La muer­te de un be­ca­rio evi­den­cia su des­pro­tec­ción

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El 21 de di­ciem­bre de 2015 era el úl­ti­mo día de prác­ti­cas en un ta­ller de Daniel A., es­tu­dian­te cán­ta­bro de 25 años de For­ma­ción Pro­fe­sio­nal Dual (que com­bi­na cla­ses y prác­ti­cas) en me­cá­ni­ca. Su tu­tor de las prác­ti­cas, el je­fe de pro­duc­ción de la em­pre­sa —en la lo­ca­li­dad cán­ta­bra de Var­gas—, le en­car­gó re­du­cir el diá­me­tro de una pie­za me­tá­li­ca con un torno. La má­qui­na, que se­gún un in­for­me pe­ri­cial, no cum­plía las me­di­das de se­gu­ri­dad y ca­re­cía, en­tre otras co­sas, de un dis­po­si­ti­vo de pa­ra­da au­to­má­ti­ca pa­ra emer­gen­cias, atra­pó el guan­te de su mano y su cuer­po fue arras­tra­do ha­cia la má­qui­na. Los gol­pes con­tra el torno le ma­ta­ron.

El pa­sa­do enero, el juz­ga­do de lo pe­nal nú­me­ro uno de San­tan­der con­si­de­ró al ge­ren­te y al je­fe de pro­duc­ción del ta­ller cul­pa­bles por ho­mi­ci­dio im­pru­den­te y los con­de­nó a 18 me­ses de pri­sión y, en el caso del ge­ren­te, a tres años de in­ha­bi­li­ta­ción es­pe­cial. “En un pri­mer mo­men­to, el caso se ar­chi­vó y que­dó co­mo ne­gli­gen­cia de Daniel. Que­ría­mos que se de­mos­tra­se que la res­pon­sa­bi­li­dad no ha­bía si­do su­ya y re­cu­rri­mos a lo pe­nal”, ex­pli­ca Julio Cé­sar Gar­cía, abo­ga­do de la fa­mi­lia.

Lo más gra­ve, cuen­ta Gar­cía, es que el jo­ven no re­ci­bió nin­gún cur­so de pre­ven­ción de ries­gos la­bo­ra­les en la em­pre­sa, don­de es­tu­vo ca­si dos años. “Al tra­tar­se de unas prác­ti­cas, no entraba en el con­ve­nio ni con­ta­ba co­mo per­so­nal laboral. Lo úni­co que ob­tu­vo fue una char­la de una ad­mi­nis­tra­ti­va y un fo­lio que fir­mó co­mo que ha­bía re­ci­bi­do la in­for­ma­ción de se­gu­ri­dad, pe­ro na­die le en­se­ñó los pe­li­gros de la ma­qui­na­ria del ta­ller”, de­nun­cia el le­tra­do. “Si hu­bie­se es­ta­do da­do de al­ta en la Se­gu­ri­dad So­cial, la em­pre­sa le ten­dría que ha­ber pro­por­cio­na­do la for­ma­ción y la in­for­ma­ción ade­cua­das so­bre las nor­mas de se­gu­ri­dad”, aña­de Gar­cía. Tras el ac­ci­den­te, la Ins­pec­ción de Tra­ba­jo obli­gó a la com­pa­ñía a dar de al­ta en la Se­gu­ri­dad So­cial al es­tu­dian­te y a asu­mir la co­ti­za­ción por los años de prác­ti­cas.

En Es­pa­ña, no exis­te un re­gis­tro de los ac­ci­den­tes la­bo­ra­les de es­tos alum­nos. De los 534.000 universitarios y es­tu­dian­tes de FP que ha­cen prác­ti­cas, solo 80.000 es­tán da­dos de al­ta, se­gún CC OO, pe­ro por­que es­tos co­bran por sus prác­ti­cas. “Los de­más es­tán des­pro­te­gi­dos y eso es lo que se quie­re re­gu­lar. Se les tie­ne que dar el mis­mo tra­to que a los asa­la­ria­dos”, se­ña­lan fuen­tes del Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo. El Gobierno apro­bó el 28 de di­ciem­bre un de­cre­to ley que obli­ga a que uni­ver­si­da­des, ins­ti­tu­cio­nes y em­pre­sas den de al­ta en la Se­gu­ri­dad So­cial a los es­tu­dian­tes en prác­ti­cas no la­bo­ra­les, sean re­mu­ne­ra­das o no. Al­gu­nas au­to­no­mías go­ber­na­das por el PSOE, co­mo Va­len­cia, han de­fen­di­do que los es­tu­dian­tes no son tra­ba­ja­do­res. En caso de ac­ci­den­te, di­cen, es­tán cu­bier­tos por el se­gu­ro es­co­lar. Se­gún el Ins­ti­tu­to Nacional de la Se­gu­ri­dad So­cial, el se­gu­ro es­co­lar su­po­ne 1,12 eu­ros al año pa­ra el alumno y otros 1,12 que pa­ga el cen­tro edu­ca­ti­vo. En caso de ac­ci­den­te en las prác­ti­cas, la in­dem­ni­za­ción por in­ca­pa­ci­dad per­ma­nen­te pa­ra con­ti­nuar los es­tu­dios va de 150 a 600 eu­ros en una so­la pa­ga. El Eje­cu­ti­vo se com­pro­me­tió a ela­bo­rar el re­gla­men­to que acom­pa­ña al de­cre­to en tres me­ses, pe­ro la con­vo­ca­to­ria de elec­cio­nes ha trun­ca­do el pro­yec­to.

