El rap­to de la prin­ce­sa ar­gá­ri­ca de Mur­cia

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Sa­la de au­dien­cias

La lla­man la prin­ce­sa de La Al­mo­lo­ya y mu­rió en el año 1635 an­tes de Cris­to en el ac­tual tér­mino de Plie­go (Mur­cia). La en­te­rra­ron en la ca­be­ce­ra de un edi­fi­cio sin­gu­lar con su ajuar, que in­cluía una dia­de­ma de pla­ta y una trein­te­na de va­lio­sos ob­je­tos de oro, pla­ta, ám­bar, pie­dras se­mi­pre­cio­sas, co­bre y ce­rá­mi­ca. Ba­jo su cuer­po ya­cía un va­rón con el que no guar­da­ba re­la­ción ge­né­ti­ca y que ha­bía muer­to años an­tes. Na­die sa­be quié­nes eran, pe­ro sí que sus res­tos se co­rres­pon­dían con los de des­ta­ca­dos in­te­gran­tes de la cul­tu­ra ar­gá­ri­ca, una ci­vi­li­za­ción que du­ran­te la Edad del Bron­ce ocu­pó unos 35.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos en el su­r­es­te de la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca. Quién ex­pon­drá sus res­tos —el Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co de Mur­cia o el co­mar­cal que es­tá a pun­to de inau­gu­rar­se en Mu­la, mu­ni­ci­pio co­lin­dan­te con Plie­go— se ha con­ver­ti­do en un de­ba­te so­cial y po­lí­ti­co en la re­gión. De mo­men­to, hay una pla­ta­for­ma pa­ra que la tum­ba re­gre­se a Mu­la. El Gobierno re­gio­nal lo re­cha­za.

En 2013, los ar­queó­lo­gos de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Bar­ce­lo­na (UAB) ha­lla­ron en uno de los edi­fi­cios de La Al­mo­lo­ya lo que se con­si­de­ra el pri­mer par­la­men­to eu­ro­peo. En su sub­sue­lo se en­con­tra­ron de­ce­nas de tum­bas, una de las cua­les, la de la prin­ce­sa, des­ta­ca­ba por su ajuar.

La ur­na que con­te­nía su osa­men­ta y la de su acom­pa­ñan­te fue tras­la­da­da —su­pues­ta­men­te has­ta que se con­clu­ye­se el Mu­seo de Mu­la— al Ar­queo­ló­gi­co de Mur­cia. Y ahí co­men­zó el em­bro­llo, por­que el de Mu­la es­tá a pun­to de inau­gu­rar­se, pe­ro el Gobierno re­gio­nal cree que la tum­ba es­ta­ría me­jor en la ca­pi­tal, co­mo le in­di­can unos informes. La co­mar­ca ha crea­do la pla­ta­for­ma La prin­ce­sa se que­da en Mu­la y cuen­tan con el res­pal­do téc­ni­co y cien­tí­fi­co de la UAB.

To­do co­men­zó ha­ce unos días cuan­do la dipu­tada so­cia­lis­ta Isa­bel Ca­sal­due­ro in­ter­pe­ló en la Asam­blea a la con­se­je­ra de Cul­tu­ra so­bre los res­tos. Es­ta le res­pon­dió que se ex­pon­drían en los dos El co­lec­cio­nis­ta de ar­te evo­lu­cio­na con Chi­na co­mo prin­ci­pal mo­tor. Ya no reúne solo un con­jun­to de obras de la mis­ma cla­se, au­tor o, tal vez, épo­ca. El ac­tual mez­cla lo an­ti­guo con pie­zas mo­der­nas y con­tem­po­rá­neas y arras­tra al mer­ca­do. En es­ca­pa­ra­tes co­mo la Fe­ria In­ter­na­cio­nal de Ar­te y An­ti­güe­da­des de Maas­tricht (TEFAF), que abre es­te sá­ba­do en la ciu­dad ho­lan­de­sa, la ten­den­cia es evi­den­te. Ga­le­ris­tas de­di­ca­dos du­ran­te dé­ca­das a maes­tros an­ti­guos o le­gen­da­rias di­nas­tías orien­ta­les ex- mu­seos, pe­ro Mur­cia se que­da­ba con la prin­ce­sa y su ajuar.

