Pekín cor­te­ja al Vie­jo Con­ti­nen­te

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Chi­na no es­pía

El mi­nis­tro de Ex­te­rio­res, Wang Yi; el pri­mer mi­nis­tro, Li Ke­qiang; el pre­si­den­te Xi Jin­ping. La pla­na ma­yor del Go­bierno chino va a vi­si­tar Eu­ro­pa en las pró­xi­mas tres se­ma­nas, pa­ra re­unir­se con las au­to­ri­da­des co­mu­ni­ta­rias o de al­guno de los prin­ci­pa­les paí­ses miem­bros. Con una ley de In­ver­sio­nes Ex­tran­je­ras re­cién apro­ba­da, y pen­sa­da pa­ra res­pon­der a las preo­cu­pa­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos y la UE, Chi­na in­ten­ta cor­te­jar a Eu­ro­pa y per­sua­dir­la de que es ne­ce­sa­ria una co­la­bo­ra­ción más pro­fun­da, pe­se a que Bru­se­las ha­ya de­cla­ra­do a Pekín “ri­val sis­té­mi­co”.

An­te el te­mor a un de­te­rio­ro sig­ni­fi­ca­ti­vo de sus re­la­cio­nes con EE UU, con el te­lón de fon­do de su me­nor cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, co­mo ha sub­ra­ya­do el pro­pio Li Ke­qiang en su in­for­me de go­bierno la se­ma­na pa­sa­da, Chi­na quie­re bus­car apo­yos al­ter­na­ti- vos. Y Eu­ro­pa, su prin­ci­pal so­cio co­mer­cial en los úl­ti­mos 14 años, es un blo­que ob­vio.

Pe­ro Bru­se­las es hoy más si­noes­cép­ti­ca que ha­ce cin­co años. Al te­mor a que Pekín quie­ra crear di­vi­sio­nes en­tre los so­cios con ini­cia­ti­vas co­mo el 16+1 —su mi­ni­cum­bre con los paí­ses del cen­tro y es­te de Eu­ro­pa—, se su­man aho­ra las du­das en torno al pa­pel del gi­gan­te de la tec­no­lo­gía chino Hua­wei en las nue­vas re­des de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes eu­ro­peas. Más cier­tos ro­ces en torno a la nue­va Ru­ta de la Se­da (el am­bi­cio­so plan de in­fra­es­truc­tu­ras con el que Chi­na quie­re co­nec­tar­se con el res­to del mun­do), la preo­cu­pa­ción en torno a los cam­pos de re­edu­ca­ción en Xin­jiang o los la­men­tos so­bre el tra­to de­sigual que las em­pre­sas eu­ro­peas re­ci­ben en el país asiá­ti­co.

La nue­va ley de in­ver­sión ex­tran­je­ra, que en­tra­rá en vi­gor el 1 de enero de 2020, es la prin­ci­pal ra­ma de oli­vo que ofre­ce Chi­na. Apro­ba­da el vier­nes, fue tra­mi­ta­da en un pu­ña­do de me­ses, una ve­lo­ci­dad de vér­ti­go pa­ra los pa­rá­me­tros de Pekín. Es­ta ley “se ha apro­ba­do, en par­te, pa­ra cal­mar los te­mo­res” de la UE y Es­ta­dos Uni­dos, sos­tie­ne el pro­fe­sor Wang Yi­wei, sub­di­rec­tor del Cen­tro de Es­tu­dios de la UE en la Uni­ver­si­dad Ren­min de Pekín. “Chi­na ha es­cu­cha­do la voz de Eu­ro­pa”, aña­de.

El Go­bierno de Xi ase­gu­ra que ser­vi­rá pa­ra “equi­li­brar el te­rreno de jue­go” y no dis­cri­mi­nar a las em­pre­sas ex­tran­je­ras, que Li anun­ció el vier­nes otras me­di­das: re­for­ma­rá su ley de pro­pie­dad in­te­lec­tual e in­tro­du­ci­rá “me­ca­nis­mos de cas­ti­go” con­tra quie­nes la in­frin­jan. Tam­bién ase­gu­ró que se re­du­ci­rá la lis­ta “ne­ga­ti­va” de sec­to­res ce­rra­dos a em­pre­sas ex­tran­je­ras. So­bre las preo­cu­pa­cio­nes de es­pio­na­je que ro­dean aHua­wei, pi­dió cal­ma: “Chi­na no pi­de a sus em­pre­sas que es­píen a otros paí­ses. No es­tá au­to­ri­za­do por la ley ni es el mo­do en que Chi­na se com­por­ta”. El es­cep­ti­cis­mo, no obs­tan­te, per­ma­ne­ce. La Cá­ma­ra de Co­mer­cio Eu­ro­pea en Pekín se la­men­ta de la va­gue­dad del len­gua­je en la ley, que lle­va­rá a una apli­ca­ción dis­cre­cio­nal de la nor­ma. Pa­ra sub­ra­yar el men­sa­je de tran­qui­li­dad, la pla­na ma­yor del Go­bierno em­pren­de una gi­ra eu­ro­pea que pre­ten­de dar un im­pul­so a la lar­ga ne­go­cia­ción de un tra­ta­do bi­la­te­ral de in­ver­sio­nes. “Es­pe­ra­mos que la par­te eu­ro­pea pue­da per­ci­bir el desa­rro­llo de Chi­na y la nue­va ron­da de aper­tu­ra y re­for­mas de ma­ne­ra ob­je­ti­va, ra­zo­na­ble e im­par­cial, y ver más opor­tu­ni­da­des en el desa­rro­llo de Chi­na”, afir­ma el por­ta­voz del Mi­nis­te­rio de Ex­te­rio­res, Lu Kang.

Aun­que el pro­pioWang ha sub­ra­ya­do que las ra­mas de oli­vo chi­nas so­lo lle­ga­rán has­ta cier­to pun­to, con Bru­se­las o con Was­hing­ton. Más allá, Pekín no es­tá dis­pues­ta a re­nun­ciar a una po­lí­ti­ca ex­te­rior mu­cho más aser­ti­va “a me­di­da que Chi­na”, ha sub­ra­ya­do el mi­nis­tro de Ex­te­rio­res, “se acer­ca ca­da vez más al cen­tro del es­ce­na­rio mun­dial”. Al fin y al ca­bo, re­cuer­da por su par­te el pro­fe­sor Wang Yi­wei, den­tro de Eu­ro­pa tam­bién hay un im­por­tan­te gru­po de paí­ses que quie­ren ha­cer ne­go­cios y “no ven a Chi­na co­mo una ame­na­za o un com­pe­ti­dor”. Se­gún es­te ex­per­to, al fi­nal el mo­ti­vo sub­ya­cen­te de los ro­ces en­tre Pekín y Bru­se­las es “el de­cli­ve del po­der com­pe­ti­ti­vo de la UE”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.