Revuelta ge­ne­ra­cio­nal por el cli­ma

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Las se­ña­les del im­pac­to del cam­bio cli­má­ti­co se agol­pan al­re­de­dor del mun­do. Y los jó­ve­nes han di­cho bas­ta. Per­te­ne­cen a una ge­ne­ra­ción que re­ci­be co­mo he­ren­cia un pro­ble­ma que ellos no han crea­do. Hoy sal­drán a de­nun­ciar­lo en más de un mi­llar de ciu­da­des del pla­ne­ta (unas 50 en Es­pa­ña), a pro­tes­tar con­tra la inac­ción de los Go­bier­nos an­te una cri­sis am­bien­tal que ya no se pue­de re­ver­tir pe­ro sí mi­ti­gar. La so­lu­ción pa­ra que el ca­len­ta­mien­to no ten­ga con­se­cuen­cias tan de­vas­ta­do­ras se co­no­ce: eli­mi­nar los ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro de la eco­no­mía, según ex­po­nen la ma­yo­ría de los cien­tí­fi­cos.

“Los po­lí­ti­cos no es­tán ha­cien­do lo su­fi­cien­te”, se la­men­ta des­de Ade­lai­da (Aus­tra­lia) To­más Webs­ter Ar­bi­zu, de 13 años. Es­te ado­les­cen­te es uno de los miem­bros en su ciu­dad del mo­vi­mien­to Fri­day for Fu­tu­re, que se ins­pi­ra en Gre­ta Thun­berg, la jo­ven sue­ca que en agos­to de­ci­dió pa­rar to­dos los vier­nes co­mo pro­tes­ta por la fal­ta de am­bi­ción de su país an­te el ca­len­ta­mien­to glo­bal.

Su ges­to se fue con­ta­gian­do a otros chi­cos a lo lar­go del pla­ne­ta. Aus­tra­lia fue uno de los paí­ses en los que pri­me­ro pren­dió la pro­tes­ta. En no­viem­bre se ce­le­bró una pri­me­ra gran huel­ga. 15.000 per­so­nas par­ti­ci­pa­ron en las con­cen­tra­cio­nes, afir­ma Webs­ter por te­lé­fono. Cua­tro me­ses des­pués, los or­ga­ni­za­do­res es­pe­ran que se du­pli­que la asis­ten­cia. Y ya no se tra­ta de un mo­vi­mien­to de car­te­les cu­tres y le­mas pin­ta­dos de co­lo­res. Webs­ter ex­pli­ca que tie­nen un lis­ta­do de 30 pe­ti­cio­nes con­cre­tas pa­ra su Go­bierno. Enu­me­ra las más im­por­tan­tes: “Se de­be im­pe­dir que se abra la mi­na de car­bón de Car­mi­chael, que se­ría la más gran­de del he­mis­fe­rio sur. Se de­be fre­nar la pro­duc­ción de com- Ho­ras des­pués de ver en YouTube un ví­deo de la jo­ven ac­ti­vis­ta sue­ca Gre­ta Thun­berg, cin­co es­tu­dian­tes de cuar­to de Bio­lo­gía y Cien­cias Am­bien­ta­les de la Uni­ver­si­dad deGi­ro­na (UdG) se plan­ta­ron el 18 de enero an­te la se­de de la Ge­ne­ra­li­tat en Gi­ro­na. Dos me­ses des­pués, su­man 200 per­so­nas de to­das las fa­cul­ta­des co­nec­ta­dos on­li­ne con to­do el mun­do. La se­mi­lla del mo­vi­mien­to Fri­days For Fu­tu­re Gi­ro­na (FFF) se bus­ti­bles fó­si­les en el país y en Aus­tra­lia en 2030 to­da la ener­gía de­be ser re­no­va­ble”.

