“Es­pa­ña es un des­tino ló­gi­co pa­ra miem­bros del ré­gi­men cha­vis­ta”

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Pre­ce­den­te

La pri­me­ra vez que EL PAÍS lo en­tre­vis­tó, en 1986, Elliott Abrams (Nue­va York, 71 años) se en­con­tra­ba en­fras­ca­do en la cri­sis ni­ca­ra­güen­se. Se­cre­ta­rio de Es­ta­do ad­jun­to pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca, era en­ton­ces un jo­ven hal­cón de Was­hing­ton que, a sus 38 años, te­nía en­mar­ca­da en su des­pa­cho una pá­gi­na de Gran­ma, el dia­rio ofi­cial del Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Cu­ba, con un gran ti­tu­lar que de­cía: “Abrams es una bes­tia”.

Miem­bro de la Ad­mi­nis­tra­ción de Ro­nald Rea­gan en­tre 1981 y 1989, Abrams fue, en pu­ri­dad, uno de los ar­qui­tec­tos de la po­lí­ti­ca reaga­nia­na en Cen­troa­mé­ri­ca, que hoy reivin­di­ca con pa­sión an­te las crí­ti­cas. Vol­vió a la Ad­mi­nis­tra­ción años des­pués de la mano del pre­si­den­te Geor­ge Bush hi­jo, pa­ra quien sir­vió co­mo ase­sor del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, y se le con­si­de­ra uno de los­mu­ñi­do­res de la es­tra­te­gia en Irak.

Po­lí­ti­co, di­plo­má­ti­co y abo­ga­do de for­ma­ción, el pa­sa­do 25 de enero de­jó el pues­to de ana­lis­ta que ocu­pa­ba en el Con­se­jo de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res y re­gre­só a la trin­che­ra. Do­nald Trump aca­ba­ba de re­co­no­cer al opo­si­tor Juan Guai­dó co­mo nue­vo pre­si­den­te in­te­ri­no de Ve­ne­zue­la, exi­gía la sa­li­da de Ni­co­lás Ma­du­ro y ha­bía es­co­gi­do al ve­te­rano hal­cón co­mo re­pre­sen­tan­te es­pe­cial pa­ra el país. “Iró­ni­ca­men­te, en los ochen­ta, cuan­do yo era se­cre­ta­rio ad­jun­to, Ve­ne­zue­la era uno de los po­cos paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos sin dic­ta­du­ra mi­li­tar”, co­men­ta Abrams des­de su nue­va ofi­ci­na en el De­par­ta­men­to de Es­ta­do.

Su nom­bra­mien­to ha sus­ci­ta­do crí­ti­cas en la iz­quier­da. En 1991, Abrams se de­cla­ró cul­pa­ble de ha­ber ocul­ta­do in­for­ma­ción al Con­gre­so so­bre el ca­so Irán-Con­tra, la ven­ta se­cre­ta de mi­si­les a Irán y la en­tre­ga de los fon­dos a la con­tra­rre­vo­lu­ción ni­ca­ra­güen­se, pe­ro fue in­dul­ta­do en el 92 por Bush pa­dre.

Aho­ra, en las pa­re­des no cuel­ga ya aque­lla pá­gi­na de Gran­ma que di­ce te­ner guar­da­da por al­gún ca­jón, pe­ro sí una fo­to­gra­fía de la épo­ca de la Ad­mi­nis­tra­ción de Rea­gan, una pla­ca del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal y otra, en un lu­gar pre­fe­ren­cial, de “La Con­tra”, en la que se le re­co­no­ce su “de­di­ca­ción e in­clau­di­ca­ción”. Bes­tia o no, Abrams ha vuel­to y en su pun­to de mi­ra tie­ne a Ma­du­ro, un hom­bre en­ro­ca­do en el po­der pe­se a la pre­sión in­ter­na­cio­nal.

“Si pien­sa en Mu­ba­rak, Ga­da­fi, Ben Ali, Ru­sia en 1991, Ru­sia en 1917… Na­die era ca­paz de pre­de­cir cuán­do un cam­bio de es­ta im­por­tan­cia ten­dría lu­gar. Na­die pre­de­cía la caí­da de Ben Ali oMu­ba­rak. To­dos es­tos re­gí­me­nes pa­re­cen só­li­dos y de re­pen­te dos se­ma­nas des­pués se han ido. Así que le di­ría un pla­zo, pe­ro no te­ne­mos nin­guno”, afir­ma.

Es jue­ves por la ma­ña­na y Abrams res­pon­de a las pre­gun­tas en­tre reunión y reunión, acribillado por lla­ma­das. El mar­tes, en una en­tre­vis­ta ra­dio­fó­ni­ca, el mi­nis­tro es­pa­ñol de Ex­te­rio­res, Jo­sep Bo­rrell, ex­pli­có que la Ad­mi­nis­tra­ción de Trump ha tan­tea­do a Es­pa­ña so­bre la po­si­bi­li­dad de aco­ger a lí­de­res cha­vis­tas con el fin de fa­ci­li­tar la tran­si­ción.

