la pi­co­ta al ma­jor, con­ver­ti­do a su pe­sar en fe­ti­che y hom­bre de­mo­da del in­de­pen­den­tis­mo tras los aten­ta­dos del 17-A. No so­lo por su ges­tión de la tragedia, sino por la fra­se con la que des­pa­chó a un pe­rio­dis­ta que­jo­so por una rue­da de pren­sa en ca­ta­lán. “Bueno, pues molt bé, pues adiós”, di­joT­ra­pe­ro, hi­jo de un ta­xis­ta de Valladolid y cria­do en el ba­rrio de Sin­guer­lín, pu­ro ex­tra­rra­dio.

Si los je­fes de Po­li­cía y Guar­dia Ci­vil dis­pa­ra­ron con­tra Tra­pe­ro, el coor­di­na­dor del 1-O le bom­bar­deó. El co­ro­nel de la Guar­dia Ci­vil Die­go Pé­rez de los Cobos, que nun­ca se en­ten­dió con el ma­jor, le acu­só de “ali­near­se” con la Ge­ne­ra­li­tat pa­ra ce­le­brar el 1-O, de po­ner “pa­los en las rue­das” y de or­ga­ni­zar un dis­po­si­ti­vo “in­su­fi­cien­te e in­efi­caz”.

Es evi­den­te que al­go pa­só en­tre Tra­pe­ro y De los Cobos. “Dos ga­llos en un ga­lli­ne­ro”, re­su­men fuen­tes cer­ca­nas al Go­vern. Sus reunio­nes en Fis­ca­lía fue­ron mal des­de el prin­ci­pio. Con un ca­rác­ter di­fí­cil —es obs­ti­na­do, tes­ta­ru­do, po­co da­do a los ma­ti­ces—, el ma­jor no so­por­tó po­ner­se a las ór­de­nes de un co­ro­nel. De los Cobos de­cla­ró que los pro­ble­mas en­tre ellos iban más allá de las com­pe­ten­cias: ha­bía “ten­sión” y “di­fe­ren­cias de cri­te­rio”. El coor­di­na­dor ci­tó una fra­se de Tra­pe­ro que hoy sue­na a pro­fé­ti­ca: “Ca­da uno es res­pon­sa­ble de sus ac­tos”.

Tra­pe­ro es­tá con­ven­ci­do de los su­yos. En la Au­dien­cia Na­cio­nal ha de­fen­di­do el pa­pel de los Mos­sos tan­to el 20-S co­mo el 1-O. No es pre­vi­si­ble que, si de­cla­ra, apunte es­pe­cial­men­te al ex­con­se­ller Joa­quim Forn, que de­fen­dió la la­bor de la po­li­cía y le echó un ca­po­te igual que sus co­mi­sa­rios Ma­nel Cas­tell­ví y Emi­li Que­ve­do. Am­bos re­cor­da­ron que el ma­jor tra­tó de con­ven­cer a Puig­de­mont, dos ve­ces, de que des­con­vo­ca­ra la con­sul­ta ile­gal.

Por per­fil y tra­yec­to­ria, Puig­de­mont (pe­rio­dis­ta an­tes que po­lí­ti­co) y Tra­pe­ro (in­ves­ti­ga­dor an­tes que je­fe) po­co tie­nen en co­mún. Pe­ro sus vi­das se han en­tre­la­za­do, con­ver­ti­dos aho­ra en blan­co pre­fe­ren­te del jui­cio. En agos­to de 2016 asis­tie­ron a una fiesta en una ca­sa de Ca­da­qués, en la Cos­ta Bra­va. Una reunión de ami­gos, un ac­to sin re­le­van­cia ju­rí­di­ca pe­ro que tras­cen­dió por­que el ví­deo fue di­fun­di­do en re­des. El ex­pre­si­dent to­ca a la gui­ta­rra Let it be, de los Beatles, mien­tras Tra­pe­ro y los de­más can­tan. Lue­go es el ma­jor el que co­ge la gui­ta­rra. Lle­va una ca­mi­sa ha­waia­na y un go­rro de pa­ja. In­ter­pre­ta Pa­rau­les d’amor, de Se­rrat. Eran otros tiem­pos. Las pa­la­bras que aho­ra le lle­gan, des­de la sa­la de ple­nos del Su­pre­mo, son más de gue­rra que de amor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.