La di­fí­cil ta­rea del ji­ne­te de co­mer­cio de Trump

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Des­pa­cho Oval, 22 de fe­bre­ro. Do­nald Trump se en­cuen­tra reuni­do fren­te a las cá­ma­ras de te­le­vi­sión con su­má­xi­mo re­pre­sen­tan­te en ma­te­ria de co­mer­cio, Ro­bert Light­hi­zer, y con el en­via­do de Pekín pa­ra li­diar en las cru­cia­les ne­go­cia­cio­nes eco­nó­mi­cas con Es­ta­dos Uni­dos, el vi­ce­pri­mer mi­nis­tro, Li He. “No me gus­tan los me­mo­ran­dos de en­ten­di­mien­to por­que no sig­ni­fi­can na­da. Creo que te va me­jor si vas sim­ple­men­te a un do­cu­men­to. Nun­ca he si­do fan de los me­mo­ran­dos”, dis­pa­ra el pre­si­den­te, po­nien­do en cues­tión la me­ta a la cual las dos ma­yo­res po­ten­cias es­tán tra­tan­do de lle­gar. Light­hi­zer, con ca­si cua­tro dé­ca­das de ex­pe­rien­cia en la­ma­te­ria, ma­ti­za: “Un me­mo­rán­dum de en­ten­di­mien­to es un con­tra­to. Es el mo­do en el que los acuer­dos co­mer­cia­les nor­mal­men­te… Es un acuer­do vin­cu­lan­te en­tre dos par­tes, un tér­mino le­gal, es un con­tra­to”. Trump, mo­les­to, in­sis­te: “Dis­cre­po, creo que un me­mo­rán­dum no es un con­tra­to has­ta el pun­to que no­so­tros que­re­mos. Pa­ra­mí el con­tra­to es la co­sa de ver­dad, Bob, creo que tú pien­sas igual”. Y Light­hi­zer zan­ja el asun­to: “De aho­ra en ade­lan­te no usa­re­mos más la pa­la­bra me­mo­rán­dum. Ten­dre­mos el mis­mo do­cu­men­to, se lla­ma­rá acuer­do de co­mer­cio y no usa­re­mos la pa­la­bra me­mo­rán­dum”.

Ser el ne­go­cia­dor je­fe de la Amé­ri­ca de Trump en la gue­rra co­mer­cial con Chi­na sig­ni­fi­ca es­tar pre­pa­ra­do pa­ra si­tua­cio­nes co­mo la des­cri­ta: que el pre­si­den­te dis­cu­ta los as­pec­tos téc­ni­cos más ob­vios, en di­rec­to, fren­te a me­dios de co­mu­ni­ca­ción de to­do el mun­do y a tus pro­pios ri­va­les en la dispu­ta. Da igual que el ne­go­cia­dor lle­ve des­de los ochen­ta in­mer­so en es­te ti­po de dispu­tas, que li­de­ra­se las con­ver­sa­cio­nes con Ja­pón pa­ra la Ad­mi­nis­tra­ción de Ro­nald Rea­gan o pa­sa­ra años co­mo lo­bis­ta pa­ra el sec­tor del ace­ro es­ta­dou­ni­den­se, uno de los gran­des ob­je­tos de preo­cu­pa­ción de Trump. Tam­po­co im­por­ta, ideo­ló­gi­ca­men­te, es­tar ali­nea­do con el gi­ro pro­tec­cio­nis­ta del­man­da­ta­rio. Cual­quier hal­cón de­be hoy en día en Was­hing­ton sa­ber adap­tar­se a los gi­ros de guión más he­te­ro­do­xos del pre­si­den­te.

Ese es aho­ra mis­mo el tra­ba­jo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.