“El fe­mi­nis­mo es una re­vo­lu­ción y es­tá ab­sor­bien­do las de­más”

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El cuar­to pro­pio de Celia Amo­rós es­tá al aca­bar el pa­si­llo y des­pués de una gran co­ci­na diá­fa­na en un pi­so cén­tri­co de Va­len­cia. En las es­tan­te­rías, bien acom­pa­ña­dos, sa­lu­dan a las vi­si­tas Si­mo­ne de Beau­voir, Sar­tre y Vir­gi­niaWoolf, pe­ro su me­sa de tra­ba­jo pa­re­ce con­ge­la­da, sin pa­pe­les ni lá­pi­ces, y aven­tu­ra la ma­la sa­lud de la que aho­ra se due­le es­ta sa­bia. El ta­ble­ro del pen­sa­mien­to y la crea­ción lo ocu­pan fo­tos ri­sue­ñas de sus co­le­gas fe­mi­nis­tas años atrás.

Pe­se a to­do, el pa­sa­do es­tá muy pre­sen­te. Un buen pu­ña­do de li­bros pu­bli­ca­dos y cien­tos de ar­tícu­los aca­dé­mi­cos, char­las y via­jes a lo lar­go de su vi­da si­túan a Amo­rós en­tre las gran­des res­pon­sa­bles de la so­li­dez que ex­hi­be hoy el mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta. El 8 de­mar­zo, pa­ra ale­gría de mu­chos, se la vio en su si­lla de rue­das jun­to a la pan­car­ta que agru­pa­ba a los uni­ver­si­ta­rios en Va­len­cia, don­de na­ció en 1944 y aho­ra tie­ne su re­ti­ro de cli­ma tem­pla­do.

Ha­bla de esa ma­ni­fes­ta­ción, re­cu­rrien­do a Jean-Paul Sar­tre, co­mo del “apo­ca­lip­sis” en el que ha desem­bo­ca­do un­mo­vi­mien­to fra­gua­do con los años con mu­chas le­va­du­ras, des­de la to­ma de las ca­lles has­ta la con­quis­ta de los ho­ga­res, con co­lo­quios, li­te­ra­tu­ra, gru­pos de tra­ba­jo, con­cien­cia­ción so­cial, edu­ca­ción. Es­to es im­pa­ra­ble, di­ce to­do el mun­do. Ella re­ce­la: “To­do mo­vi­mien­to tie­ne mar­cha atrás. Hay que ser cui­da­do­sos, te­na­ces, te­ner ca­pa­ci­dad de ac­ción y de con­vic­ción”. Si­mo­ne de Beau­voir asis­te sus pen­sa­mien­tos: “No ol­vi­déis ja­más que bas­ta­rá una cri­sis po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca o re­li­gio­sa pa­ra que los de­re­chos de las mu­je­res vuel­van a ser cues­tio­na­dos. Es­tos de­re­chos nun­ca se dan por ad­qui­ri­dos, de- béis per­ma­ne­cer vi­gi­lan­tes to­da vues­tra vi­da”.

La fi­ló­so­fa va­len­cia­na, hi­ja de no­ta­rios y nie­ta de una abue­la que le en­se­ña­ba piano, pi­de que le acer­quen el bus­to de Cla­ra Cam­poa­mor, que la ob­ser­va des­de la me­sa, pa­ra ha­cer­se la fo­to con él. “Una mu­jer que di­jo ‘Soy ciu­da­dano an­tes que mu­jer”. Amo­rós di­ri­gió al­gu­nos años el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Fe­mi­nis­tas de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se. Allí se creó el se­mi­na­rio Fe­mi­nis­mo e Ilus­tra­ción, por don­de han pa­sa­do al­gu­nos de los nom­bres que aho­ra dan lus­tre con sus en­sa­yos al pen­sa­mien­to fe­mi­nis­ta: Ali­cia Pu­leo, Ro­sa Co­bo, Ana de Mi­guel, to­das ellas en las fo­tos del des­pa­cho ro­dean­do a la maes­tra. En la Ilus­tra­ción ba­sa Amo­rós los prin­ci­pios del fe­mi­nis­mo co­mo un mo­vi­mien­to eman­ci­pa­dor que exi­ge pa­ra la mu­jer no la En la ca­be­za de Celia Amo­rós, que tan­tos fru­tos ha da­do a lo aca­dé­mi­co, van ga­nan­do te­rreno los re­cuer­dos del pa­sa­do. Aque­llos días en que su ma­ri­do de en­ton­ces, Jo­sep Vi­cent Mar­qués, y el de Car­men Al­borch, Da­mià Mo­llà, ha­bían si­do des­pe­di­dos y la eco­no­mía do­més­ti­ca no da­ba un res­pi­ro. Los do­min­gos se iban los cua­tro a con­tar co­ches al Sa­ler. “Ha­bía allí al­gu­nos cru­ces de ca­rre­te­ras y con­tá­ba­mos co­ches por­que esas ci­fras se ne­ce­si­ta­ban pa­ra fu­tu­ros pla­nes de via­bi­li­dad”, se ríe. “Car­men y yo aca­bá­ba­mos con­tan­do mu­je­res”, re­cuer­da. Aque­llos años, “du­ros y di­ver­ti­dos”, un día ha­cía la co­mi­da una y al si­guien­te la otra. Su ami­ga Al­borch, pa­ra quien le fal­tan las pa­la­bras tras su muer­te, se me­tió a po­lí­ti­ca, y aun­que es­ta fe­mi­nis­ta aho­ra no ve la te­le, ni oye la ra­dio, ni es­tá al tan­to del avan­ce de la ex­tre­ma de­re­cha, ni del pro­ble­ma del se­pa­ra­tis­mo ca­ta­lán, cree que la lu­cha fe­mi­nis­ta sí ha ido tras­la­dán­do­se a me­di­das con­cre­tas en el ám­bi­to po­lí­ti­co. Amo­rós cree que la cuar­ta ola del fe­mi­nis­mo es­tá aquí y uno de sus ob­je­ti­vos se­rá erra­di­car la pros­ti­tu­ción, “esa es­cla­vi­tud hu­mi­llan­te”. Pe­ro si­gue pru­den­te. “¿Un mun­do igua­li­ta­rio? Qué va, eso tar­da­rá si­glos”. abue­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.