Lon­dres se da un ba­ño de So­ro­lla

El País (1ª Edición) - - PORTADA - En el pur­ga­to­rio

“Cuan­do se entra en el es­tu­dio de Joa­quín So­ro­lla pa­re­ce que se sa­le a la pla­ya y al cie­lo; no es una puer­ta que se cie­rra con no­so­tros, es una puer­ta que se abre al me­dio­día”. La mis­ma sen­sa­ción que te­nía Juan Ra­món Jiménez, quien po­só pa­ra el pin­tor, se tie­ne aho­ra al en­trar en la Na­tio­nal Ga­llery de Lon­dres. Des­de el lu­nes y has­ta el 7 de julio, el mu­seo de Tra­fal­gar Squa­re al­ber­ga la ex­po­si­ción So­ro­lla, maes­tro es­pa­ñol de la luz, com­pues­ta por 63 cua­dros que en agos­to re­ca­la­rán en la Ga­le­ría Na­cio­nal de Ir­lan­da, en Du­blín. Su­po­ne la avan­za­di­lla de lo que Ga­brie­le Fi­nal­di, di­rec­tor de la pi­na­co­te­ca lon­di­nen­se y an­ti­guo sub­di­rec­tor de­lMu­seo del Pra­do, de­no­mi­nó ayer “la tem­po­ra­da es­pa­ño­la”: el pin­tor me­die­val Bar­to­lo­mé Ber­me­jo to­ma­rá el re­le­vo a un maes­tro del si­glo XIX del que so­lo exis­te, co­mo re­cor­dó Fi­nal­di, una obra re­pre­sen­ta­ti­va en las co­lec­cio­nes pú­bli­cas bri­tá­ni­cas: el re­tra­to de la prin­ce­sa Bea­triz de Bat­ten­berg, que no for­ma par­te de la an­to­ló­gi­ca, pe­ro que el miér­co­les fue tras­la­da­do fu­gaz­men­te des­de la ve­ci­na Na­tio­nal Por­trait Ga­llery y ex­pues­to en un ca­ba­lle­te du­ran­te la vi­si­ta inau­gu­ral de la rei­na Le­ti­zia y el prín­ci­pe Car­los de In­gla­te­rra.

Joa­quín So­ro­lla (1863-1923) ha tar­da­do más de un si­glo en vol­ver a lo gran­de al Reino Uni­do. En 1902, con 39 años y con­ver­ti­do en in­ci­pien­te es­tre­lla in­ter­na­cio­nal, cru­zó el Ca­nal de la Man­cha pa­ra con­tem­plar la Ve­nus del es­pe­jo, de Ve­láz­quez, que por en­ton­ces col­ga­ba to­da­vía en Ro­keby Park, en Dur­ham, al nor- te de In­gla­te­rra. Si ese mis­mo año pin­tó un sen­sual des­nu­do fe­me­nino que aho­ra pue­de ver­se en la mues­tra de Lon­dres, en 1908 vol­vió a la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca con to­dos los ho­no­res cuan­do las Graf­ton Ga­lle­ries or­ga­ni­za­ron una ex­po­si­ción de ca­si 300 cua­dros en la que se le pu­bli­ci­ta­ba co­mo “el me­jor pin­tor vi­vo del­mun­do”. Si el hi­per­bó­li­co en­tu­sias­mo de sus an­fi­trio­nes le pa­re­ció ex­ce­si­vo, la aco­gi­da de los co­lec­cio­nis­tas in­gle­ses le re­sul­tó ti­bia; so­bre to­do, por­que dos años an­tes ha­bía triun­fa­do en Pa­rís con el do­ble de obras y unas ventas que le per­mi­tie­ron com­prar el cén­tri­co so­lar­ma­dri­le­ño en el que hoy se le­van­ta el mu­seo que lle­va su nom­bre.

La desa­pa­ci­ble pri­ma­ve­ra lon­di­nen­se de 1908 tu­vo, sin em- bar­go, tres re­com­pen­sas. La Ve­nus de Ve­láz­quez se ex­hi­bía ya en la Na­tio­nal Ga­llery —a unos me­tros del Ala Sains­bury que aco­ge es­tos me­ses su re­tros­pec­ti­va— y So­ro­lla en­vió a su es­po­sa, Clo­til­de Gar­cía del Cas­ti­llo, una postal con el re­tra­to de la dio­sa, a la que alu­día co­mo “el tro­zo de car­ne más hu­mano del mu­seo”. Clo­til­de ha­bía si­do la anó­ni­ma mo­de­lo del cé­le­bre des­nu­do que aho­ra abre la ex­po­si­ción, per­te­ne­cien­te a una co­lec­ción par­ti­cu­lar de la que el co­mi­sa­rio (Ch­ris­top­her Rio­pe­lle, con­ser­va­dor de pin­tu­ra pos­te­rior a 1800 de la Na­tio­nal Ga­llery) so­lo se per­mi­te re­ve­lar que es es­pa­ño­la. “So­ro­lla qui­so me­dir­se con Ve­láz­quez”, ex­pli­ca Rio­pe­lle.

