“He­mos in­ten­ta­do to­do en el mar­co de la no vio­len­cia y va­mos a in­sis­tir”

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Juan Guai­dó (La Guai­ra, Ve­ne­zue­la, 35 años) lle­ga al ho­tel de Caracas don­de es­tá pro­gra­ma­da la ci­ta con EL PAÍS pa­sa­das las ocho de la tar­de del mar­tes. Aca­ba de re­co­rrer la ciu­dad en una nue­va jor­na­da de con­cen­tra­cio­nes con­tra Ni­co­lás Ma­du­ro. Sus se­gui­do­res se mo­vi­li­za­ron en es­ta oca­sión tras un apa­gón de más de cua­tro días y en me­dio de una gra­ve cri­sis de su­mi­nis­tro de agua po­ta­ble. El pre­si­den­te de la Asamblea Na­cio­nal, re­co­no­ci­do co­mo man­da­ta­rio in­te­ri­no por más de 50 Go­bier­nos, lle­va ca­si dos me­ses tra­tan­do de des­alo­jar al su­ce­sor de Hu­go Chá­vez con la ayu­da de la pre­sión in­ter­na­cio­nal.

La Fis­ca­lía le aca­ba de abrir una in­ves­ti­ga­ción por su­pues­ta im­pli­ca­ción en lo que el cha­vis­mo con­si­de­ra un sa­bo­ta­je de la red eléc­tri­ca di­ri­gi­do por EE UU. Guai­dó no mues­tra preo­cu­pa­ción. Su ob­je­ti­vo no ha cam­bia­do: lo­grar la re­nun­cia de Ma­du­ro, lan­zar un pro­ce­so de tran­si­ción y con­vo­car elec­cio­nes li­bres. Pa­ra con­se­guir­lo, ase­gu­ra, hay que con­tem­plar “to­das las op­cio­nes”, aun­que re­cha­za re­fe­rir­se abier­ta­men­te a una in­ter­ven­ción mi­li­tar.

Pre­gun­ta. La Asamblea Na­cio­nal ha de­cre­ta­do el “es­ta­do de alar­ma” en el país. ¿En qué se tra­du­ce es­ta de­ci­sión, más allá del sim­bo­lis­mo?

Res­pues­ta. El es­ta­do de alar­ma es pro­duc­to de una con­mo­ción ge­ne­ra­da por cau­sas po­lí­ti­cas. Nor­mal­men­te, es­te ti­po de re­cur­sos se uti­li­za­rían en si­tua­cio­nes de ca­tás­tro­fe cli­má­ti­ca o un desas­tre na­tu­ral. Hoy en Ve­ne­zue­la no go­za­mos de nor­ma­li­dad. En un país nor­mal ha­bría en­tra­do ayu­da in­ter­na­cio­nal. Aquí, el ré­gi­men no ha da­do to­da­vía una ver­sión ofi­cial téc­ni­ca de lo que su­ce­dió y de­nun­cia a un pe­rio­dis­ta ve­ne­zo­lano, Luis Carlos Díaz, por ata­que ci­ber­né­ti­co. Creó la cri­sis por no cum­plir con el man­te­ni­mien­to, por im­pe­ri­cia en el uso de los sis­te­mas, por co­rrup­ción en la con­tra­ta­ción. De­bía­mos de­cre­tar la alar­ma. Sa­bía­mos que el ré­gi­men iba a con­tras­tar con una ver­sión tan alo­ca­da co­mo un ci­be­ra­ta­que a una compu­tado­ra que es analó­gi­ca. Lo hi­ci­mos pa­ra po­der res­pon­der po­lí­ti­ca­men­te, y es­pe­re­mos que téc­ni­ca­men­te, en el cor­to pla­zo.

P. La Fis­ca­lía le ha abier­to tam­bién a us­ted una in­ves­ti­ga­ción por “pre­sun­ta im­pli­ca­ción”.

R. Fue un show pro­pa­gan­dís­ti­co de al­guien sin com­pe­ten­cias (el fis­cal), co­mo no las te­nía pa­ra prohi­bir­me la sa­li­da del país.

P. El cha­vis­mo ha­bla de sa­bo­ta­je y no ha pre­sen­ta­do pruebas. ¿Us­te­des qué pruebas tie­nen pa­ra de­fen­der su ver­sión?

R. Un in­for­me pre­sen­ta­do en el 2017 en el Par­la­men­to don­de di­ce que se ro­ba­ron 100.000 mi­llo­nes de dó­la­res, las em­pre­sas que fue­ron con­tra­ta­das, los des­em­bol­sos de di­ne­ro, el voto de cen­su­ra a Mot­ta Domínguez co­mo mi­nis­tro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.