Ma­cron afron­ta el desafío de con­ver­tir su gran de­ba­te nacional en me­di­das con­cre­tas

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Po­lí­ti­cas prio­ri­ta­rias

El ba­lan­ce del se­gun­do ac­to es alen­ta­dor pa­ra Ma­cron. Ha re­mon­ta­do en los son­deos, des­pués de hun­dir­se du­ran­te las peo­res se­ma­nas de las pro­tes­tas, en oto­ño. Ha to­ma­do la ini­cia­ti­va tras ver­se aco­rra­la­do por una revuelta ines­pe­ra­da y nu­tri­da por un odio vis­ce­ral ha­cia su per­so­na. El gran de­ba­te nacional —la idea de dar­le la vuel­ta a la si­tua­ción abrien­do el mi­cró­fono a los fran­ce­ses de a pie— ha si­do una es­pe­cie de cam­pa­ña elec­to­ral sin elec­cio­nes que le ha per­mi­ti­do re­to­mar pie.

El dipu­tado Fra­nçois Ruf­fin, uno de los opo­nen­tes más fe­ro­ces de Ma­cron, le re­co­no­ce mé­ri­tos. “El gran de­ba­te es al­go que nun­ca se ha­bía vis­to en Fran­cia: un pre­si­den­te que des­em­bar­ca en Bourg-de-Péa­ge [uno de los pue­blos que ha vi­si­ta­do] y se po­ne a con­ver­sar. Se pue­de de­cir que es mar­ke­ting, pe­ro la po­lí­ti­ca tam­bién es co­mu­ni­ca­ción”, ad­mi­te Ruf­fin, que aca­ba de pu­bli­car Ce pays que tu ne con­nais pas (Es­te país que tú no co­no­ces), un li­bro que es, a la vez, un can­to a los cha­le­cos ama­ri­llos y un de­mo­le­dor ata­que a Ma­cron. “No ha ju­ga­do mal sus car­tas”, aña­de es­te dipu­tado de La Fran­cia In­su­mi­sa, sta se­ma­na ha ter­mi­na­do en Fran­cia un ex­pe­ri­men­to fas­ci­nan­te: el lla­ma­do gran de­ba­te nacional. Con su po­pu­la­ri­dad ca­yen­do en pi­ca­do por la cri­sis de los cha­le­cos ama­ri­llos, el pre­si­den­te Ma­cron, siem­pre cri­ti­ca­do por go­ber­nar sin escuchar, dio un vo­lan­ta­zo y lla­mó a sus com­pa­trio­tas a ex­pre­sar­se. Du­ran­te dos me­ses han po­di­do plan­tear sus que­jas y pro­pues­tas al Elí­seo a tra­vés de in­ter­me­dia­rios lo­ca­les, al­cal­des o di­rec­ta­men­te en In­ter­net.

Cier­to es que los te­mas ve­nían aco­ta­dos des­de el Gobierno —im­pues­tos, me­dio am­bien­te, or­ga­ni­za­ción del Es­ta­do y go­ber­nan­za—, lo cual pa­ra al­gu­nos vi­cia­ba la con­sul­ta. Pe­ro ha si­do un ejer­ci­cio iné- el par­ti­do de la iz­quier­da po­pu­lis­ta. “Siem­pre es una bue­na ju­ga­da, cuan­do hay una lu­cha so­cial, de­cir: ‘Va­mos a ne­go­ciar’. Con­ge­la las co­sas y la gen­te vuel­ve a ca­sa”.

Pe­ro el gran de­ba­te es al­go más que una es­tra­te­gia de co­mu­ni­ca­ción o una tác­ti­ca pa­ra des­ac­ti­var un mo­vi­mien­to so­cial. Ma­cron ha par­ti­ci­pa­do en 11 se­sio­nes de las más de 10.000 que se han desa­rro­lla­do por to­do Fran­cia. Han asis­ti­do a ellas 400.000 y 500.000 per­so­nas, se­gún el dia­rio Les Échos. Un mi­llón yme­dio han re­gis­tra­do sus con­tri­bu­cio­nes en In­ter­net. Co­mo ejer­ci­cio de de­mo- di­to en un país de tra­di­ción tan ver­ti­cal co­mo Fran­cia. Y va a apor­tar mu­cha in­for­ma­ción, por­que hay que ana­li­zar 10.300 reunio­nes y un mi­llón y me­dio de apor­ta­cio­nes en la Red.

