Nue­va York.

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

“Has­ta que no lle­gué a Nue­va York, ya a fi­na­les de esa dé­ca­da, no sen­tí la ver­da­de­ra li­ber­tad; en qué con­sis­te, di­ga­mos, po­der es­cin­dir­se por den­tro y man­te­ner el equi­li­brio. Cuan­do vi­ves en una gran ur­be, y, so­bre to­do, en la me­ca ar­tís­ti­ca y cul­tu­ral, co­mo era Nue­va York en­ton­ces, el mun­do y el sen­ti­do del tiem­po se vuel­ven más flui­dos... Creo que ha si­do la ex­pe­rien­cia que­más me ha mar­ca­do en to­da mi vi­da, sin­tién­do­me, ca­si, co­mo un ex­tran­je­ro de mí mis­mo. Lle­gué gra­cias al me­ce­naz­go del em­pre­sa­rio Hart Perry, y su es­po­sa, la es­cul­to­ra Bea­tri­ce Perry, que me brin­da­ron un es­pa­cio ale­da­ño a su re­si­den­cia. De­bo de­cir que el en­torno y su tra­to eran ma­ra­vi­llo­sos. Mi ta­ller era rús­ti­co, pe­ro es­ta­ba si­tua­do en un lu­gar de en­sue­ño, en la ri­be­ra del río... Lo que aquel en­cla­ve de Nue­va York me pro­por­cio­nó fue tiem­po, mu­cho tiem­po pa­ra plan­tear­me la teo­ría y la pra­xis de lo que iría a ha­cer en ade­lan­te y pa­ra for­jar­me una dis­ci­pli­na de tra­ba­jo de­fi­ni­ti­va... Me per­mi­tió dar­me cuen­ta, de­fi­ni­ti­va­men­te, de que mi obra me im­por­ta más que mi vi­da. Me sen­ta­ba a tra­ba­jar yme ol­vi­da­ba del res­to, y com­pren­dí que esa ex­pe­rien­cia era mi sal­va­ción. Tra­ba­jas y te ol­vi­das del tiem­po, del en­torno; crear es el me­jor le­ni­ti­vo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.