Y Zi­zou dijo sí…

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

So­bra­ron las pa­la­bras por­que la res­pues­ta a to­das las du­das era Zi­da­ne, el hom­bre sin de­fec­tos in­clu­so con esos pantalones. Solo él re­sul­ta­ba uná­ni­me en uno de esos­mo­men­tos di­vi­so­rios en don­de to­do es opi­na­ble. El dis­cur­so de pre­sen­ta­ción fue ti­tu­bean­te, po­bre, pe­ro era la fuer­za de su pre­sen­cia la que te­nía to­das las res­pues­tas. ¿Los ju­ga­do­res ne­ce­si­ta­ban un rum­bo? Zi­da­ne. ¿Los afi­cio­na­dos ne­ce­si­ta­ban una es­pe­ran­za? Zi­da­ne ¿La es­truc­tu­ra del club ne­ce­si­ta­ba al­guien que ex­pi­ra­ra fút­bol? Zi­da­ne. ¿Flo­ren­tino ne­ce­si­ta­ba un pa­ra­caí­das ama­ble? Zi­da­ne. Lle­ga ava­la­do por tres años fan­tás­ti­cos y por sie­te me­ses que lo lle­na­ron de ra­zón y lo en­gran­de­cie­ron aún más. Tie­ne ba­rra li­bre pa­ra pe­dir lo que quie­ra. En el fút­bol has­ta las verdades co­mo una ca­sa son pro­vi­sio­na­les, pe­ro en las gran­des cri­sis cuen­tan los mi­nu­tos. Y en es­te ra­to Zi­da­ne era es­tra­té­gi­co y, se­gún los clá­si­cos, lo es­tra­té­gi­co no tie­ne pre­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.