Los agu­je­ros del pro­ce­so de pri­ma­rias de Cs

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Ciu­da­da­nos in­ten­ta ce­rrar la cri­sis abier­ta por el frau­de en las pri­ma­rias de Cas­ti­lla y León. Dos días des­pués de des­cu­brir 82 vo­tos fal­sos, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral del par­ti­do, Jo­sé Ma­nuel Vi­lle­gas, sa­lió a de­fen­der “la ro­bus­tez y la trans­pa­ren­cia del sis­te­ma”.

¿Có­mo se pue­de sa­ber que ese sis­te­ma es tan se­gu­ro? A tra­vés de una au­di­to­ría ex­ter­na, que nun­ca se ha rea­li­za­do. EL PAÍS man­dó es­te jue­ves seis pre­gun­tas al par­ti­do so­bre el fun­cio­na­mien­to. A pe­sar de re­pe­ti­dos men­sa­jes, no ha ha­bi­do res­pues­ta. El mis­mo par­ti­do es quien crea, con­tro­la y cer­ti­fi­ca los re­sul­ta­dos. “La com­ple­ji­dad de desa­rro­llar un sis­te­ma de vo­to por In­ter­net es muy ele­va­da”, di­ce Da­vid Marcos, pro­fe­sor del Ins­ti­tu­to de Em­pre­sa y con­sul­tor de la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos pa­ra ci­ber­se­gu­ri­dad y pro­ce­sos de­mo­crá­ti­cos. El vo­to re­mo­to en Cs fun­cio­na así: un afi­lia­do al co­rrien­te de pa­go y con más de 6 me­ses de an­ti­güe­dad ac­ce­de a su pá­gi­na. Pa­ra en­trar, el usua­rio ne­ce­si­ta su DNI y una con­tra­se­ña.

Des­de allí va a la pá­gi­na de las pri­ma­rias co­rres­pon­dien­tes. Es­co­ge a su can­di­da­to, cli­ca en “vo­tar”, el sis­te­ma le pre­gun­ta si es­tá se­gu­ro y crea en­ton­ces un PDF que une un có­di­go con la per­so­na a quien se ha vo­ta­do. Cs aña­de un se­llo de tiem­po de la Fá­bri­ca Nacional de Mo­ne­da y Tim­bre, pe­ro ese do­cu­men­to solo prue­ba que al­go ha ocu­rri­do a una ho­ra, pe­ro no qué ha ocu­rri­do. Ese PDF que­da en la pá­gi­na del afi­lia­do jun­to al can­di­da­to es­co­gi­do.

Es­te pro­ce­so tie­ne tres po­ten­cia­les agu­je­ros que arro­jan du­das so­bre la po­si­bi­li­dad de que al­guien de den­tro pue­da vin­cu­lar al votante con el sen­ti­do de su vo­to:

La di­rec­ción IP es una eti­que­ta que iden­ti­fi­ca al or­de­na­dor que se co­nec­ta a una red. Una de las pre­gun­tas que el par­ti­do no ha res­pon­di­do es có­mo ha sa­bi­do qué 82 vo­tos de en­tre to­dos los emi­ti­dos en Cas­ti­lla y León eran los fraudulentos. Unos se pro­du­je­ron de ma­dru­ga­da y otros por la ma­ña­na, pe­ro ¿no po­dría es­tar mez­cla­do al­guno le­gal? ¿Có­mo se iden­ti­fi­có que esos pre­ci­sa­men­te eran los ma­los? Una op­ción es la IP. Pe­ro si así fue­se, eso sig­ni­fi­ca­ría que el par­ti­do pue­de ver la IP li­ga­da a ca­da vo­to.

Des­pués del frau­de de Cas­ti­lla y León, un can­di­da­to en otro pro­ce­so de pri­ma­rias pi­dió a la Co­mi­sión de Ga­ran­tías del par­ti­do que le die­ra la lis­ta de vo­tos vin­cu­la­dos a la IP. La Co­mi­sión le res­pon­dió un día des­pués que ya los te­nía pre­pa­ra­dos, pe­ro an­tes de­man­dar­los el can­di­da­to de­bía fir­mar un acuerdo de con­fi- den­cia­li­dad que de mo­men­to no ha acep­ta­do.