La con­fe­ren­cia de rec­to­res (CRUE) ha he­cho re­cuen­to de los universitarios que ha­cen prác­ti­cas, unos 400.000, de los que el 65% las ha­cen en ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas. “Es­ta­mos de acuerdo en que hay que­me­jo­rar la co­ber­tu­ra de los es­tu­dian­tes en las em­pre­sas, tam­bién en ma­te­ria de pre­ven­ción de ries­gos la­bo­ra­les”, se­ña­la Mi­guel Án­gel Co­lla­do, rec­tor de la Uni­ver­si­dad de Cas­ti­lla-La Man­cha y res­pon­sa­ble de Asun­tos Es­tu­dian­ti­les de la CRUE.

Des­de el Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo in­sis­ten en que los es­pa­ño­les en Si que­da in­ca­pa­ci­ta­do pa­ra los “ac­tos más esen­cia­les de la vi­da”, re­ci­be una pen­sión de 144 eu­ros anua­les. “Es una can­ti­dad mí­ni­ma que el al­ta en la Se­gu­ri­dad So­cial mul­ti­pli­ca­ría, se­gún la co­ti­za­ción. En caso de in­va­li­dez to­tal, le co­rres­pon­de­ría el 80% del sa­la­rio mí­ni­mo in­ter­pro­fe­sio­nal al mes”, in­di­ca Adrián To­do­lí, pro­fe­sor de De­re­cho del Tra­ba­jo de la Uni­ver­si­dad de Va­len­cia. “El al­ta es ne­ce­sa­ria; los ries­gos que asu­men son los de un tra­ba­ja­dor”, zan­ja. prác­ti­cas se en­cuen­tran en­tre los me­nos pro­te­gi­dos de la Unión Eu­ro­pea. Creen que Es­pa­ña de­be­ría as­pi­rar al mo­de­lo ho­lan­dés, don­de la nor­ma­ti­va de tra­ba­jo se apli­ca a los es­tu­dian­tes en prác­ti­cas, tan­to en jor­na­da co­mo en se­gu­ri­dad laboral, tam­bién la nor­ma­ti­va so­bre igual­dad de tra­to, aun­que en ge­ne­ral las prác­ti­cas no son re­mu­ne­ra­das y no co­ti­zan. Tras el ac­ci­den­te de Daniel A., el Gobierno de Can­ta­bria mo­di­fi­có en 2018 la or­den que re­gu­la la For­ma­ción Pro­fe­sio­nal Dual y aho­ra las em­pre­sas es­tán obli­ga­das a re­mu­ne­rar esas prác­ti­cas (la can­ti­dad no pue­de ser in­fe­rior al 80% del sa­la­rio mí­ni­mo in­ter­pro­fe­sio­nal, que as­cien­de a 900 eu­ros), a dar de al­ta a los alum­nos y a ofre­cer­les for­ma­ción en pre­ven­ción de ries­gos la­bo­ra­les. “Hay de­ter­mi­na­das prác­ti­cas que tie­nen ries­gos, por­que no con­sis­ten en es­tar en un des­pa­cho”, ex­pli­ca Ma­ría Je­sús Rei­mat, di­rec­to­ra ge­ne­ral de FP de Can­ta­bria.

En la FP, to­dos los gra­dos tie­nen la asig­na­tu­ra de For­ma­ción y Orien­ta­ción Laboral (FOL). Sin em­bar­go, mu­chas em­pre­sas lo con­si­de­ran in­su­fi­cien­te. “Es una for­ma­ción muy bá­si­ca que, en oca­sio­nes, obli­ga a las com­pa­ñías a po­ner en marcha pla­nes es­pe­cí­fi­cos pa­ra es­tos alum­nos. No to­das lo ha­cen por­que es un gas­to que tie­nen que asu­mir”, cuen­ta Ignacio De Be­ni­to, je­fe de pro­yec­tos de la Fun­da­ción Ber­tels­mann, im­pli­ca­da en la pro­mo­ción de la FP Dual en Es­pa­ña.

Ca­da au­to­no­mía ha desa­rro­lla­do una nor­ma­ti­va pro­pia de For­ma­ción Pro­fe­sio­nal Dual —com­pa­gi­nar du­ran­te dos años los es­tu­dios con prác­ti­cas en una em­pre­sa— y no exis­te un con­sen­so so­bre cues­tio­nes co­mo la re­mu­ne­ra­ción de las prác­ti­cas. “En Cataluña, Ma­drid, Mur­cia, Ba­lea­res, Cas­ti­lla y León y Can­ta­bria es obli­ga­to­ria. En re­gio­nes co­mo An­da­lu­cía, Ca­na­rias, Ex­tre­ma­du­ra o As­tu­rias es vo­lun­ta­ria”, ex­pli­ca el ex­per­to Ignacio de Be­ni­to. “Con el mo­de­lo ac­tual la pre­ven­ción en ries­gos la­bo­ra­les no es­tá bien pu­li­da, es un fa­llo del sis­te­ma”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.