Vi­cen­te Llull, pro­fe­sor de Prehis­to­ria de la UAB y co­di­rec­tor de las ex­ca­va­cio­nes de La Al­mo­lo­ya, jun­to a Ra­fael Mi­có, Cris­ti­na Rihue­te y Ro­ber­to Risch, con­si­de­ra “un enor­me error” des­mem­brar la co­lec­ción. “No tie­ne sen­ti­do”, ex­pli­ca. “Ex­po­ner es­ta tum­ba al mar­gen de los ha­llaz­gos que la con­tex­tua­li­zan su­po­ne des­ca­be­zar un pro­yec­to­mu­seo­grá­fi­co cohe­ren­te. Se­pa­rar sus ele­men­tos es al­go pa­sa­do de mo­da que ali­men­ta el fe­ti­chis­mo”. Pe­ro el di­rec­tor ge­ne­ral de Pa­tri­mo­nio, Juan An­to­nio Lor­ca, di­sien­te. Afir­ma que des­de el si­glo XIX los ya­ci­mien­tos ar­gá­ri­cos se ex­po­nen en Mur­cia. “Aun así, le pro­pu­se al al- hi­ben tam­bién pie­zas de los si­glos XX y XXI. Ad­mi­ten que es pa­ra no que­dar­se atrás, por­que el nue­vo co­lec­cio­nis­ta es trans­na­cio­nal, y en Chi­na, el se­gun­do­mer­ca­do del mun­do en subas­tas, des­pués de Es­ta­dos Uni­dos y por de­lan­te del Reino Uni­do, los jó­ve­nes com­pran fir­mas oc­ci­den­ta­les de am­bos pe­rio­dos.

“Poly Auc­tions, fun­da­da en 2005, y Chi­na Guardian, en 1993, son ya la ter­ce­ra y cuar­ta ca­sas de subas­tas del mun­do, des­pués de Ch­ris­tie’s y Sot­heby’s. Por otro la­do, las ven­tas anua­les ron­dan los 4.500mi­llo­nes de dó­la­res (cer­ca de 4.000 mi­llo­nes de eu­ros), se­gún la Aso­cia­ción Chi­na de Su­bas­te­ros. Es de­cir, en el pla­zo de unos 25 años han con­tri­bui­do a ex­pan­dir el mer­ca­do mis­mo y a for­mar el gus­to de los co­lec­cio­nis­tas. La ge­ne­ra­ción de los pa­dres ri­cos que com­pra ar­te se in­cli­na­ba por lo tra­di­cio­nal chino y lue­go por fir­mas co­mo Pi­cas­so, Ro­din o Da­mien Hirst. A cor­to pla­zo, las obras chi­nas se­gui­rán man­dan­do, pe­ro los hi­jos ha­blan idio­mas y han es­tu­dia­do en el ex­tran­je­ro, así que el ar­te oc­ci­den­tal con­tem­po­rá­neo es ca­da vez más po­pu­lar en sus co­lec­cio­nes”, se­ña­la Ke­jia Wu, eco­no­mis­ta del ar­te y au­to­ra del in­for­me anual de TEFAF, pre­sen­ta­do ayer.

Tras la fun­da­ción de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar en 1949, ex­pli­ca el in­for­me, el mer­ca­do es­tu­vo dor­mi­do du­ran­te tres dé­ca­das. Las ga­le­rías pro­fe­sio­na­les sur­gie­ron a par­tir de 1980 y las ca­sas de subas­tas apa­re­cie­ron en 1990. El pri­mer­mu­seo pri­va­do, sin áni­mo de lu­cro, es de 1991, y son los mul­ti­mi­llo­na­rios los que de­di­can su for- cal­de de Mu­la que su mu­seo se que­da­se con 80 tum­bas y el Ar­queo­ló­gi­co con una so­la, pe­ro no quie­re”, in­di­ca. Lor­ca re­cuer­da queMu­la y Plie­go es­tán solo a 30 mi­nu­tos de la ca­pi­tal. “Nues­tra idea es tra­zar ru­tas pa­ra los vi­si­tan­tes que pro­pon­gan vi­si­tar el Ar­queo­ló­gi­co y los ya­ci­mien­tos in si­tu. Eso sí es lo ló­gi­co”. Cree que tras la po­lé­mi­ca hay un com­po­nen­te po­lí­ti­co por­queMu­la y Plie­go es­tán go­ber­na­dos por el PSOE mien­tras el Gobierno re­gio­nal es del PP.

