La de­pu­ra­ción en las lis­tas desata la tor­men­ta en el PP

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

En su pri­mer dis­cur­so co­mo lí­der del PP, mi­nu­tos des­pués de im­po­ner­se a So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría en el con­gre­so de pri­ma­rias pa­ra ele­gir al su­ce­sor de Ma­riano Ra­joy, Pa­blo Ca­sa­do de­cla­ró: “Lo di­je des­de el pri­mer día: Si yo gano, na­die pier­de”. Era ju­lio de 2018. Ocho me­ses des­pués, no que­da ras­tro de los so­ra­yis­tas (y ma­ria­nis­tas) que, o aban­do­na­ron el bar­co an­tes de ser ex­clui­dos o fue­ron apea­dos de los pri­me­ros pues­tos de las lis­tas elec­to­ra­les por el nue­vo lí­der. Pa­ra pre­miar a sus fie­les, Ca­sa­do ha sa­cri­fi­ca­do “a la mi­tad mo­de­ra­da del par­ti­do”, re­su­me un ve­te­rano di­ri­gen­te po­pu­lar que se ha sal­va­do de la que­ma. So­lo 10 de 52 ca­be­zas de lis­ta re­pi­ten pues­to.

To­dos los pro­ce­sos de ela­bo­ra­ción de lis­tas ge­ne­ran ten­sión y al­gún res­que­mor in­terno, pe­ro las fuen­tes con­sul­ta­das por es­te dia­rio —di­ri­gen­tes de dis­tin­tas épo­cas y te­rri­to­rios— coin­ci­den: “Es­to nun­ca se ha­bía he­cho así”. Te­rri­to­rios que no es­ta­ban en con­tra del lí­der aho­ra sí lo es­tán por­que Gé­no­va ha im­pues­to las lis­tas. Ca­sa­do, aña­den, ha he­cho una ju­ga­da “muy arries­ga­da” en un mo­men­to de de­bi­li­dad: con dos par­ti­dos mor­dien­do en su es­pa­cio elec­to­ral. Si el 28 de abril no le sa­le bien, ese sec­tor que cues­tio­na su li­de­raz­go no le­van­ta­rá aún los cu­chi­llos pa­ra tra­tar de sal­var los mue­bles en las au­to­nó­mi­cas y mu­ni­ci­pa­les del 26 de ma­yo. Des­pués, pue­de abrir­se un pe­rio­do in­cier­to pa­ra el lí­der del PP.

La ma­yo­ría de pre­si­den­tes pro­vin­cia­les no sa­bía el vier­nes, el día que Gé­no­va co­mu­ni­có los nom­bres de sus ca­be­zas de lis­ta pa­ra las elec­cio­nes del 28 de abril, quién ocu­pa­ría ese pues­to. Ha ha­bi­do un cam­bio to­tal de mé­to­do en la ela­bo­ra­ción de las lis­tas. Nor­mal­men­te, ex­pli­ca un ve­te­rano di­ri­gen­te ma­dri­le­ño, las pro­vin­cias eli­gen al ca­be­za de lis­ta, por­que son los más in­te­re­sa­dos en pro­po­ner a un buen can­di­da­to que les dé bue­nos re­sul­ta­dos. Uno de los pun­tos fuer­tes del PP, una de sus ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas fren­te a otros par­ti­dos, co­mo Ciu­da­da­nos, es pre­ci­sa­men­te su ca­pi­la­ri­dad, su am­plia pre­sen­cia te­rri­to­rial. Al sus­ti­tuir a po­lí­ti­cos a pie ca­lle por in­de­pen­dien­tes, es­tá des­mo­ti­van­do a sus es­truc­tu­ras pro­vin­cia­les, se­ña­la un car­go po­pu­lar. En la que­ma, aña­de otro di­ri­gen­te que con­ti­núa, se han lle­va­do por de­lan­te a gen­te que “se ha co­mi­do mu­chos ma­rro­nes en el par­ti­do, co­mo Maí­llo [el ex­coor­di­na­dor ge­ne­ral] o Flo­riano [Car­los, que asu­mió in­có­mo­das rue­das de pren­sa en al­gu­nos de los peo­res mo­men­tos del PP].

Otro di­ri­gen­te del sec­tor crí­ti­co re­su­me las po­lé­mi­cas lis­tas de Ca­sa­do en una fra­se: “Juan Jo­sé Cor­tés [pa­dre de Ma­ri­luz, la ni­ña de cin­co años ase­si­na­da en 2008] sus­ti­tu­ye a la mi­nis­tra de Em­pleo, Fá­ti­ma Bá­ñez, co­mo nú­me­ro uno por Huel­va”. Mien­tras ex­mi­nis- tros y ex­se­cre­ta­rios de Es­ta­do de Ra­joy eran des­pla­za­dos por Ca­sa­do, man­tie­nen los pri­me­ros pues­tos en las lis­tas —más co­di­cia­dos que nun­ca an­te el te­mor a que el PP ba­je por pri­me­ra vez de los 100 dipu­tados—, ex­mi­nis­tros co­mo Ra­fael Ca­ta­lá o Isa­bel Gar­cía Te­je­ri­na que en las pri­ma­rias apo­ya­ron a Ma­ría Do­lo­res de Cos­pe­dal y que al caer es­ta en la pri­me­ra vuel­ta, ce­die­ron sus apo­yos a Ca­sa­do pa­ra que ven­cie­ra a San­ta­ma­ría. Esa lim­pie­za de mi­nis­tros “des­ca­pi­ta­li­za” al par­ti­do, se­gún las fuen­tes con­sul­ta­das, y com­pli­ca uno de sus es­ló­ga­nes elec­to­ra­les, que ven­de su ex­pe­rien­cia de ges­tión fren­te al “ex­pe­ri­men­to” de vo­tar a los nue­vos par­ti­dos. El par­ti­do que se atri­bu­ye “dos mi­la­gros eco­nó­mi­cos” pres­cin­de aho­ra de los mi­nis­tros del ra­mo.