La se­gun­da re­com­pen­sa de aque­lla agri­dul­ce tem­po­ra­da en las is­las vino del es­tu­dio de los már­mo­les del Par­te­nón que se con­ser­van en el Mu­seo Bri­tá­ni­co. “El ma­ra­vi­llo­so mo­vi­mien­to de sus famosos ni­ños co­rrien­do por la pla­ya de Va­len­cia de­be mu­cho a esas vi­si­tas”, sub­ra­ya el co­mi­sa­rio an­te uno de los cua­dros más re­co­no­ci­bles de So­ro­lla, de­di­ca­do a uno de los mo­ti­vos que lo con­vir­tie­ron en una es­tre­lla en EE UU. Y en un hom­bre ri­co. Tam­bién Lon­dres tu­vo al­go que ver con ese éxi­to trans­atlán­ti­co. En­tre los vi­si­tan­tes de las Graf­ton Ga­lle­ries se ha­lla­ba un mi­llo­na­rio es­ta­dou­ni­den­se lla­ma­do Ar­cher M. Hun­ting­ton que aca­ba­ba de fun­dar la His­pa­nic So­ciety of Ame­ri­ca. En­tu­sias­ma­do, Hun­ting­ton com­pró va­rias obras y pro­pu­so a su au­tor una mues­tra en Nue­va York que En 1894, Joa­quín So­ro­lla es­cri­be des­de Pa­rís a un ami­go: “Si­go el ca­mino nor­mal de la pin­tu­ra ge­nui­na­men­te es­pa­ño­la, ce­rran­do ojos y oí­dos a to­do im­pre­sio­nis­mo y pun­ti­llis­mo bea­tos no­so­tros que aquí no te­ne­mos esa pla­ga de hol­ga­za­nes”. De­lan­te de un cua­dro que ro­za la abs­trac­ción co­mo (1911), Ch­ris­top­her Rio­pe­lle re­cuer­da que So­ro­lla fue ami­go de Mo­net y co­no­cía bien su téc­ni­ca, pe­ro él evi­ta la pa­la­bra im­pre­sio­nis­mo pa­ra re­fe­rir­se a la obra de un ar­tis­ta “do­ta­do co­mo po­cos” pa­ra pin­tar “cual­quier co­sa”, pe­ro, so­bre to­do, “el agua, la luz y los jue­gos de la luz en el agua, el ins­tan­te”.

Usó la fo­to­gra­fía pa­ra do­cu­men­tar su tra­ba­jo y pin­tó con­ti­nua­men­te al ai­re li­bre —a ve­ces, el vien­to mez­cla­ba la are­na de pla­ya con el óleo—, pe­ro no qui­so ju­gar la ba­za de mo­derno. se con­ver­ti­ría en gi­ra triun­fal por Es­ta­dos Uni­dos, con vi­si­ta a la Ca­sa Blan­ca in­clui­da. Aun­que So­ro­lla y su me­ce­nas no coin­ci­die­ron en la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca, el pin­tor re­su­mió su en­tu­sias­mo en otra car­ta a Clo­til­de: “Creo que he co­no­ci­do a Dios”.

Tres años más tar­de, fir­ma­ron el con­tra­to pa­ra un pro­yec­to que ocu­pa­ría al ar­tis­ta en su úl­ti­ma dé­ca­da de vi­da: eje­cu­tar pa­ra la se­de de la His­pa­nic So­ciety en Man­hat­tan un mu­ral de 70 me­tros de lar­go por tres de al­to so­bre las re­gio­nes es­pa­ño­las. En la Na­tio­nal Ga­llery pue­den ver­se aho­ra va­rios es­tu­dios pre­pa­ra­to­rios pa­ra un fri­so que al­gu­nos con­si­de­ran una gran­dio­sa sín­te­sis de la Es­pa­ña plu­ral y otros, un tro­pie­zo que tu­vo a So­ro­lla ocho años via­jan­do por to­do el país y lo en­tre­tu­vo en mo­ti­vos fol­cló­ri­cos mien­tras la mo­der­ni­dad van­guar­dis­ta lla­ma­ba a las puer­tas de Eu­ro­pa. El mis­mo año que fir­ma­ba con Hun­ting­ton, se re­fi­rió a Ma­tis­se co­mo un “dis­pa­ra­te gra­cio­so y ri­dícu­lo”.

So­ro­lla, maes­tro es­pa­ñol de la luz su­po­ne un pa­so más en la reha­bi­li­ta­ción de­fi­ni­ti­va del ar­tis­ta es­pa­ñol más in­ter­na­cio­nal en­tre Go­ya y Pi­cas­so, pe­ro que tras mo­rir pa­só por un pur­ga­to­rio del que lo sa­có de­fi­ni­ti­va­men­te la ex­po­si­ción que en 2009 le con­sa­gró el Pra­do. En una re­tros­pec­ti­va que se nu­tre, so­bre to­do, de la co­lec­ción del Mu­seo So­ro­lla de Ma­drid, pe­ro que cuen­ta con apor­ta­cio­nes cla­ve del Mu­seo d’Or­say de Pa­rís (La vuel­ta de la pes­ca), el Me­tro­po­li­tan de Nue­va York (Clo­til­de con tra­je ne­gro), la Fun­da­ción Ban­ca­ja (Tris­te he­ren­cia) o el pro­pio Pra­do (Chi­cos en la pla­ya), la Na­tio­nal Ga­llery pre­sen­ta a un crea­dor to­tal cu­yo precoz vir­tuo­sis­mo le per­mi­tió ser a la vez un dra­má­ti­co pin­tor de te­má­ti­ca social, un enor­me con­ti­nua­dor del re­tra­to es­pa­ñol y, por su­pues­to, un maes­tro que su­po atra­par co­mo na­die la luz me­di­te­rrá­nea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.