¿In­te­li­gen­te?

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

e cuen­tan que los be­bés, in­clu­so an­tes de apren­der el len­gua­je oral o de an­dar, sa­ben mo­ver­se a tra­vés de las pan­ta­llas tác­ti­les, que sus de­di­tos na­ve­gan con na­tu­ra­li­dad, pu­ro ins­tin­to, ob­ser­va­ción, por esas te­clas que les per­mi­ten dis­fru­tar de ví­deos, jue­gos, di­bu­jos, fo­to­gra­fías. Po­seo esa in­for­ma­ción por par­te de nu­me­ro­sos y or­gu­llo­sos pro­ge­ni­to­res, pe­ro tam­bién he si­do tes­ti­go de ello. Y mis sen­sa­cio­nes son una mez­cla de fas­ci­na­ción y es­tu­por. Lo que sen­ti­ría el hom­bre de Cro­ma­ñón an­te des­cu­bri­mien­tos pri­ma­rios.

Re­fle­xiono con en­vi­dia an­te la fa­mi­lia­ri­dad de los críos con el nue­vo mun­do mien­tras me vuel­vo lo­co in­ten­tan­do en­ten­der­me mí­ni­ma­men­te con una smart TV, a la que se le atri­bu­ye el don de una in­te­li­gen­cia pro­di­gio­sa. Enor­me­pa­ra­do­ja, ya que vien­do la ma­yo­ría de los con­te­ni­dos que a lo lar­go de to­da su his­to­ria ex­hi­ben es­tos apa­ra­tos, ja­más he pen­sa­do que se dis­tin­guie­ran por su in­te­li­gen­cia. Me apa­re­cen con­ti­nua­men­te car­te­les en la pan­ta­lla que me ha­blan de co­sas tan mar­cia­nas (pa­ra mí) co­mo el soft­wa­re o el tiem­po que lle­va en­cen­di­do el bicho. Las imá­ge­nes, al­gu­nas ve­ces, apa­re­cen pi­xe­la­das, o me co­mu­ni­can que es­toy desin­to­ni­za­do y que no apa­re­ce la se­ñal pa­ra co­nec­tar con In­ter­net. Co­mo no pue­do ni de­bo abu­sar de la pa­cien­cia de ami­gos y ve­ci­nos pa­ra que so­lu­cio­nen mi in­com­pren­sión de la tec­no­lo­gía y mi des­qui­cian­te aco­jo­ne an­te ella, re­nun­cio a la lu­cha y me acues­to tem­prano.

Pe­ro, a ve­ces, lo­gro mo­men­tá­nea­men­te po­ner­me de acuer­do con el bicho y ver se­ries, me­dian­te In­ter­net, que me ha­bían re­co­men­da­do con in­sis­ten­cia. Y com­prue­bo que la ter­ce­ra e in­su­fri­ble tem­po­ra­da de True De­tec­ti­ve tiene efec­tos dor­mi­ti­vos. No pa­so del cuar­to ca­pí­tu­lo de Su­bu­rra. En prin­ci­pio, no le pi­llo la gra­cia a Mi­ra lo que has he­cho, del di­ver­ti­do Berto Ro­me­ro. Re­nun­cio des­pués de dos ca­pí­tu­los al tur­bio li­ris­mo y a la pre­sun­ta com­ple­ji­dad sen­ti­men­tal de El em­bar­ca­de­ro. No to­do es­tá per­di­do. Me que­dan mis in­fi­ni­tas pe­lí­cu­las en DVD.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.