Caos en la hui­da des­de el in­fierno de Ba­guz

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

En el es­te de Si­ria, jun­to a la fron­te­ra con Irak, coin­ci­den mu­je­res a las que ocho años de con­tien­da han arras­tra­do por ca­mi­nos muy dis­pa­res. Unas lle­ga­ron pa­ra su­mar­se al ca­li­fa­to del Es­ta­do Is­lá­mi­co (ISIS, en sus si­glas en in­glés); otras pa­ra des­truir­lo. En­tre las pri­me­ras se en­cuen­tran dos mu­je­res que afir­man ser es­pa­ño­las. Han sa­li­do de Ba­guz, úl­ti­mo bas­tión que man­tie­ne el ISIS en Si­ria, por el pun­to que con­tro­lan mi­li­cia­nas kur­das.

“Pa­re­ce co­mo si es­tu­vie­ran en co­ma, de­li­ran­tes, ra­di­ca­li­za­das”, cuen­ta en con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca Lil­wa Ab­du­lá, de 25 años, co­man­dan­te de las Fuer­zas De­mo­crá­ti­cas Si­rias (SDF, en sus si­glas en in­glés), en re­fe­ren­cia a las yiha­dis­tas con las que in­ten­ta dia­lo­gar en los pun­tos de cri­ba a la sa­li­da de Ba­guz. “Me dan pe­na”, pro­si­gue es­ta jo- ven. Le re­sul­ta di­fí­cil en­ten­der a es­tas mu­je­res —que su­man más de 45 na­cio­na­li­da­des— por­que “o no ha­blan ára­be o lo cha­pu­rrean con es­pe­sos acen­tos”.

El pa­sa­do 1 de mar­zo, una de es­tas yiha­dis­tas lle­gó a po­si­cio­nes de las SDF con una­me­nor en bra­zos. De su ni­qab (ve­lo fa­cial in­te­gral) so­bre­sa­lían unas ga­fas rec­tan­gu­la­res. Es­te dia­rio ha te­ni­do ac­ce­so a una gra­ba­ción en la que la mu­jer res­pon­de a pre­gun­tas de un com­ba­tien­te kur­do.

—“¿De dón­de eres?”, le pre­gun­ta en in­glés el mi­li­ciano.

—“Soy de Es­pa­ña, soy es­pa­ño­la”, res­pon­de tam­bién en in­glés.

—“¿De Ma­drid?”, pre­gun­ta de nue­vo el uni­for­ma­do. —“Sí”. En un se­gun­do ví­deo, apa­re­ce ro­dea­da de cua­tro me­no­res. “Her­mano... ¡No quie­ro ha­blar!”, res­pon­de, es­ta vez mo­les­ta y en ára­be clá­si­co con mar­ca­do acen­to.

Se tra­ta de las pri­me­ras imá­ge­nes de una mu­jer ba­jo cus­to­dia de fuer­zas kur­das en los cam­pos del nor­te de Si­ria que de­fien­de te­ner na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la. Se­gún los man­dos kur­dos con­sul­ta­dos en el seno de las SDF, otra mu­jer ase­gu­ró te­ner na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la cin­co días an­tes en ese mis­mo pun­to de cri­ba don­de son bre­ve­men­te in­te­rro­ga­das. “Di­jo ser de ori­gen ma­rro­quí, de 24 años y ha­bla­ba ára­be flui­do. Sa­lió acom­pa­ña­da de sie­te me­no­res [sin que se se­pa cuán­tos de ellos son hi­jos su­yos]. Se­gún su pro­pio re­la­to, que­dó viu­da ha­ce tiem­po al mo­rir su ma­ri­do com­ba­tien­do con el ISIS”, se­ña­la a es­te dia­rio un uni­for­ma­do kur­do que pi­de­man­te­ner el ano­ni­ma­to. EL PAÍS no ha po­di­do con­fir­mar la na­cio­na­li­dad de es­tas dos hui­das del ISIS.

Se­gún las cuen­tas de los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia es­pa­ño­les, des­de 2012, en­tre 20 y 30 mu­je­res es­pa­ño­las o de ori­gen ma­gre­bí con per­mi­so de re­si­den­cia en Es­pa­ña se subie­ron a un avión pa­ra mu­dar­se a tie­rras del ca­li­fa­to.

Has­ta la fe­cha, “son los dos úni­cos ciu­da­da­nos cau­ti­vos en el nor­te de Si­ria de los que se tie­ne cons­tan­cia que de­fien­den ser es­pa­ño­les”, ase­gu­ran ofi­cia­les de las SDF con­sul­ta­dos. Una ci­fra que co­rre el ries­go de au­men­tar des­pués de que más de 7.000 per­so­nas se ha­yan en­tre­ga­do a las SDF en las úl­ti­mas 72 ho­ras. “Una vez ter­mi­na­da la ofen­si­va po­dre­mos ha­cer pú­bli­co el des­glo­se por na­cio­na­li­da­des de las mi­les de cau­ti­vas y yiha­dis­tas que se han ren­di­do. Es po­si­ble que en­tre ellos apa­rez­can na­cio­na­les es­pa­ño­les o ma­gre­bíes con ciu­da­da­nía es­pa­ño­la”, ase­gu­ra por What­sApp Mus­ta­fá Ba­li, por­ta­voz de las SDF.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.