El jar­di­ne­ro que co­no­ce to­das las flo­res del Pra­do

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Las vio­le­tas de Ti­ziano

Otro ge­nio que le lla­ma la aten­ción a Bar­ba es Ti­ziano, del que des­ta­ca las de­li­ca­das vio­le­tas que pin­tó en va­rias zo­nas de La ba­ca­nal de los an­drios. Era ló­gi­co que pa­ra una or­gía el ita­liano des­ple­ga­se es­tas pe­que­ñas flo­res, con­sa­gra­das a Afro­di­ta, la dio­sa grie­ga del amor.

“To­dos los prin­ci­pa­les ar­tis­tas le die­ron mu­cha im­por­tan­cia a la bo­tá­ni­ca en sus cua­dros, no so­lo por ser un mo­ti­vo pa­ra de­co­rar, sino por­que las plan­tas eran en sus so­cie­da­des ali­men­to y me­di­ci­na”, agre­ga. A ve­ces, en es­te mun­do de la flo­res­ta “se per­mi­tían li­cen­cias y par­tien­do de un mo­de­lo real, lo mo­di­fi­ca­ban”. En otras oca­sio­nes, las plan­tas bro­ta­ban en los óleos por mo­ti­vos sim­bó­li­cos: “Así ocu­rre con el Triun­fo, re­pre­sen­ta­do por la ho­ja de la pal­me­ra da­ti­le­ra, ya fue­se un triun­fo an­te la muer­te, an­te un mar­ti­rio o co­mo sím­bo­lo de una vic­to­ria mi­li­tar”. Mien­tras que la ex­pre­sión de la Pu­re­za es­ta­ba en la azu­ce­na, “una flor blan­ca que se cree que in­tro­du­je­ron los cru­za­dos en Eu­ro­pa des­de Orien­te Pró­xi­mo. En aque­llas tie­rras, des­de an­ti­guo, la azu­ce­na se vin­cu­la­ba a las dei­da­des fe­me­ni­nas. Cuan­do lle­gó a Eu­ro­pa, sir­vió pa­ra re­la­cio­nar­la con la Vir­gen Ma­ría”. Es­cu­char a Bar­ba en una de sus con­fe­ren­cias lle­va a fi­jar­se mu­cho más en las plan­tas cuan­do con­tem­pla­mos obras de ar­te. “Ellas ca­si siem­pre es­tán ahí”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.