Tra­pe­ro afir­ma que pla­neó la de­ten­ción de Puig­de­mont y to­dos sus ‘con­se­llers’

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Dis­po­si­ti­vo pre­vis­to

La de­cla­ra­ción de Tra­pe­ro se es­pe­ra­ba con ex­pec­ta­ción por­que el ex­je­fe de los Mos­sos se ha con­ver­ti­do en uno de los pro­ta­go­nis­tas del jui­cio del pro­cés, pe­se a que él no se sien­ta en el ban­qui­llo del Su­pre­mo. Tra­pe­ro está acu­sa­do de re­be­lión por la Au­dien­cia Na­cio­nal y cuan­do se ce­le­bre su jui­cio, pre­vi­si­ble­men­te, el al­to tri­bu­nal ya ha­brá dic­ta­do sen­ten­cia so­bre la cau­sa de los lí­de­res in­de­pen­den­tis­tas.

Esa pre­vi­sión es la que ha lle­va­do a Tra­pe­ro a acep­tar de­cla­rar co­mo tes­ti­go, pe­se a que se po­día ha­ber aco­gi­do a su de­re­cho a no ha­cer­lo. Tras más de cua­tro ho­ras de com­pa­re­cen­cia, hay ra­zo­nes pa­ra pen­sar que la es­tra­te­gia le sa­lió bien. Si la sen­ten­cia del Su­pre­mo da por bue­nos los ar­gu­men­tos de Tra­pe­ro y los usa co­mo prue­ba pa­ra dic­tar su fa­llo, el ex­je­fe de los Mos­sos ten­drá ya en su jui­cio mu­cho ga­na­do, qui­zá ca­si to­do.

La de­cla­ra­ción de Tra­pe­ro tu- vo dos mo­men­tos de esos que mar­can una se­sión y pue­den mar­car un jui­cio. Y am­bos pi­vo­tan so­bre la mis­ma idea: que lo­sMos­sos co­mo cuer­po po­li­cial y él per­so­nal­men­te co­mo má­xi­mo res­pon­sa­ble siem­pre se man­tu­vie­ron al la­do de la ley. Un ar­gu­men­to con el que con­tra­rres­ta­ba las crí­ti­cas ver­ti­das en se­sio­nes an­te­rio­res con­tra la po­li­cía ca­ta­la­na por los man­dos de la Po­li­cía Na­cio­nal y de la Guar­dia Ci­vil, que han sos­te­ni­do que los Mos­sos nun­ca pre­ten­die­ron cum­plir la or­den ju­di­cial de im­pe­dir la con­sul­ta in­de­pen­den­tis­ta.

El pri­me­ro de esos mo­men­tos cla­ve de la de­cla­ra­ción de Tra­pe­ro lle­gó cuan­do Ja­vier Me­le­ro, el abo­ga­do del ex­con­se­je­ro de In­te­rior Joa­quim Forn, le pre­gun­tó por la ac­tua­ción de los Mos­sos el 27 de oc­tu­bre, el día que se apro­bó la de­cla­ra­ción uni­la­te­ral de in­de­pen­den­cia. Tra­pe­ro le ex­pli­có que él y otros man­dos es­ta­ban vien­do por te­le­vi­sión lo que ocu- e sus años co­mo cronista ju­di­cial re­tie­ne el oyen­te ros­tros y pa­la­bras y ges­tos de tes­ti­gos de va­ria­do pe­la­je. Vi a tes­ti­gos po­co creí­bles pe­ro nin­guno tan po­co creí­ble co­mo el res­pon­sa­ble de Di­fu­sión In­ter­na­cio­nal de la Ge­ne­ra­li­tat que de­cla­ró el pa­sa­do jue­ves (no es ex­tra­ño que le re­no­va­sen el con­tra­to; siem­pre es bueno te­ner a mano a un ti­po fiel, tam­bién lla­ma­do ton­to útil) y es­cu­ché a tes­ti­gos que res­pon­dían con cla­ri­dad las preguntas que se les for­mu­la­ban.