Mien­tras que en mu­chos paí­ses, co­mo Aus­tra­lia, las pro­tes­tas han si­do ya ma­si­vas, en Es­pa­ña las pocas con­cen­tra­cio­nes que se han ce­le­bra­do ape­nas han reuni­do a al­gu­nos cen­te­na­res de es­tu­dian­tes. Y eso que, según el CIS de no­viem­bre —que reali­zó va­rias preguntas so­bre el cam­bio cli­má­ti­co— pa­re­ce que no hay mu­chas dudas so­bre el pro­ble­ma. Has­ta el 83,4% de los en­cues­ta­dos pa­ra ese son­deo sos­tu­vo que exis­te el cam­bio cli­má­ti­co y has­ta un 93,4% de ellos con­si­de­ró que la ac­ción del hom­bre in­flu­ye mu­cho o bas­tan­te en ese ca­len­ta­mien­to.

La prue­ba de fue­go pa­ra el mo­vi­mien­to se­rá hoy en Es­pa­ña. Al­gu­nos da­tos pa­re­cen apun­tar a la con­cien­cia­ción de los jó­ve­nes. “En Es­pa­ña, des­de ha­ce ca­si un año, en los es­tu­dios de opinión se ve que en­tre las prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes de los jó­ve­nes fi­gu­ran, ade­más de la igual­dad, el cam­bio cli­má­ti­co”, apun­ta Be­lén Ba­rrei­ro, so­ció­lo­ga y di­rec­to­ra de 40dB. Y esa preo­cu­pa­ción dis­mi­nu­ye cuan­to ma­yor es la edad del en­cues­ta­do, aña­de. Ba­rrei­ro con­si­de­ra que es­te pue­de ser un ras­go dis­tin­ti­vo de esa ge­ne­ra­ción y que se pue­de acha­car a que “se han so­cia­li­za­do” en un mun­do car­ga­do de in­for­ma­ción so­bre los efec­tos del ca­len­ta­mien­to. “Ca­da vez la in­for­ma­ción es más cla­ra so­bre el cam­bio cli­má­ti­co”, aña­de.

En los úl­ti­mos años son in­con­ta­bles los es­tu­dios e in­for­ma­cio­nes so­bre las se­ña­les del cam­bio cli­má­ti­co. Y no se tra­ta de avi­sos de lo que po­drá ocu­rrir en el fu­tu- ha ex­pan­di­do con fuer­za por las re­des y es­te 15-M lle­ga a ciu­da­des de to­da Es­pa­ña. Quie­ren pre­sio­nar pa­ra que se adop­ten me­di­das “reales” con­tra el cam­bio cli­má­ti­co. “Es­ta­mos har­tos de que nos to­men por ton­tos. No pue­de ser que los po­lí­ti­cos se reúnan anual­men­te pa­ra apro­bar me­di­das con­tra el ca­len­ta­mien­to y no lle­guen a na­da”, sos­tie­ne Lu­cas Ba­rre­ro, uno de los por­ta­vo­ces del FFF.

Lu­cas, An­der, Mar, Nú­ria y Ro­ger, lle­ga­dos a Gi­ro­na a es­tu­diar ro, sino de lo que está ocu­rrien­do ya. Por ejem­plo, du­ran­te el úl­ti­mo de­ce­nio se han da­do en el pla­ne­ta ocho de los 10 años más cá­li­dos des­de que hay re­gis­tros fia­bles. Esos re­gis­tros da­tan de fi­na­les del XIX, de la se­gun­da Re­vo­lu­ción In­dus­trial, cuan­do se em­pe­zó a tor­cer la sa­lud del pla­ne­ta. En las zo­nas desa­rro­lla­das del mun­do, gra­cias a los avan­ces tec­no­ló­gi­cos, el ser hu­mano ha al­can­za­do un ni­vel de bie­nes­tar iné­di­to. Pe­ro el cre­ci­mien­to se ha ba­sa­do en unos com­bus­ti­bles fó­si­les —car­bón, pe­tró­leo y gas na­tu­ral— des­de Huel­va, el País Vas­co, Bar­ce­lo­na y Llei­da, creen que el mo­men­to “es aho­ra”. “Gre­ta dio el pe­que­ño pa­so que to­dos es­tá­ba­mos es­pe­ran­do”, fue “la chis­pa” y aho­ra, di­cen Lu­cas y Nú­ria, es­to ya no se pa­ra. Son jó­ve­nes con ideas cla­ras. Se de­fi­nen co­mo mo­vi­mien­to apar­ti­dis­ta y no vin­cu­la­do a nin­gu­na aso­cia­ción ni en­ti­dad. Su ob­je­ti­vo es pre­sio­nar al Go­bierno es­pa­ñol pa­ra im­ple­men­tar me­di­das pa­ra com­ba­tir el cam­bio cli­má­ti­co, apues­tan que al que­mar­se li­be­ran los ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro que guar­da­ban en su in­te­rior.