El al­cal­de de Mu­la (PSOE), Juan Jo­sé Mo­reno, re­pli­ca que Lor­ca nun­ca le pro­pu­so na­da pa­re­ci­do y ase­ve­ra que en su po­der tie­ne informes so­bre la ido­nei­dad del mu­seo co­mar­cal, así co­mo que la prin­ce­sa de­be es­tar jun­to al res­to de los ha­llaz­gos. “¿Pa­ra qué lo quie­re enMur­cia? Es nues­tra ri­que­za pa­tri­mo­nial y lo ne­ce­si­ta­mos. No pue­de di­vi­dir el con­jun­to. In­ten­ta au­men­tar los vi­si­tan­tes del Ar­queo­ló­gi­co en una cla­ra ma­nio­bra po­lí­ti­ca”, in­sis­te. La Al­mo­lo­ya ha atraí­do la aten­ción de los gran­des ex­per­tos mun­dia­les por sus es­pec­ta­cu­la­res ha­llaz­gos. En nu­me­ro­sas pu­bli­ca­cio­nes se dio cuen­ta de él y se re­cor­dó a una cul­tu­ra que sur­gió 2200 an­tes de Cris­to y que de­sa­pa­re­ció en el 1550. Su en­cla­ve más cé­le­bre es El Ar­gar (Al­me­ría), pe­ro tam­bién con­ta­ba con asen­ta­mien­tos co­mo La Al­mo­lo­ya, cen­tro eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co “sin pa­ran­gón” en la Eu­ro­pa de su tiem­po, y don­de des­ta­ca­ba una gran sa­la de gobierno de 80 me­tros cua­dra­dos, con ban­cos pa­ra sen­tar­se y pre­si­di­da por un ho­gar y un po­dio.

Las in­ves­ti­ga­cio­nes de la UAB han de­ter­mi­na­do que to­do el con­jun­to ur­bano fue pas­to de las lla­mas ha­cia 1635 an­tes de Cris­to, jus­to cuan­do se ce­le­bró el fu­ne­ral de la prin­ce­sa. Du­ran­te ca­si un si­glo, los ar­gá­ri­cos si­guie­ron ha­bi­tan­do el lu­gar has­ta que des­apa­re­cie­ron por com­ple­to. Se des­co­no­ce por qué. Y así han es­ta­do ca­lla­dos has­ta que los res­tos de su prin­ce­sa han re­vi­vi­do su re­cuer­do en­tre sus des­cen­dien­tes. tu­na a abrir­los. La pri­me­ra fe­ria lo­cal de ar­te abrió en 1993. En es­tos mo­men­tos su­man 20, hay ca­si 1.500 mu­seos pri­va­dos y unas 4.000 ga­le­rías en to­do el país.

“Chi­na es el se­gun­do mer­ca­do mun­dial en subas­tas [des­pués de Es­ta­dos Uni­dos y por de­lan­te del Reino Uni­do] y en el país au­men­ta­rá la pre­sen­cia de mu­seos e ins­ti­tu­cio­nes ar­tís­ti­cas oc­ci­den­ta­les. Las fir­mas chi­nas de subas­tas am­plia­rán sus ac­ti­vi­da­des pa­ra atraer al pú­bli­co oc­ci­den­tal y ha­brá una ma­yor co­la­bo­ra­ción en­tre el ar­te, la mo­da, el di­se­ño y la tec­no­lo­gía”, ase­gu­ra Wu. Aje­nos tal vez a sus pre­dic­cio­nes, pe­ro se­gu­ros de sus pa­sos en una fe­ria que ex­hi­be cer­ca de 30.000 ob­je­tos lle­va­dos por 279 ga­le­rías, mul­ti­tud de po­si­bles com­pra­do­res cir­cu­la­ban el jue­ves por el re­cin­to fe­rial, con abun­dan­te pre­sen­cia orien­tal y la­ti­noa­me­ri­ca­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.