Hay un ter­cer com­po­nen­te en la ma­nio­bra de Ca­sa­do que in- uni­da y de­mo­crá­ti­ca con un Go­bierno li­de­ra­do por el PP”.

“Es­ta can­di­da­tu­ra es una im­pug­na­ción del pro­yec­to na­cio­na­lis­ta que con­sis­te en con­ver­tir a nues­tros ciu­da­da­nos en ex­tran­je­ros”, pro­si­guió Ál­va­rez de To­le­do. “Di­rán que por ser ma­dri­le­ña o me­dio ar­gen­ti­na, yo no ten­go de­re­cho a pre­sen­tar­me por Bar­ce­lo­na y ex­pon­drán la ca­ra más su­cia de su pro­yec­to. Pe­ro cuan­tas más ve­ces di­gan ‘Fue­ra Ca­ye­ta­na por no ha­blar ca­ta­lán’, más po­de­ro­so se­rá el sen­ti­do de es­ta can­di­da­tu­ra”, zan­jó. quie­ta a los cua­dros del par­ti­do, mo­les­tos con el mé­to­do em­plea­do y por lo que con­si­de­ran un “avi­so a na­ve­gan­tes” pa­ra quien no cie­rre fi­las con el lí­der. Y es có­mo esas nue­vas ca­ras re­fle­jan, tam­bién, el gi­ro a la de­re­cha del PP. En es­te sen­ti­do, el nom­bra­mien­to que más re­ce­los ha ge­ne­ra­do es el de la pe­rio­dis­ta Ca­ye­ta­na Ál­va­rez de To­le­do co­mo nú­me­ro uno por Bar­ce­lo­na en lu­gar de Do­lors Mon­tse­rrat, por­ta­voz en el Con­gre­so. Ál­va­rez de To­le­do, pa­tro­na de la fun­da­ción de Jo­sé Ma­ría Az­nar, era prác­ti­ca­men­te la úl­ti­ma de las vo­ces crí­ti­cas con­tra Ra­joy que que­da­ba por re­gre­sar al PP des­pués de que Ca­sa­do abrie­ra las puer­tas de Gé­no­va a Ja­vier Fer­nán­dez-Las­quetty —que ca­li­fi­có a Ra­joy co­mo “un mal re­cuer­do” y aho­ra es el je­fe de ga­bi­ne­te de Ca­sa­do— o a Isa­bel Ben­ju­mea —que an­tes de in­te­grar­se en el equi­po del nue­vo lí­der, pi­dió la di­mi­sión de su pre­de­ce­sor—.

Ayer, en su pri­mer dis­cur­so, la pe­rio­dis­ta vol­vió a cri­ti­car a Ra­joy, sin ci­tar­lo. De­nun­ció que se ha­bía per­mi­ti­do que el in­de­pen­den­tis­mo fue­ra “ga­nan­do por des­es­ti­mien­to ajeno” y se pre­sen­tó co­mo la so­lu­ción pa­ra que “no se sien­tan so­los quie­nes du­ran­te tan­to tiem­po se han sen­ti­do de­sam­pa­ra­dos”. No pa­só inad­ver­ti­do en­tre los cua­dros po­pu­la­res que fue­ra ella la ele­gi­da pa­ra ha­blar en nom­bre de to­dos los ca­be­zas de lis­ta en el so­lem­ne ac­to de pre­sen­ta­ción de can­di­da­tos, ni el he­cho de que se sen­ta­ra jun­to al lí­der.

Cons­cien­te del in­cen­dio, Ca­sa­do apro­ve­chó ayer ese ac­to pa­ra lan­zar men­sa­jes in­ter­nos y ha­cer un lla­ma­mien­to a la uni­dad. “Aquí na­die se que­da des­col­ga­do. Es­ta­mos pre­sen­tan­do los can­di­da­tos al Con­gre­so, pe­ro hay otras cá­ma­ras”, di­jo, se­ña­lan­do el pre­mio de con­so­la­ción del Se­na­do. “So­mos un par­ti­do uni­do. Que na­die pier­da tiem­po en in­ter­pre­ta­cio­nes, en in­ten­tar di­vi­dir­nos o en dis­traer­nos”, aña­dió. Ca­sa­do ha­bla de “re­no­va­ción tran­qui­la”, pe­ro en el PP cre­cen los ner­vios y los ene­mi­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.