Ma­tan­za te­rro­ris­ta en dos mez­qui­tas en Nue­va Ze­lan­da

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

l va­lo­rar la ame­na­za te­rro­ris­ta en el con­jun­to del mun­do oc­ci­den­tal, des­de Es­ta­dos Uni­dos has­ta Nue­va Ze­lan­da pa­san­do por No­rue­ga o el Reino Uni­do, se vie­ne ob­ser­van­do, a lo lar­go de los úl­ti­mos años, una in­quie­tan­te pa­ra­do­ja. Por una par­te, di­cha ame­na­za es­tá prin­ci­pal­men­te aso­cia­da con el fe­nó­meno del yiha­dis­mo glo­bal y con los yiha­dis­tas ac­ti­vos en los paí­ses que con­fi­gu­ran aquel elen­co de na­cio­nes, aun­que el ni­vel de la mis­ma va­ríe de unos ca­sos a otros. Por otra par­te, en al­gu­nos paí­ses ha ido cre­cien­do el nú­me­ro de aten­ta­dos per­pe­tra­dos por in­di­vi­duos vin­cu­la­dos a mo­vi­mien­tos na­cio­na­lis­tas de ex­tre­ma de­re­cha que ame­nu­do tie­nen idea­rios de con­te­ni­do an­ti­se­mi­ta y an­tis­lá­mi­co.

Es­tos ac­tos de te­rro­ris­mo cons­ti­tu­yen un in­di­ca­dor de la ex­pan­sión, si bien dis­par, del ex­tre­mis­mo vio­len­to de ul­tra­de­re­cha en nues­tras so­cie­da­des. Aun­que los más ha­bi­tua­les han si­do de ba­ja in­ten­si­dad y muy li­mi­ta­da le­ta­li­dad, lo ocu­rri­do en la ciu­dad neo­ze­lan­de­sa de Ch­rist­church obli­ga a re­cor­dar que no es la pri­me­ra vez que el te­rro­ris­mo de esa orien­ta­ción se ma­ni­fies­ta con co­tas de le­ta­li­dad si­mi­la­res a las que en oca­sio­nes ha al­can­za­do, des­de su irrup­ción, ha­ce dos dé­ca­das y me­dia, el te­rro­ris­mo yiha­dis­ta. Que­pa alu­dir al atentado de abril de 1995 en Oklaho­ma, que oca­sio­nó 168 muer­tos, o los de julio de 2011 en Os­lo y la is­la no­rue­ga de Uto­ya, que pro­du­je­ron 77 víc­ti­mas mor­ta­les.

Si los in­di­vi­duos que han atentado en Ch­rist­church se aco­mo­dan al pa­trón cons­ta­ta­do en esos dos ca­sos pre­ce­den­tes, no ex­tra­ña­rá que, an­tes de ha­cer­lo, lle­va­sen tiem­po in­mer­sos de una u otra ma­ne­ra en un mo­vi­mien­to de orien­ta­ción ra­cis­ta y su­pre­ma­cis­ta, en el mar­co de cu­ya sub­cul­tu­ra lo­cal de odio y vio­len­cia ha­brían ter­mi­na­do por ad­qui­rir Auc­kland Queens­town We­lling­ton ideas que jus­ti­fi­can el te­rro­ris­mo. Ni que es­te mo­vi­mien­to, al mar­gen de su ma­yor o me­nor gra­do de ar­ti­cu­la­ción, ten­ga co­ne­xio­nes trans­na­cio­na­les en Aus­tra­lia, Eu­ro­pa o Nor­tea­mé­ri­ca, a tra­vés de las cua­les se fa­ci­li­ta el con­ta­gio de ideo­lo­gías y prác­ti­cas pro­pias del ex­tre­mis­mo vio­len­to de ex­tre­ma de­re­cha.

