Cris­tiano, án­gel y de­mo­nio.

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Es muy di­fí­cil en­con­trar a un ju­ga­dor tan de­ter­mi­nan­te y que ten­ga tan­ta in­ci­den­cia en el re­sul­ta­do, es­pe­cial­men­te en los gran­des par­ti­dos. Un com­pe­ti­dor na­to, una bes­tia in­sa­cia­ble. Su am­bi­ción, sus ga­nas de ga­nar y de ser el me­jor le ha­cen im­pa­ra­ble en los gran­des mo­men­tos, en esos en los que otros no con­si­guen bri­llar. Te­ner a un ju­ga­dor así en tu equi­po te da tran­qui­li­dad pa­ra afron­tar cual­quier re­to y mul­ti­pli­ca por tres a los de­más, que so­lo tie­nen que acom­pa­ñar­lo y en­car­gar­se de de­jar­le el me­jor es­ce­na­rio pa­ra su recital. Pe­ro es­te Cris­tiano Ro­nal­do es án­gel y de­mo­nio, ca­paz de lo me­jor y de lo peor. Po­dría ser el me­jor ejem­plo pa­ra los ni­ños, por su ca­pa­ci­dad de sa­cri­fi­cio y me­jo­ra, por su pro­fe­sio­na­li­dad, por su men­ta­li­dad y mo­ti­va­ción in­trín­se­ca... pe­ro sus ac­cio­nes, ges­tos, pa­la­bras y egoís­mo ido­la­tra­do le res­tan tan­to que so­lo no­ches co­mo las del mar­tes le dan el res­pe­to y el apre­cio con el que sue­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.