Ca­tar­sis

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

olor y Glo­ria, el nue­vo fil­me de Al­mo­dó­var, es más que una pe­lí­cu­la. Es una ca­tar­sis de su au­tor, pe­ro tam­bién de sus es­pec­ta­do­res. En un mo­men­to glo­bal don­de to­do es con­flic­to y ten­sión, la des­nu­dez, fran­que­za y be­lle­za de es­ta pe­lí­cu­la atra­vie­sa los ojos de to­dos sus in­tér­pre­tes, con un An­to­nio Ban­de­ras ín­ti­mo y be­llí­si­mo, que nos con­mue­ve y ali­via, do­lor y glo­ria, re­la­tan­do la vi­da de una ge­ne­ra­ción que cam­bió Es­pa­ña y des­cu­brien­do el pa­sa­do co­mo si fue­se otro nue­vo mun­do. Es el re­gre­so de Al­mo­dó­var a su pri­mer de­seo.

El es­treno se ce­le­bró con gran par­te del ta­len­to de la fil­mo­gra­fía al­mo­do­va­ria­na, sus co­lo­res y ban­da so­no­ra. El pro­pio Al­mo­dó­var nos lo ad­vir­tió al ini­cio de la fies­ta en Joy Es­la­va. “Es­pe­ren por­que val­drá la pe­na el es­pec­tácu­lo”. Leo­nor Watling y Asier Et­xean­dia pre­sen­ta­ron sus ver­sio­nes de dos gran­des hits de Cha­ve­la Var­gas, se­gui­dos por Hu­go Sil­va den­tro del tra­je de Le­tal, el tra­ves­ti que in­ter­pre­tó Mi­guel Bo­sé en Ta­co­nes Le­ja­nos, y de ahí en ade­lan­te play­back tras play­back eu­fo­ri­zán­do­nos has­ta que el di­rec­tor sa­lió al es­ce­na­rio jun­to a Ban­de­ras e in­ter­pre­ta­ron Re­sis­ti­ré, el himno con el que cie­rra Áta­me. Des­de el fon­do del tea­tro se es­cu­chó una voz, era Lo­les León, cru­zan­do la sa­la has­ta lle­gar al es­ce­na­rio y su­bir­se a él pa­ra sor­pren­der al di­rec­tor y a to­dos y can­tar­la co­mo na­die. Re­sis­tien­do co­mo na­die.

Zi­ne­di­ne Zi­da­ne ha re­sis­ti­do y vuel­ve al Real Ma­drid po­si­ble­men­te pa­ra su res­ca­te, pe­ro tam­bién pa­ra apo­yar com­ple­ta­men­te al pan­ta­lón pi­ti­llo en la lu­cha por su su­per­vi­ven­cia. To­dos sa­be­mos que la ro­pa ce­ñi­da ce­de an­te el avan­ce inequí­vo­co de la ro­pa am­plia que ha to­ma­do la ca­lle dis­pues­ta a aca- bar con las es­tre­che­ces del jeg­gin. Pue­de ser que pa­ra el va­rón es­pa­ñol en­fun­dar­se esos pantalones apre­ta­dí­si­mos, as­fi­xian­do cual­quier in­ten­to de ima­gi­na­ción, es una lu­cha, una épi­ca nue­va. Otro Do­lor y Glo­ria. Mos­trar cu­lo y mus­lo, co­mo una se­ñal de nue­va mas­cu­li­ni­dad. Y Zi­ne­di­ne ha cap­ta­do ese men­sa­je y en su reapa­ri­ción lo con­vir­tió en ca­tar­sis. Él pue­de, es­tá es­plén­di­do. De ca­ra, cuer­po, cu­lo y se- gu­ro que tam­bién de es­tra­te­gia. Y pa­ra que el men­sa­je lle­ga­ra más le­jos, sus pantalones pi­ti­llo lle­va­ban un do­bla­di­llo XL que subía más allá de los ge­me­los. Los han cri­ti­ca­do en al­gu­na pren­sa, se­ña­lán­do­los co­mo ri­dícu­los y que sig­ni­fi­can el fin de la mo­de­ra­ción. Pe­ro no, es­tán equi­vo­ca­dos. El ves­tua­rio es aho­ra de Zi­da­ne y dis­po­ne de un buen pre­su­pues­to, 12 mi­llo­nes de sa­la­rio por tem­po­ra­da, pa­ra ha­cer lo que con­si­de­re. Y se­rá to­da una de­mos­tra­ción de elas­ti­ci­dad.

Ni Al­mo­dó­var ni Zi­da­ne son clo­na­bles, jus­to lo con­tra­rio que Me­la­nia Trump. La pren­sa estadounidense ha le- van­ta­do la teo­ría de que el pre­si­den­te uti­li­za do­bles de su es­po­sa en de­ter­mi­na­das si­tua­cio­nes. Hay sos­pe­chas de que la Me­la­nia que acom­pa­ñó a Trump du­ran­te una re­cien­te vi­si­ta a Ala­ba­ma, es una do­ble. In­sis­ten en que el pe­lo es pe­lu­ca y la ba­ja­da por es­ca­le­ri­lla del Air For­ce One no res­pon­de a su ha­bi­tual len­gua­je cor­po­ral. La teo­ría ase­gu­ra que hay cua­tro o cin­co Me­la­nias, in­clu­yen­do la real. Por su­pues­to, hay un sub­tí­tu­lo en es­ta teo­ría: que Me­la­nia no es­tá al la­do de su es­po­so, lo que sí pue­de ser cier­to e in­clu­so, acer­ta­do. Mien­tras más se complica la pre­si­den­cia, más es­cu­rri­di­za re­sul­ta Me­la­nia, ocul­ta en­tre imi­ta­cio­nes.

No de­be ser fá­cil la Ca­sa Blan­ca. ¡Qué di­fí­cil pue­de ser una ca­sa pa­ra un po­lí­ti­co! Si no, que le pre­gun­ten a Pa­blo Igle­sias e Ire­ne Mon­te­ro, fe­li­ces pa­dres pe­ro in­quie­tos pro­pie­ta­rios. Pa­re­ce que Al­bert Ri­ve­ra y Ma­lú bus­can ni­do, en una de esas ale­ja­das y pro­te­gi­dí­si­mas ur­ba­ni­za­cio­nes de ri­cos y fa­mo­sos en las afue­ras de Ma­drid. Si­go mu­cho es­ta his­to­ria de amor en tiem­pos elec­to­ra­les. Ma­lú es­tá de­jan­do de asis­tir a ac­tos pa­ra no lla­mar más la aten­ción y re­cu­pe­rar­se de su le­sión de to­bi­llo. Sos­pe­cho que por más vo­tan­tes de Ciu­da­da­nos que ha­ya en esos im­pe­ca­bles jar­di­nes de La Flo­ri­da o de La Fin­ca, pue­de su­ce­der que la aten­ción me­diá­ti­ca que anida en la pa­re­ja ha­ga que esos­mis­mos vo­tan­tes es­co­jan a otro can­di­da­to que no es­té en­tre sus ve­ci­nos. Ade­más, el vo­to hoy en día es muy vo­lá­til, co­mo la ga­so­li­na. Por eso Ri­ve­ra, con o sin Ma­lú, de­be­ría vol­ver al cen­tro. Vol­ver, co­mo di­ce Me­cano, al ai­re de ciu­dad, que si bien no es el más sano, lo pre­fie­re el ser hu­mano. Es lo que ha he­cho Zi­ne­di­ne Zi­da­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.