Un ata­que pla­nea­do pa­ra ser vi­ral

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Ar­ma­dos con GoP­ro

La bús­que­da no du­ra más de 30 se­gun­dos. Son las sie­te de la tar­de de ayer, es­to es, 17 ho­ras des­pués del atentado con­tra dos­mez­qui­tas de Ch­rist­church, en Nue­va Ze­lan­da. Uno de los hash­tags de Twit­ter con más men­sa­jes de la ma­tan­za de al me­nos 49 per­so­nas es #Ch­rist­chur­chAt­tack. La cuen­ta @ma­liks­hah­zaib94 in­clu­ye al­go más de un mi­nu­to de la re­trans­mi­sión en di­rec­to del ata­que so­bre la mez­qui­ta de Al Noor. El per­fil es lo de me­nos; ex­pre­sa sus con­do­len­cias y cuel­ga una gra­ba­ción que otro ha subido an­tes. Lo que no tie­ne pa­ran­gón es el éxi­to de es­te te­rro­ris­ta al di­fun­dir en un di­rec­to de la red so­cial Fa­ce­book una de las ma­yo­res ma­sa­cres te­rro­ris­tas is­la­mó­fo­bas. El nom­bre del ti­po que di­fun­de el ata­que, Bre­ton Ta­rrant, coin­ci­de con la iden­ti­dad del pis­to­le­ro di­fun­di­da por las au­to­ri­da­des aus­tra­lia­nas.

El te­rro­ris­ta, se­gún se pue­de ver en la par­te su­pe­rior de­re­cha de la re­trans­mi­sión, usa LI­VE4, una apli­ca­ción muy sen­ci­lla. Vin­cu­la una cá­ma­ra GoP­ro al te­lé­fono mó­vil y de ahí a Fa­ce­book pa­ra que lo gra­ba­do sal­ga al ai­re de for­ma in­me­dia­ta.

El im­pac­to es ex­tra­or­di­na­rio e im­pa­ra­ble. Una vez que un ví­deo es­tá en la Red, aun­que la web que lo alo­ja lo eli­mi­ne, en es­te caso Fa­ce­book, cual­quier tiem­po de emi­sión es su­fi­cien­te pa­ra que cien­tos de usua­rios lo gra­ben y di­fun­dan en otras pla­ta­for­mas. Pe­ro la in­ten­ción de es­te ata­can­te no es no­ve­do­sa. En ju­nio de 2016, el fran­cés de ori­gen ma­rro­quí La­ros­si Ab­ba­lla ma­tó a un agen­te de po­li­cía y su pa­re­ja a las afue­ras de Pa­rís. Des­pués de acu­chi­llar­los has­ta la muer­te, re­tu­vo a su hi­jo y se co­nec­tó a Fa­ce­book Li­ve, el ser­vi­cio de la red pa­ra re­trans­mi­sio­nes en di­rec­to. Allí, mos­tró a las víc­ti­mas y ju­ró leal­tad al Es­ta­do Is­lá­mi­co. Pos­te­rior­men­te fue aba­ti­do por las fuer­zas de se­gu­ri­dad fran­ce­sas.

El ata­can­te de Ch­rist­church se ma­ne­ja con una frial­dad inusi­ta­da du­ran­te los 17 mi­nu­tos que lo­gra emi­tir en la Red. Sa­le del co­che y, con mú­si­ca de fon­do que él re­pro­du­ce, ca­mi­na con su fu­sil au­to­má­ti­co has­ta la en­tra­da. “Ho­la, her­mano”, le di­ce un hom­bre que sa­le del tem­plo a re­ci­bir­le. Ahí em­pie­za to­do. Se­rá su pri­me­ra víc­ti­ma.

“LI­VE4 ni ana­li­za, ni al­ma­ce­na, ni pro­ce­sa en mo­do al­guno las re­trans­mi­sio­nes”, de­cla­ró ayer a Reu­ters Alex Zhu­kov, fun- da­dor de es­ta apli­ca­ción. “No te­ne­mos la ca­pa­ci­dad aun­que qui­sié­ra­mos de con­tro­lar los di­rec­tos mien­tras ocu­rren o des­pués de fi­na­li­zar”. El con­te­ni­do es co­sa del que lo di­fun­de y solo la pla­ta­for­ma don­de se re­trans­mi­te pue­de de­te­ner­lo. La red so­cial ma­ni­fes­tó ayer que eli­mi­nó la cuen­ta de Bre­ton Ta­rrant cuan­do re­ci­bió el avi­so de la po­li­cía. Ya era de­ma­sia­do tar­de. La pro­pia Reu­ters bus­có ayer, 10 ho­ras des­pués del atentado, la gra­ba­ción y la en­con­tró en You­Tu­be, Twit­ter, Ins­ta­gram y por What­sApp. Ni el pis­to­le­ro de Ch­rist­church ni el fran­cés Ab­ba­lla fue­ron los pri­me­ros en ex­hi­bir la ma­tan­za que es­ta­ban lle­van­do a ca­bo. La ex­hi­bi­ción es un ras­go dis­tin­ti­vo de los te­rro­ris­tas. Si se gra­ba o emi­te lle­ga a la au­dien­cia, amu­cha gen­te, que sin du­da reac­cio­na y ate­rro­ri­za, fin úl­ti­mo de es­tos ac­tos. Ya lo in­ten­ta­ron los fran­ce­ses Moha­med Me­rah, au­tor de los aten­ta­dos en Tou­lou­se y Mon­tau­ban de 2012, y Meh­di Nem­mou­che, con­de­na­do re­cien­te­men­te a ca­de­na per­pe­tua por los ata­ques an­ti­se­mi­tas en Bru­se­las de 2014. Los dos lle­va­ban cá­ma­ras GoP­ro pa­ra gra­bar sus ase­si­na­tos, aun­que las imá­ge­nes no lle­ga­ron al gran pú­bli­co.

Tam­bién lle­va­ba una cá­ma­ra Amedy Cou­li­baly, uno de los te­rro­ris­tas de la ca­de­na de aten­ta­dos en Pa­rís en enero de 2015. Se­gún la in­ves­ti­ga­ción, Cou­li­baly gra­bó con una GoP­ro sie­te mi­nu­tos de su asal­to al hi­per­mer­ca­do kos­her de la ca­pi­tal fran­ce­sa, pe­ro que­da­ron en po­der de la jus­ti­cia y al­gún pe­rió­di­co.

El fa­tal éxi­to del te­rro­ris­ta de Ch­rist­church es do­ble. La téc­ni­ca de re­trans­mi­sión de la ma­tan­za man­tie­ne una per­fec­ta es­té­ti­ca de vi­deo­jue­go: la cá­ma­ra an­cla­da a una al­tu­ra del pe­cho que per­mi­te ver el mo­vi­mien­to del fu­sil a la per­fec­ción. Una vez es­ta­bi­li­za­da la cá­ma­ra, el efec­to vi­deo­jue­go vie­ne solo. En el di­rec­to, el pis­to­le­ro se atre­ve in­clu­so a re­co­men­dar la sus­crip­ción al exi­to­so you­tu­ber sue­co de 29 años Pe­wDiePie, seu­dó­ni­mo de Felix Ar­vi­dUlf Kjell­berg, co­no­ci­do por sus co­men­ta­rios de vi­deo­jue­gos, en­tre ellos, el po­lé­mi­co Call of Duty. El you­tu­ber la­men­tó ayer en un tuit que ci­ta­ra su nom­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.