El in­cen­dio bri­tá­ni­co in­hi­be ten­ta­cio­nes ra­di­ca­les en el con­ti­nen­te, don­de se vis­lum­bran in­ten­tos de pro­pa­gar de la cú­pu­la po­lí­ti­ca a la ciu­da­da­nía un de­ba­te au­tén­ti­ca­men­te pan­eu­ro­peo

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

a his­to­ria di­rá si el Bre­xit fue un sui­ci­dio po­lí­ti­co o solo una au­to­in­mo­la­ción de con­se­cuen­cias gra­ves pe­ro no le­ta­les. De mo­men­to, cons­ta en ac­ta que el Reino Uni­do lle­va tres años —des­de el re­fe­rén­dum de 2016— su­mi­do en una pa­rá­li­sis ab­so­lu­ta, in­ca­paz de ha­cer otra co­sa que aten­der el gran in­cen­dio que de­vas­ta sus is­las. Es pro­ba­ble que si­ga car­co­mi­do por es­ta si­tua­ción du­ran­te mu­cho más tiem­po, in­clu­so si se apro­ba­ra el pac­to de sa­li­da. El fue­go eu­ro­hos­til lo ex­pan­die­ron de for­ma lu­ci­fe­ri­na, du­ran­te lus­tros, va­rios me­dios in­for­ma­ti­vos y co­rrien­tes po­lí­ti­cas. Co­mo mí­ni­mo se les fue de las ma­nos; pue­de que no tu­vie­sen ni idea de lo que ha­cían.

La au­to­in­mo­la­ción bri­tá­ni­ca a lo bon­zo (ca­da uno de­ci­di­rá cuán jus­ti­fi­ca­da era la cau­sa) pro­vo­ca se­rios pro­ble­mas al con­ti­nen­te. Pe­ro tam­bién im­por­tan­tes ac­ti­vos. En­tre otros, que las di­men­sio­nes de esa ca­tás­tro­fe han ro­cia­do cor­du­ra y so­brie­dad en el ágo­ra con­ti­nen­tal: no con­vie­ne ju­gar con fue­go. ¿Al­guien ha oí­do re­cien­te­men­te al­gu­na otra pro­pues­ta de sa­lir de la UE? ¿O sim­ple­men­te de la zo­na eu­ro (con­cep­to se­cun­da­rio con el que ha­ce no mu­cho to­da­vía al­gu­nos po­pu­lis­tas eu­ro­es­cép­ti­cos co­que­tea­ban)?

La cues­tión no es me­nor por­que se acer­can a la vez elec­cio­nes eu­ro­peas y una ra­len­ti­za­ción eco­nó­mi­ca, un te­rri­to­rio po­ten­cial­men­te in­fla­ma­ble. A Eu­ro­pa ob­via­men­te no le con­vie­ne un pul­so ra­di­cal; en cam­bio, sí ne­ce­si­ta un de­ba­te vi­vo, vi­bran­te, que ac­ti­ve la co­ne­xión de la ciu­da­da­nía con el pro­yec­to. La ta­sa de par­ti­ci­pa­ción ha caí­do de for­ma inexo­ra­ble a ca­da con­vo­ca­to­ria de elec­cio­nes eu­ro­peas, des­de el 62% de 1979 has­ta el 42% de 2014. La UE ne­ce­si­ta Pro­me­teos que co­jan la lla­ma en el Olim­po-Bru­se­las y la di­fun­dan en­tre los ciu­da­da­nos en el con­ti­nen­te de for­ma apa­sio­na­da pe­ro res­pon­sa­ble. En el ho­ri­zon­te se de­tec­tan al­gu­nos sín­to­mas es­pe­ran­za­do­res.

Es­te pe­rió­di­co, jun­to a otros 27 de la Unión, pu­bli­có a prin­ci- pios de mes una car­ta del pre­si­den­te fran­cés, Em­ma­nuel Ma­cron, ti­tu­la­da Por un re­na­ci­mien­to eu­ro­peo y di­ri­gi­da a los “ciu­da­da­nos de Eu­ro­pa”. Su con­te­ni­do pue­de gus­tar más o me­nos —y des­de lue­go mar­ca un cla­ro re­tro­ce­so con res­pec­to a an­te­rio­res alo­cu­cio­nes en cla­ve eu­ro­pea mu­cho más am­bi­cio­sas del man­da­ta­rio ga­lo—, pe­ro es de en­tra­da no­ta­ble el con­cep­to de di­ri­gir­se a un de­mos co­mún.