El ma­jor Tra­pe­ro de­jó cla­ro que en­tre el con­se­ller que se mar­chó, Jor­di Ja­né, y el que lle­gó, Joa­quim Forn, me­dia la dis­tan­cia en­tre un pro­fe­sor de rría en el Par­la­ment y, so­bre las 13.00, an­tes de que se vo­ta­ra la de­cla­ra­ción, el ma­jor lla­mó al pre­si­den­te del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de Ca­ta­lu­ña, Je­sús Ba­rrien­tos, y al fis­cal su­pe­rior Jo­sé Ma­ría Ro­me­ro de Te­ja­da. “Le di­je que los Mos­sos es­ta­ban a su dis­po­si­ción pa­ra las ac­tua­cio­nes que con­si­de­ra­sen, in­clui­da al­gu­na que ha­bía­mos ha­bla­do dos días an­tes”. “¿De qué ac­tua­cio­nes se tra­ta­ba?”, pre­gun­tó Me­le­ro. Tra­pe­ro be­bió agua y con­tes­tó: “La de­ten­ción de Car­les Puig­de­mont y los con­se­llers” De al­gu­na de­cla­ra­ción an­te­rior de Tra­pe­ro en la Au­dien­cia Na­cio­nal ha­bía tras­cen­di­do que el ex­je­fe de los Mos­sos se ha­bía pues­to a dis­po­si­ción del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia pa­ra de­te­ner al Go­vern si así se or­de­na­ba. Pe­ro Tra­pe­ro fue ayer más allá y re­ve­ló que los Mos­sos lo te­nían to­do pre­pa­ra­do pa­ra ha­cer­lo des- De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal que se fue an­te la de­ri­va que to­ma­ba el te­ma del se­ce­sio­nis­mo y el ac­ti­vis­ta que llegaba tras la an­da­du­ra que cul­mi­nó (Jor­di Amat en Lar­go pro­ce­so, amar­go sue­ño, edi­ta­do por Tus­quets) boi­co­tean­do un ac­to pre­vio a los Jue­gos Olím­pi­cos en Bar­ce­lo­na.

El tes­ti­go Tra­pe­ro nos vino a re­cor­dar que en­tre los cuer­pos de se­gu­ri­dad pri­ma la des­coor­di­na­ción que po­dría­mos de­fi­nir co­mo ten­sio­nes cor­po­ra­ti­vas y nos que­da­mos con la im­pre­sión de que tras en­tre­vis­tar­se con Puig­de­mont, Jun­que­ras y Forn sa­lió frus­tra­do. Tan­to co­mo la cú­pu­la de los Mos­sos que le acom­pa­ña­ban. De­je­mos a Tra­pe­ro en el de el 25 de oc­tu­bre. El ma­jor no dio de­ta­lles de ese plan, pe­ro de su tes­ti­mo­nio se de­du­ce que los má­xi­mos re­pre­sen­tan­tes del Tri­bu­nal Su­pe­rior y de la Fis­ca­lía lo co­no­cían.

El se­gun­do men­sa­je cla­ve lle­gó en el tiem­po de des­cuen­to. La de­ci­sión de la Fis­ca­lía de no ci­tar co­mo tes­ti­go a Tra­pe­ro ha­bía de­ja­do en ma­nos de Vox la di­rec­ción del in­te­rro­ga­to­rio al ex­je­fe de los Mos­sos. Pe­ro la acu­sa­ción po­pu­lar se ha­bía de­ja­do atrás te­mas im­por­tan­tes, co­mo una reunión en­tre los man­dos de la po­li­cía ca­ta­la­na y la cú­pu­la del Go­vern el 28 de sep­tiem­bre. El fis­cal Ja­vier Za­ra­go­za qui­so pre­gun­tar por ella, pe­ro el tri­bu­nal se lo im­pi­dió, una de­ci­sión cohe­ren­te con lo de­ci­di­do por la sa­la en oca­sio­nes si­mi­la­res pe­ro que de­ja­ba co­jo el in­te­rro­ga­to­rio.

Cons­cien­te de ello, el pre­si­den­te del tri­bu­nal, Ma­nuel Mar­che­na, usó por pri­me­ra vez la po- mo­men­to que ex­pli­ca que no pro­du­jo sor­pre­sa que mu­chos co­le­gios pú­bli­cos es­tu­vie­sen ocu­pa­dos con fi­na­li­dad lú­di­ca el fin de se­ma­na del 1-0, co­sa que no ha­bía pa­sa­do nun­ca en an­te­rio­res jor­na­das elec­to­ra­les y re­cu­pe­re­mos la his­to­ria que ha­ce años con­tó al oyen­te el eu­ro­dipu­tado Car­les Ga­sò­li­ba, his­to­ria que re­ve­la las fra­ter­na­les re­la­cio­nes que pue­den es­ta­ble­cer la po­lí­ti­ca, la po­lí­ti­ca y el buen ro­llo.

Me di­jo Ga­sò­li­ba: “Un al­to car­go croa­ta me ex­pli­có que con di­ne­ro ale­mán ha­bía com­pra­do tan­ques en Ale­ma­nia del Es­te a ge­ne­ra­les ru­sos que exi­gían se les pa­ga­se en cuen­tas abier­tas en Sui­za” (los pro­vee­do­res de ma­te­rial pa­ra el re­fe- Tra­pe­ro se es­for­zó en su de­cla­ra­ción en di­luir la res­pon­sa­bi­li­dad de la po­li­cía au­to­nó­mi­ca en el 1-O.