Co­mo tam­po­co ex­tra­ña­rá que la ra­di­ca­li­za­ción vio­len­ta in­he­ren­te a to­do ello sea, en la ac­tua­li­dad y en su di­men­sión cog­ni­ti­va, re­sul­ta­do de una na­rra­ti­va ela­bo­ra­da en ba­se a, de un la­do, el te­mor que en de­ter­mi­na­dos sec­to­res de la po­bla­ción oc­ci­den­tal sus­ci­ta la per­cep­ción de una ca­da vez ma­yor is­la­mi­za­ción de nues­tras so­cie­da­des y, de otro, la an­sie­dad ge­ne­ra­da en esos mis­mos ám­bi­tos al creer que una cre­cien­te pre­sen­cia de in­mi­gran­tes y re­fu­gia­dos es­tá di­sol­vien­do su tra­di­cio­nal iden­ti­dad co­lec­ti- “Es­ta ciu­dad es muy tran­qui­la. Nun­ca he­mos vi­vi­do al­go así, es­ta­mos to­dos en re­co­no­cía ayer por te­lé­fono Hans Pe­tro­vic, pe­rio­dis­ta ale­mán de 78 años que re­si­de en Ch­rist­church. “En el mo­men­to del atentado yo es­ta­ba en un res­tau­ran­te a las afue­ras de la ciu­dad. De re­pen­te he vis­to por la ven­ta­na có­mo pa­sa­ban va­rios co­ches de la po­li­cía. Se es­cu­cha­ba el es­truen­do de las si­re­nas. No nos de­ja­ban sa­lir del lo­cal”, cuen­ta Pe­tro­vic por te­lé­fono.

El pe­rio­dis­ta, ya ju­bi­la­do, lle­va 40 años en es­ta ciu­dad. “Es­ta­mos en el fin del mun­do, nun­ca pa­sa na­da”. Pe­tro­vic ex­pli­ca que en Ch­rist­church con­vi­ven “pa­cí­fi­ca­men­te” di­fe­ren­tes co­mu­ni­da­des ét­ni­cas y cul­tu­ra­les. “Hay mu­chos mao­ríes, des­cen­dien­tes de eu­ro­peos, asiá­ti­cos, so­bre to­do chi­nos y japoneses. Tam­bién mu­sul­ma­nes del sud­es­te asiá­ti­co”. nom­bre. El pri­mer mi­nis­tro aus­tra­liano, Scott Mo­rri­son, le des­cri­bió co­mo un “te­rro­ris­ta ex­tre­mis­ta, de de­re­chas y vio­len­to”. Nin­guno de los arres­ta­dos es­ta­ba vi­gi­la­do por las fuer­zas de se­gu­ri­dad, con­fir­mó la pri­me­ra mi­nis­tra neo­ze­lan­de­sa, Ja­cin­da Ar­dern. Los agen­tes no bus­can a más sos­pe­cho­sos.

Al me­nos tres de los muer­tos tie­nen pa­sa­por­te de Ban­gla­desh, se­gún el con­su­la­do del país en Auc­kland, la ca­pi­tal de Nue­va Ze­lan­da. Cuan­do em­pe­zó el ti­ro­teo, cer­ca de una vein­te­na de miem­bros de la se­lec­ción de crí­quet de Ban­gla­desh se en­con­tra­ban en un au­to­bús a 50 me­tros de la mez­qui­ta Al Noor. Es­ta­ba pre­vis­to que hoy dispu­tasen un par­ti­do con­tra el equi­po nacional neo­ze­lan­dés, que ha si­do can­ce­la­do.

Ar­dern afir­mó du­ran­te una com­pa­re­cen­cia por el atentado que en­tre las víc­ti­mas po­dría ha­ber re­fu­gia­dos y mi­gran­tes. “Se tra­ta de uno de los días más os­cu­ros de la his­to­ria neo­ze­lan­de­sa. Es­tá cla­ro que es­to solo se pue­de des­cri­bir co­mo un ata­que te­rro­ris­ta. Por va. Aun­que es po­si­ble que, en el caso de Nue­va Ze­lan­da, esas per­cep­cio­nes y es­tas creen­cias se ha­yan con­fi­gu­ra­do tan­to o más a par­tir de acon­te­ci­mien­tos ex­ter­nos que de fac­to­res in­ter­nos.

Sea co­mo fue­re, esa na­rra­ti­va, tan ha­bi­tual hoy en los mo­vi­mien­tos de ex­tre­ma de­re­cha, no solo de­ri­va de un fun­da­men­ta­lis­mo que se pre­sen­ta co­mo cris­tiano y de una vi­sión igual­men­te de­for­ma­da e in­di­fe­ren­cia­da del cre­do­mu­sul­mán sino que, al ma­ni­fes­tar­se en aten­ta­dos con­tra per­so­nas que lo si­guen y con­tra sus lu­ga­res de cul­to, per­mi­te que los yiha­dis­tas pro­cla­men va­li­da­da su pro­pia re­tó­ri­ca, se­gún la cual exis­te una gue­rra de Oc­ci­den­te con­tra el is­lam. A los lí­de­res po­lí­ti­cos y a las en­ti­da­des de la so­cie­dad ci­vil com­pe­te que los te­rro­ris­tas de ex­tre­ma de­re­cha no con­si­gan ahon­dar la frac­tu­ra en­tre mu­sul­ma­nes y no mu­sul-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.