Ma­cron ha asis­ti­do a mu­chos de esos de­ba­tes in­ter­mi­na­bles —seis ho­ras al­gu­nos— des­ple­gan­do sus do­tes de ora­to­ria, con ca­mi­sas im­po­lu­tas re­man­ga­das. La cues­tión es que na­die du­da­ba de su ca­pa­ci­dad de aná­li­sis: su pro­ble­ma siem­pre ha si­do de ba­jar a la tie­rra, pi­sar­la y sen­tir­la. Ha­ce unos días pi­dió a sus mi­nis­tros “más pro­pues­tas rock and roll”. Que le die­ran al­go rá­pi­do, efec­tis­ta, que se en­ten­die­ra.

Los es­cép­ti­cos ven la ini­cia­ti­va co­mo una ope­ra­ción de co­mu­ni­ca­ción que se con- La cri­sis de los

ha tras­la­da­do el de­ba­te po­lí­ti­co fran­cés del Par­la­men­to a la ca­lle. Los fran­ce­ses in­dig­na­dos con las po­lí­ti­cas del pre­si­den­te Em­ma­nuel Ma­cron se hi­cie­ron vi­si­bles des­de no­viem­bre vis­tien­do la pren­da fluo­res­cen­te que es obli­ga­do te­ner a mano en los au­to­mó­vi­les. El gran de­ba­te nacional, idea­do en el Pa­la­cio del Elí­seo, lle­vó la de­li­be­ra­ción a los Ayun­ta­mien­tos, es­cue­las u otros edi­fi­cios re­par­ti­dos por Fran­cia don­de se han ce­le­bra­do, en­tre el 15 de enero y el 15 de mar­zo, mi­les de reunio­nes de ciu­da­da­nos.

De ahí de­ben sa­lir las pró­xi­mas re­for­mas. En un sis­te­ma co­mo el de la V Re­pú­bli­ca fran­ce­sa, fun­da­da en 1958 por el ge­ne­ral De Gau­lle, don­de las de­ci­sio­nes se cen­tra­li­zan en el pre­si­den­te, el gran de­ba­te abre la po­lí­ti­ca a mu­chas per­so­nas que po­dían sen­tir­se ex­clui­das. Al mis­mo tiem­po, sub­ra­ya el pa­pel se­cun­da­rio que la Asam­blea Nacional tie­ne en es­te sis­te­ma cuan­do, co­mo es el caso aho­ra, el pre­si­den­te dis­fru­ta de una ma­yo­ría abru­ma­do­ra y la opo­si­ción es inau­di­ble. El gran de­ba­te tam­bién ha si­do, pa­ra Ma­cron, una ma­ne­ra de desa­rro­llar una tra­di­ción muy el lí­der co­mu­ni­cán­do­se di­rec­ta­men­te con el pue­blo, sin in­ter­me­dia­rios. cra­cia de ba­se —los ciu­da­da­nos ex­pre­sán­do­se y el po­der es­cu­chan­do— es una no­ve­dad.

Jun­to a la in­yec­ción de 10.000 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra au­men­tar el po­der ad­qui­si­ti­vo y la su­pre­sión de la subida pre­vis­ta de la ta­sa al car­bu­ran­te, el gran de­ba­te ha ser­vi­do, co­mo su­gie­re Ruf­fin, pa­ra des­ac­ti­var par­cial­men­te el mo­vi­mien­to de los cha­le­cos ama­ri­llos: las pro­tes­tas de los fi­nes de se­ma­na con­ti­núan, pe­ro ca­da vez son más re­si­dua­les. Lo ha he­cho dán­do­les la pa­la­bra, a ellos y al res­to de fran­ce­ses in­sa­tis­fe­chos con la cla­se po­lí­ti­ca y la marcha cre­ta­rá en bien po­co; los afi­nes creen que el pre­si­den­te ha si­do va­lien­te, que no te­nía por qué me­ter­se en se­me­jan­te jar­dín. Los so­ció­lo­gos en­car­ga­dos de ga­ran­ti­zar la trans­pa­ren­cia del de­ba­te co­rro­bo­ran lo que ya se sos­pe­cha­ba: el país vi­ve una po­la­ri­za­ción cre­cien­te. Han par­ti­ci­pa­do so­bre to­do los vo­tan­tes de Ma­cron —una Fran­cia ur­ba­na, fa­vo­re­ci­da, y mu­chos ju­bi­la­dos—, y sus ma­yo­res de­trac­to­res. El eje tra­di­cio- El pro­ble­ma, co­mo in­di­ca Grun­berg, se­rá có­mo trans­for­mar to­das es­tas con­tri­bu­cio­nes —y to­da es­ta ener­gía— en le­yes y re­for­mas. En las pró­xi­mas se­ma­nas, de­be pro­ce­sar­se la in­for­ma­ción pa­ra que Ma­cron pue­de pre­sen­tar la sín­te­sis a me­dia­dos de abril. La idea del Elí­seo no es pre­sen­tar una lis­ta ce­rra­da de me­di­das que dé el ejer­ci­cio por ter­mi­na­do. El ar­gu­men­to es que la revuelta de los cha­le­cos ama­ri­llos no es una cri­sis, en el sen­ti­do es­tric­to, que pue­da re­sol­ver­se con unas po­lí­ti­cas de­ter­mi­na­das, co­mo el ja­ra­be que cu­ra­ría el res­fria­do. El es­ta­lli­do se­ría más bien la ex­pre­sión de un ma­les­tar más pro­fun­do, que se arras­tra des­de ha­ce dé­ca­das y que re­que­ri­rá otra ma­ne­ra de go­ber­nar y re­for­mar.