Son dos po­si­bles ejem­plos de IP li­ga­da a sen­ti­do del vo­to. ¿Có­mo po­dría en­ton­ces Cs vin­cu­lar la IP con el DNI de ca­da afi­lia­do, el mo­do de­fi­ni­ti­vo de sa­ber qué ha vo­ta­do ca­da uno? Por el lo­gin. El ad­mi­nis­tra­dor del sis­te­ma sa­be des­de qué IP pi­de en­trar ca­da usua­rio a la pá­gi­na de afi­lia­do. Si lue­go es ca­paz de li­gar IP con sen­ti­do del vo­to, se cie­rra el círcu­lo.

El ejem­plo de la IP pue­de in­clu­so que sea de­ma­sia­do so­fis­ti­ca­do. Hay un ca­mino más sen­ci­llo. El desa­rro­lla­dor del sis­te­ma tie­ne la lla­ve de to­das las puer­tas. Las pá­gi­nas de los afi­lia­dos an­tes y des­pués de la vo­ta­ción las ges­tio­na el par­ti­do. “Si el votante pue­de ver su vo­to, los ad­mi­nis­tra­do­res del sis­te­ma tam­bién. Eso no cum­ple los re­qui­si­tos del vo­to se­cre­to”, di­ce Eduar­do Ro­bles, di­rec­tor téc­ni­co de nVo­tes. El ad­mi­nis­tra­dor no solo tie­ne ac­ce­so a las pá­gi­nas de los afi­lia­dos. Pue­de ver el pro­ce­so del vo­to mien­tras se desa­rro­lla. “Esa per­so­na sa­be quién se es­tá mo­vien­do por allí”, di­ce Jus­to Ca­rra­ce­do, ca­te­drá­ti­co ju­bi­la­do de In­ge­nie­ría In­for­má­ti­ca de la Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca de Ma­drid.

“Nin­guno de los ac­to­res in­vo­lu­cra­dos en el pro­ce­so de­be­ría po­der vin­cu­lar un vo­to con un votante iden­ti­fi­ca­ble”, di­ce el pro­fe­sor Di­mi­tris A. Grit­za­lis, ex­per­to en vo­to elec­tró­ni­co. Ni si­quie­ra el pro­pio votante. La me­jor ma­ne­ra de evi­tar po­si­bles pre­sio­nes so­bre los elec­to­res es que no ha­ya pruebas que per­mi­tan des­cu­brir el sen­ti­do de su vo­to. Pe­ro eso es lo que ha­ce pre­ci­sa­men­te el PDF que que­da en la pá­gi­na del afi­lia­do de­trás de un men­sa­je que di­ce: “Des­car­gar com­pro­ban­te de vo­to”.

Cual­quier mi­li­tan­te pue­de con­sul­tar ca­da vo­to a ca­da can­di­da­to, in­clu­yen­do la ho­ra a la que se emi­tió. Eso se pres­ta a mi­ra­das in­dis­cre­tas: si sé a qué ho­ra vo­tó una per­so­na, pue­do ver los vo­tos emi­ti­dos en ese mo­men- Vo­tos acu­mu­la­dos se­gún pa­sa­ron las ho­ras Isa­bel Fran­co Sán­chez Leo­nar­do Pé­rez Her­nán­dez to y, en de­ter­mi­na­dos ca­sos, tal vez ave­ri­guar su vo­to.

“Solo hay que ha­cer una pre­gun­ta: ¿quién les ha au­di­ta­do el sis­te­ma?”, di­ce Luis Pa­ni­zo, pro­fe­sor de Ar­qui­tec­tu­ra y Tec­no­lo­gía de Compu­tado­ras de la Uni­ver­si­dad de León, quien re­sal­ta que no bas­ta la pa­la­bra del par­ti­do pa­ra ga­ran­ti­zar que es un pro­ce­so de­mo­crá­ti­co lim­pio. La car­ga de la prue­ba, en es­te caso, no es­tá en quien du­da sino en quien crea el sis­te­ma. “Hay muy po­cos sis­te­mas que ten­gan un mí­ni­mo de ga­ran­tías. Es­to se de­be de­jar a una em­pre­sa con credibilidad”, di­ce Marcos. El sis­te­ma que usa hoy Cs fue crea­do en 2014 por Raúl Gui­llén, un in­for­má­ti­co que ha­bía fun­da­do po­co an­tes la em­pre­sa Mo­no­mio.

El ar­gu­men­to de Cs es que na­die vul­ne­ra el ano­ni­ma­to de los vo­tan­tes. Pe­ro lo que de­be ase­gu­rar es que no sea po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.