Vien­to de hie­rro

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

n 1960 Mar­tín Chi­rino, que te­nía 35 años, fue uno de los in­clui­dos en la co­lec­ti­va de abs­trac­tos es­pa­ño­les co­mi­sa­ria­da pa­ra el MoMA neoyorquino por uno de sus cu­ra­tors, el gran poe­ta Frank O’Ha­ra. Otro va­te es­ta­dou­ni­den­se, Bob Kauf­man, di­jo en­ton­ces que el vien­to del gran­ca­na­rio, si te cae so­bre el pie, te lo des­tro­za. Cul­mi­na­ba así la pri­me­ra fa­se de una aven­tu­ra ini­cia­da cir­ca 1950 en su is­la na­tal. Vein­tea­ñe­ros am­bos, tan­to Ma­no­lo Mi­lla­res co­mo él, am­bos de la pla­ya de las Can­te­ras, an­he­la­ban el en­rai­za­mien­to en una tradición otra, la de los pri­mi­ti­vos po­bla­do­res del ar­chi­pié­la­go, cu­yos tes­ti­mo­nios ar­tís­ti­cos te­nían a mano en el Mu­seo Ca­na­rio. Mi­lla­res con sus abo­rí­ge­nes y sus pic­to­gra­fías ca­na­rias, Chi­rino con sus Rei­nas ne­gras y sus vien­tos, se­guían en es­to el ejem­plo del Ós­car Do­mín­guez de Cue­va de guan­ches.

En el ca­so del es­cul­tor, se cru­za­ría pron­to en el ca­mino la for­ja cas­te­lla­na: esos meses del año 1957 que pa­só en Cuen­ca, don­de en una de la ca­lle He­rre­rías (to­do cua­dra­ba), bro­ta­ron La es­pa­da (que ló­gi­ca­men­te iba a fas­ci­nar a Cir­lot) y otras de las he­rra­mien­tas poé­ti­cas e inú­ti­les, muy “di­bu­jo en el es­pa­cio” gon­za­lez­co, que un año des­pués pre­sen­tó en el Ate­neo de Ma­drid, en su pri­me­ra in­di­vi­dual, que le va­lió la mem­bre­sía de El Pa­so, co­fun­da­do por su ami­go. La re­ja y el ara­do se ti­tu­ló su con­tri­bu­ción, en 1959, al nú­me­ro El Pa­so de Pa­pe­les de Son Ar­ma­dans.

Chi­rino ha si­do uno de nues­tros gran­des es­cul­to­res. Al­guien, ade­más, cohe­ren­te con sus sue­ños de ju­ven­tud. Al­guien que si­guió ahon­dan­do en su es­pa­cio, con sus ae­ró­vo­ros, con sus ár­bo­les, uno de ellos en homenaje a Ma­nuel Pa­dorno, otro com­pa­ñe­ro de la pla­ya. Al­guien, por lo de­más, que nun­ca des­de­ñó la ac­ción co­lec­ti­va. Ba­jo su pre­si­den­cia el Círcu­lo de Be­llas Ar­tes ma­dri­le­ño co­no­ció una pro­fun­da trans­for­ma­ción, cons­ti­tu­yen­do sus ta­lle­res, pa­ra to­da una ge­ne­ra­ción de en­ton­ces no­ve­les, una al­ter­na­ti­va a la en­se­ñan­za ofi­cial. Al­guien que, pro­fe­ta en su tie­rra, creó lue­go, en Ve­gue­ta, en su ca­lle más­me­ta­fí­si­ca, a un ti­ro de pie­dra pre­ci­sa­men­te del Mu­seo Ca­na­rio, ese her­mo­so na­vío va­ra­do que es el CAAM. Eli­sa Bre­ton fue, en 1989, la ma­dri­na de su mues­tra inau­gu­ral, El su­rrea­lis­mo en­tre Vie­jo y Nue­vo Mun­do, cu­yo co­mi­sa­ria­do tu­ve el ho­nor de que me en­car­ga­ra el en­tra­ña­ble y lon­ge­vo so­ña­dor de aven­tu­ras tri­con­ti­nen­ta­les al que aho­ra da­mos el úl­ti­mo adiós, con tan­to pe­sar co­mo año­ran­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.