“Es­pa­ña es en al­gu­nos as­pec­tos un des­tino ló­gi­co pa­ra al­gu­nas per­so­nas del ré­gi­men”, afir­ma. “¿Cuá­les son los des­ti­nos ló­gi­cos? —con­ti­núa— Des­de el pun­to de vis­ta de cuá­les son sus alia­dos, Cu­ba y Ru­sia. Pe­ro na­die quie­re vi­vir en Ru­sia o Cu­ba, así que ellos pre­su­mi­ble­men­te que­rrían ir, al­gu­nos de ellos, a un país en el que se ha­ble es­pa­ñol. Y ese es un lu­gar ma­ra­vi­llo­so. Di­ría que ha ha­bi­do lo que yo lla­ma­ría una con­ver­sa­ción pre­li­mi­nar con Es­pa­ña, con la idea de: ¿es es­to plan­te­able? ¿Es­tá en el te­rreno de la po­si­bi­li­dad? Y creo que la res­pues­ta que he­mos re­ci­bi­do es, bien, de­be­ría­mos sa­ber: ¿a quié­nes? ¿ba­jo qué con­di­cio­nes? No lo sa­be­mos. Pe­ro si en­tra­mos en es­tas con­ver­sa­cio­nes, y creo que lo ha­re­mos, con gen­te del ré­gi­men que quie­re sa­lir, vol­ve­re­mos al Go­bierno es­pa­ñol y po­de­mos de­cir. ‘Bueno, es­te ti­po di­ce que se irá con su fa­mi­lia si pue­de ir a Es­pa­ña, pe­ro no quie­re ir a Moscú’. Pe­ro no es­ta­mos ahí aún”.

¿Y es­tas po­si­bles con­ver­sa­cio­nes in­clui­rían a Ma­du­ro? “Nues­tro pun­to de vis­ta es que Ma­du­ro de­be ir­se. No po­de­mos ver que él pue­da pre­si­dir una tran­si­ción de­mo­crá­ti­ca ni po­de­mos ver unas elec­cio­nes li­bres con Ma­du­ro”, res­pon­de el di­plo­má­ti­co.

¿En­ton­ces exis­te la po­si­bi­li­dad de que Ma­du­ro va­ya a un país co­mo Es­pa­ña sin pro­ble­mas con la jus­ti­cia? “Bueno, no, hay va­rias con­si­de­ra­cio­nes aquí. Una de ellas es Es­pa­ña, qué pien­sa el Go­bierno es­pa­ñol, qué quie­re. Otra son las san­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses y las acu­sa­cio­nes. Al­gu­nos No su­ce­dió en­ton­ces, pe­ro sí hay un pre­ce­den­te, co­mo re­cor­da­rá Abrams al fi­na­li­zar el en­cuen­tro. El dic­ta­dor ve­ne­zo­lano Mar­cos Pé­rez Gi­mé­nez, ex­pul­sa­do del po­der en 1958, aca­bó re­ca­lan­do en Es­pa­ña en los se­sen­ta y fa­lle­ció en 2001 en su ca­sa de La Mo­ra­le­ja, en Ma­drid.

—¿Ha te­ni­do con­ver­sa­cio­nes úl­ti­ma­men­te con Fe­li­pe Gon­zá­lez so­bre Ve­ne­zue­la?

—No, no las he te­ni­do. Es una bue­na idea. —¿Y con Ro­drí­guez Za­pa­te­ro? —Tam­po­co. —¿Y se­ría una bue­na idea tam­bién? —No me atrae tan­to. La pró­xi­ma se­ma­na se cum­pli­rán dos me­ses des­de que Guai­dó se ju­ra­men­ta­ra pre­si­den­te in­te­ri­no de Ve­ne­zue­la pa­ra ce­le­brar elec­cio­nes li­bres. Was­hing­ton no se can­sa de re­pe­tir que “to­das las op­cio­nes es­tán so­bre la­me­sa”, de­jan­do cla­ro que la in­ter­ven­ción mi­li­tar es una de ellas. Y el lí­der cha­vis­ta, pe­se a to­da la pre­sión di­plo­má­ti­ca, eco­nó­mi­ca y psi­co­ló­gi­ca, re­sis­te.

Abrams nie­ga que la es­tra­te­gia es­té fa­llan­do. “No es­pe­rá­ba­mos que es­ta si­tua­ción se re­sol­vie­se de for­ma ins­tan­tá­nea. Ade­más, nues­tras san­cio­nes, que es­tán em­pe­zan­do a mor­der, no es­tán com­ple­ta­men­te en­mar­cha. En las san­cio­nes de la petrolera PDVSA da­mos pe­rio­dos de gra­cia de 90 días pa­ra que la gen­te ten­ga tiem­po de ajus­tar­se, en al­gu­nos ca­sos 180 días, así que su efec­to cre­ce­rá”.

—¿Hay ne­go­cia­cio­nes en mar­cha con Ni­co­lás Ma­du­ro?

—No, di­ría que Ma­du­ro con­ti­núa pen­san­do que pue­de es­pe­rar, su po­lí­ti­ca es: “Me que­do aquí, soy [Ba­char el] Asad, me que­do y to­dos se can­sa­rán, la opo­si­ción se di­vi­di­rá, los ame­ri­ca­nos se abu­rri­rán y se cen­tra­rán en sus otras prio­ri­da­des…” Creo que es de los po­cos que que­dan en el ré­gi­men que pien­san que esa po­lí­ti­ca fun­cio­na­rá.

—¿Tam­po­co hay con­ver­sa­cio­nes a tra­vés de ter­ce­ros?

—Nohay con­ver­sa­cio­nes di­rec­tas con Ma­du­ro. Lo de­ja­ré ahí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.