La ma­si­va quema de esos com­bus­ti­bles, aun­que arran­có con la Re­vo­lu­ción In­dus­trial, no se dis­pa­ró has­ta los años cin­cuen­ta del si­glo pa­sa­do. “La gran ace­le­ra­ción se pro­du­ce a par­tir de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, cuan­do se dis­pa­ra el con­su­mo de com­bus- por una eco­no­mía sos­te­ni­ble jus­ta vin­cu­la­da al me­dio am­bien­te y lu­chan por una tran­si­ción ener­gé­ti­ca rá­pi­da y jus­ta.

Lu­cas y An­der lle­gan es­ta ma­ña­na [por ayer] en au­to­bús a Gi­ro­na. Di­rec­tos del Par­la­men­to Eu­ro­peo en Es­tras­bur­go don­de han es­ta­do jun­to a otros 58 jó­ve­nes “ac­ti­vis­tas cli­má­ti­cos” de 18 paí­ses y se han reuni­do con va­rios eu­ro­dipu­tados. Se au­to­im­pu­sie­ron una con­di­ción pa­ra el via­je: des­pla­zar­se so­lo en au­to­bús o en tren por­que el avión con­ta­mi­na de­ma­sia­do. A su re­gre­so, se mues­tran de­cep­cio­na­dos. Muy po­cos eu­ro­dipu­tados ad­mi­ten ha­ber­se leí­do el úl­ti­mo in­for­me de los expertos de la ONU so­bre el cam­bio cli­má­ti­co —ad­vier­te que hay me­nos de una dé­ca­da pa­ra to­mar me­di­das ur­gen­tes... “a pe­sar de in­cluir un re­su­men de 37 pá­gi­nas ti­bles fó­si­les, los da­ños am­bien­ta­les, el uso de agua”, ex­pli­ca Ama­ran­ta He­rre­ro, pro­fe­so­ra de So­cio­lo­gía Am­bien­tal en la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Bar­ce­lo­na. Es­ta do­cen­te e in­ves­ti­ga­do­ra es una de las pro­mo­to­ras de un es­cri­to de apo­yo a la pro­tes­ta de hoy que han fir­ma­do unas 300 per­so­nas li­ga­das al mun­do cien­tí­fi­co.

La alian­za en­tre la cien­cia y des­ti­na­do a los po­lí­ti­cos”— la asis­ten­cia fue es­ca­sa —ape­nas un 20% de los 750 eu­ro­dipu­tados— y ade­más no pu­die­ron par­ti­ci­par en el de­ba­te so­bre el cli­ma. Pe­se a to­do, An­der ve mo­ti­vos pa­ra la esperanza por­que se está ha­blan­do de ellos. “Ya es­ta­mos en sus men­tes, si apro­ve­cha­mos es­te 15-M co­mo ca­ta­pul­ta pa­ra cre­cer va­mos a se­guir po­nien­do ner­vio­sos a los po­lí­ti­cos y ten­drán que to­mar me­di­das, por­mí­ni­mas que sean”. “No so­mos una mo­da pa­sa­je­ra —ad­vier­te— so­mos las ge­ne­ra­cio­nes pró­xi­mas. Si no ac­túan per­de­rán el vo­to”. De mo­men­to, han re­cha­za­do —ase­gu­ran— la pe­ti­ción del pre­si­den­te del Go­bierno, Pedro Sán­chez, pa­ra re­unir­se con ellos por­que “no era el mo­men­to” y di­cen ha­ber de­cli­na­do tam­bién in­te­grar­se en al­gu­na can­di­da­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.