Res­pon­dió en el Tri­bu­nal Su­pre­mo a las crí­ti­cas que a lo lar­go del jui­cio han ver­ti­do so­bre el pa­pel de los Mos­sos di­ver­sos man­dos del Cuer­po Na­cio­nal de Po­li­cía y de la Guar­dia Ci­vil.

Según el ex­je­fe de la po­li­cía ca­ta­la­na, en las reunio­nes de coor­di­na­ción de los tres cuer­pos se ha­bía acor­da­do que una pa­re­ja de acu­di­ría a pri­me­ra ho­ra del 1 de oc­tu­bre a to­dos los co­le­gios. Y que, cuan­do lo con­si­de­ra­ran ne­ce­sa­rio, pe­di­rían ayu­da a Po­li­cía Na­cio­nal y Guar­dia Ci­vil, que eran quie­nes apor­ta­ban el grue­so de los agen­tes an­ti­dis­tur­bios.

Los Mos­sos eran so­lo “una par­te” de ese dis­po­si­ti­vo, sos­tu­vo Tra­pe­ro, quien des­ta­có que su cuer­po fue el úni­co en re­dac­tar un plan ope­ra­ti­vo com­ple­to. In­ten­tó así sa­cu­dir­se los re­pro­ches de “pa­si­vi­dad” re­ci­bi­dos. tes­tad que le da la ley pa­ra pre­gun­tar a los tes­ti­gos. Y pre­gun­tó por esa reunión del día 28 con­vo­ca­da a ins­tan­cia de Tra­pe­ro. “¿Qué men­sa­je qui­so us­ted trans­mi­tir a los res­pon­sa­bles po­lí­ti­cos?”, pre­gun­tó Mar­che­na. El ex­je­fe de los Mos­sos re­la­tó el en­cuen­tro co­mo si lle­va­ra cua­tro ho­ras es­pe­ran­do esa pre­gun­ta: “Le di­go que [el 1-O] va a ha­ber dos mi­llo­nes de per­so­nas en la ca­lle y más de 12.000 po­li­cías y ne­ce­sa­ria­men­te iba a ha­ber con­flic­tos gra­ves de or­den pu­bli­co y de se­gu­ri­dad ciu­da­da­na” ex­pu­so el ma­jor, que aña­dió que los Mos­sos “em­pla­za­ron” al Go­vern a aca­tar las ór­de­nes ju­di­cia­les y le ase­gu­ra­ron que ellos las cum­pli­rían. “Que no se equi­vo­ca­sen con no­so­tros”, ase­gu­ra que les di­jo. “Les di­ji­mos que el cuer­po de Mo­sos no iba a que­brar la le­ga­li­dad y la Cons­ti­tu­ción. Que no acom­pa­ñá­ba­mos su pro­yec­to in­de­pen­den­tis­ta”. “Creo que no me de­jo na­da”, cul­mi­nó. rén­dum tu­vie­ron me­nos suer­te por­que en­tre pe­di­do rea­li­za­do y ex­pe­dien­te no cur­sa­do la Ge­ne­ra­li­tat no pa­gó por­que las co­sas de pa­go se lle­va­ban muy se­rias, co­sa di­fí­cil de creer según lo es­cu­cha­do a día de hoy). Ga­sò­li­ba fue uno de los fun­da­do­res de Con­ver­gèn­cia y se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Pa­tro­nat Ca­ta­là Pro Eu­ro­pa, con se­de en Bru­se­las, pues­to en mar­cha en 1982 pa­ra ac­tuar co­mo lobby. El 2007 el Pa­tro­nat pa­só a lla­mar­se Ca­ta­lun­ya-Món, y el 2012 pa­só a ser Di­plo­cat, es­pe­cia­li­za­da en ase­so­rar en te­mas elec­to­ra­les pe­ro in­ca­paz de ase­so­rar en Ca­ta­lu­ña.

El año en el que na­ció Di­plo­cat co­mo ofi­cio­so Mi­nis­te­rio de Ex­te­rio­res (to­do es ofi­cio­so en el te­ma del se­ce­sio­nis­mo) Ga­sò­li­ba pa­só a pre­si­dir Ci­dob, car­go del que di­mi­tió el 2016 por­que el Go­vern pre­si­di­do por Mas que­ría un Ci­dob que en lu­gar de de­di­car­se a de­ba­tir ideas de ám­bi­to in­ter­na­cio­nal se de­di­ca­se a im­pul­sar el so­be­ra­nis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.