Lo in­tere­san­te es que en cues­tión de días hu­bo dos res­pues­tas de ca­la­do pan­eu­ro­peo. An­ne­gret Kramp-Ka­rren­bauer, su­ce­so­ra de An­ge­la Mer­kel al fren­te de la CDU, ha pu­bli­ca­do en el do­mi­ni­cal ale­mán Welt am Sonn­tag una res­pues­ta con­tun­den­te — Acer­tar en la cons­truc­ción de Eu­ro­pa— en la que re­cha­za gran par­te de las pro­pues­tas del fran­cés y plantea otras que agra­dan po­co en Pa­rís. De for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va, el tex­to ha si­do tra­du­ci­do a va­rios de los prin­ci­pa­les idio­mas de la UE.

Des­de otro la­do del es­pec­tro po­lí­ti­co con­tes­tó el lí­der iz­quier­dis­ta fran­cés Jean-Luc Mé­len­chon con un tex­to ti­tu­la­do ¡Sa­lid de los tra­ta­dos, es­tú­pi­dos! y tam­bién pu­bli­ca­do por es­te dia­rio. Es sin du­da vi­trió­li­co, más ra­di­cal, pro­po­ne un cam­bio de tra­ta­dos un pe­lín po­co rea­lis­ta—sien­do co­me­di­dos— pe­ro se en­mar­ca en una vi­sión de des­truc­ción crea­ti­va yman­tie­ne la vir­tud de di­ri­gir­se a un de­mos eu­ro­peo.

Que­da por ver si se tra­ta de un em­brión de de­ba­te ge­nui­na­men­te pan­eu­ro­peo, pe­ro cuan­do me­nos es una lla­ma­ra­da in­tere­san­te. El mo­men­to es pro­pi­cio. Por un la­do, el Bre­xit fun­cio­na co­mo lec­ción mo­de­ra­do­ra an­te ten­ta­cio­nes de aven­tu­ris­mo rompe­dor; por el otro, hay otras fuer­zas cen­trí­pe­tas que fa­vo­re­cen aho­ra que la Unión se man­ten­ga com­pac­ta y es­ta­ble, que pien­se en có­mo re­for­zar­se. La Ad­mi­nis­tra­ción de Trump es una in­vi­ta­ción co­ti­dia­na a pen­sar en có­mo apa­ñar­se so­los; la com­ple­ja re­la­ción con Ru­sia tam­bién de­be­ría in­vi­tar a la cohe­sión.

La Bri­tan­nia que go­ber­na­ba las olas de­ci­dió de re­pen­te em­po­trar­se de fren­te con­tra la más gran­de de es­te tiem­po: la co­rrien­te de las in­ter­co­ne­xio­nes, de la con­ver­gen­cia, de las si­ner­gias, las eco­no­mías de es­ca­la, de la cre­cien­te inuti­li­dad de las ba­rre­ras, de la fu­sión y mez­cla. Sa­lir de la UE es per­fec­ta­men­te le­gí­ti­mo pe­ro pa­re­ce ir con­tra la co­rrien­te del tiem­po. Cier­tas olas con­vie­ne ca­bal­gar­las más que en­ca­rar­las.

Aho­ra, mien­tras el Reino Uni­do des­cu­bre que sa­lir de la UE no es ni cor­tar un cor­dón um­bi­li­cal, ni ampu­tar­se una ex­tre­mi­dad, sino in­ten­tar se­pa­rar cé­lu­las en ca­da ór­gano y te­ji­do, la UE ne­ce­si­ta con ur­gen­cia un de­ba­te so­bre có­mo pro­se­guir el surf, so­bre có­mo pre­pa­rar­se pa­ra las pró­xi­mas tem­pes­ta­des. Es ne­ce­sa­rio in­vo­lu­crar a los ciu­da­da­nos. Con­vie­ne que sea a es­ca­la con­ti­nen­tal, su­peran­do las pa­rro­quias na­cio­na­les de siem­pre. Se bus­can Pro­me­teos eu­ro­peos, que to­men el fue­go en el Olim­po y lo va­yan re­par­tien­do. Bon­zos abs­tén­gan­se, por fa­vor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.