“Fran­co, con flo­res. Mi pa­dre, es­con­di­do”

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

A Mer­ce­des Abril, de 85 años, le da mu­cha ra­bia no po­der acor­dar­se de su pa­dre, Ra­fael. Aca­ba­ba de cum­plir tres años cuan­do se lo lle­va­ron pa­ra fu­si­lar­lo, en 1936. El pa­sa­do 26 de fe­bre­ro, el Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia or­ga­ni­zó una vi­si­ta pa­ra que ella y otras cin­co fa­mi­lias de re­pre­sa­lia­dos del fran­quis­mo en­tra­ran en la crip­ta del Valle de los Caí­dos don­de fue­ron lle­va­dos los cuer­pos, sin su con­sen­ti­mien­to. “Por pri­me­ra vez he sen­ti­do a mi pa­dre cer­ca”, re­la­tó a EL PAÍS. “Me pa­re­ció ho­rri­ble ver tan­tas ca­jas de tan­tas per­so­nas ino­cen­tes, unas en­ci­ma de otras. Pe­ro las vi y pen­sé: ‘Ahí es­tá pa­pá”.

Ayer, la mi­nis­tra de Jus­ti­cia, Dolores Del­ga­do, le en­tre­gó un do­cu­men­to que pre­ten­de ser una “re­pa­ra­ción mo­ral” pa­ra su fa­mi­lia. Mer­ce­des vol­vió a su ca­sa, en Ca­la­ta­yud (Zaragoza), con el es­cri­to en el que el Es­ta­do acre­di­ta que Ra­fael Abril fue una víc­ti­ma del fran­quis­mo y con la es­pe­ran- za de po­der re­cu­pe­rar pron­to sus res­tos. Fuen­tes del Mi­nis­te­rio ad­mi­ten que el tiem­po se echa en­ci­ma y no se­rá fá­cil pro­ce­der a las ex­hu­ma­cio­nes en el Valle de los Caí­dos an­tes de las elec­cio­nes, pe­ro lo van a in­ten­tar. De­mo­men­to, si­guen pen­dien­tes del in­for­me téc­ni­co so­bre el es­ta­do y la me­jor for­ma de ope­rar en el in­te­rior de las crip­tas del mau­so­leo.

“Pri­me­ro los ma­ta­ron, lue­go los en­te­rra­ron don­de qui­sie­ron, los sa­ca­ron sin de­cir­nos na­da y los lle­va­ron al Valle de los Caí­dos pa­ra que Fran­co los si­guie­ra vi­gi- lan­do. Mi pa­dre es­tá en una ca­ja es­con­di­da, y él, en una tum­ba que siem­pre tie­ne flo­res”, la­men­ta Mer­ce­des. “A mí me ma­ta­ron a mi pa­dre y a mi her­mano, por­que al día si­guien­te de que se lo lle­va- ran, mi ma­dre dio a luz a un ni­ño que so­lo vi­vió diez días”, aña­de.

Jun­to a Mer­ce­des, vi­si­ta­ron la crip­ta del Valle de los Caí­dos otras cin­co fa­mi­lias de hom­bres que, co­mo re­cor­dó ayer el di­rec­tor ge­ne­ral de la Me­mo­ria His­tó­ri­ca, Fer­nan­do Mar­tí­nez, fue­ron se­cues­tra­dos y eje­cu­ta­dos de ma­ne­ra ex­tra­ju­di­cial. En­tre ellos, los des­cen­dien­tes de los her­ma­nos Ma­nuel y An­to­nio La­pe­ña, tam­bién de Zaragoza, que en 2012 ini­cia­ron de ma­nos del abo­ga­do Eduar­do Ranz, una lar­ga ba­ta­lla ju­di­cial con­tra la Ad­mi­nis­tra­ción pa­ra que los res­tos de es­tos re­pu­bli­ca­nos no tu­vie­ran que ya­cer jun­to a los de su ver­du­go. Su de­nun­cia fue ar­chi­va­da y re­cu­rri­da an­te la Au­dien­cia Pro­vin­cial de Ma­drid, el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, y el Tri­bu­nal Eu­ro­peo de De­re­chos Hu­ma­nos. Fi­nal­men­te, en 2016, les die­ron la ra­zón.

“Per­ma­ne­cen ti­ra­dos, no en­te­rra­dos”, de­cla­ró la mi­nis­tra Del­ga­do tras en­tre­gar a 11 fa­mi­lia­res un cer­ti­fi­ca­do de re­pa­ra­ción y re­co­no­ci­mien­to. “La fo­sa­más gran­de de Es­pa­ña es la del Valle de los Caí­dos, don­de ya­cen los res­tos de 33.800 per­so­nas, 18.000 de ellas re­pu­bli­ca­nos. Re­cla­man un en­tie­rro digno”.

El tras­la­do de cuer­pos des­de fo­sas co­mu­nes co­men­zó en 1958 (11.329 víc­ti­mas). El Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia ha to­ma­do mues­tras de ADN a los fa­mi­lia­res pa­ra tra­tar de iden­ti­fi­car los res­tos una vez ex­hu­ma­dos. Las fa­mi­lias de Ca­la­ta­yud tie­nen más suer­te que otras, por­que en al­gu­nas de las crip­tas, fil­tra­cio­nes de agua des­tru­ye­ron las ca­jas de ma­de­ra y mez­cla­ron los res­tos que con­te­nían.

“Mi­ma­dre es­tu­vo llo­ran­do to­da la vi­da por mi pa­dre. Nun­ca se qui­tó el ne­gro”, ex­pli­ca Fran­cis­ca Gon­zá­lez, con el cer­ti­fi­ca­do del Go­bierno en una mano y la fo­to­gra­fía de su pa­dre en la otra. “So­lo quie­ro en­te­rrar­los jun­tos. Y yo des­pués. Nun­ca he es­ta­do con él. A ver si aho­ra pue­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.