En­tre las pro­pues­tas que se han es­cu­cha­do en los gran­des de­ba­tes al­gu­nas re­fle­jan la exi­gen­cia de una de­mo­cra­cia más par­ti­ci­pa­ti­va, qui­zá fa­ci­li­tan­do el re­cur­so al re­fe­rén­dum. La de­gra­da­ción o au­sen­cia de los ser­vi­cios pú­bli­cos —las es­cue­las, los hos­pi­ta­les, los trans­por­tes— en la Fran­cia ru­ral es otro la­men­to re­cu­rren­te, co­mo el de­seo de au­men­tar los im­pues­tos pa­ra los más ri­cos y ba­jar­los pa­ra las cla­ses me­dias. Cues­tio­nes co­mo la in­mi­gra­ción, en cam­bio, han es­ta­do au­sen­tes.

Las cin­co me­di­das prio­ri­ta­rias, se­gún un son­deo pu­bli­ca­do en Le Fi­ga­ro, son el au­men­to de las pen­sio­nes en fun­ción de la in­fla­ción, la re­duc­ción del IVA, el au­men­to del sa­la­rio mí­ni­mo, la re­duc­ción del nú­me­ro de par­la­men­ta­rios y el res­ta­ble­ci­mien­to del im­pues­to so­bre la for­tu­na, par­cial­men­te eli­mi­na­do po­rMa­cron. Un 79%, se­gún el mis­mo son­deo, quie­re que el ejer­ci­cio del gran de­ba­te se pro­lon­gue. A los fran­ce­ses les gus­ta dis­cu­tir. nal iz­quier­da-de­re­cha ha de­ja­do pa­so a ciu­da­da­nos que apo­yan (mu­cho o po­co) al pre­si­den­te fren­te a quie­nes em­pa­ti­zan con los cha­le­cos ama­ri­llos. Ya no se ha­bla de la Fran­ce d’en haut y la Fran­ce d’en bas, sino de aque­llos que tie­nen ex­pec­ta­ti­vas de fu­tu­ro y aque­llos que no, de los que aún con­fían en la po­lí­ti­ca y los an­ti­sis­te­ma.

A los tec­nó­cra­tas gau­llis­tas de los años se­sen­ta se les per­ci­bía co­mo tra­ba­ja­do­res de los asun­tos co­mu­nes. Hoy los fran­ce­ses en su ma­yo­ría re­pro­chan a sus go­ber­nan­tes que no se ocu­pen de lo pú­bli­co. Co­mo ex­pli­ca el fi­ló­so­fo e his­to­ria­dor Mar­cel Cau­chet, la de­mo­cra­cia fran­ce­sa ha vi­vi­do es­pe­cial­men­te mal el gi­ro li­be­ral de los años ochen­ta por­que de to­das las gran­des de­mo­cra­cias es la que es­pe­ra más de los po­de­res pú­bli­cos y la que más cree en la efi­ca­cia de la po­lí­ti­ca. Aho­ra el pro­ble­ma no es el prin­ci­pio de­mo­crá­ti­co sino có­mo ha­cer­lo fun­cio­nar, có­mo lle­var­lo a la prác­ti­ca.

Han si­do dos me­ses de te­ra­pia co­lec­ti­va. Es­tá por ver si ha­brá ca­tar­sis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.