Videojuego

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

ué edi­tor de in­for­ma­ti­vos pue­de re­sis­tir­se a al­go así? So­bre to­do, cuan­do ya es vi­ral y tu res­pon­sa­bi­li­dad pue­de di­luir­se en el mor­bo co­lec­ti­vo. Al­gu­nos sal­van la hon­ra di­fu­mi­nan­do el fon­do o re­cu­rrien­do al pi­xe­la­do, que es el ja­bón di­gi­tal que la­va cual­quier es­cru­pu­li­llo, pe­ro ca­si to­dos pi­can. ¿Có­mo des­col­gar­se de la co­rrien­te?

Una­ma­tan­za se ha emi­ti­do en di­rec­to por Li­ve 4 y, por pri­me­ra vez, las imá­ge­nes de que dis­po­nen las te­les no son re­cur­sos en bu­cle filmados tras un cor­dón po­li­cial, con am­bu­lan­cias y si­re­nas de po­li­cía que se­ña­lan que al­go te­rri­ble (que no po­de­mos ver) ha su­ce­di­do. Ade­más, ha­ce tiem­po que las ca­de­nas per­die­ron la ca­pa­ci­dad de ocul­tar na­da: si no lo emi­te un in­for­ma­ti­vo, es­tá en Youtu­be. Por tan­to, la de­ci­sión de emi­tir­lo o no afec­ta so­lo a quien de­ci­de, pe­ro no tie­ne im­pac­to so­bre el pú­bli­co.

Se ha ha­bla­do de que pa­re­ce un videojuego, y de que esa es­té­ti­ca tal vez en­gra­só los de­dos de los ase­si­nos al apre­tar los ga­ti­llos: en­tre sus víc­ti­mas y ellos ha­bía una pues­ta en es­ce­na que des­hu­ma­ni­za­ba a es­tos úl­ti­mos. Por la his­to­ria y la psi­co­lo­gía, sa­be­mos que ma­tar no es sen­ci­llo y que, pa­ra eje­cu­tar su plan, un cri­mi­nal de­be ador­me­cer par­te de su ce­re­bro. Si es de­ma­sia­do cons­cien­te de lo que ha­ce, no lo ha­rá. Eso lo sa­bían los na­zis, que in­ven­ta­ron mé­to­dos pa­ra que los SS ma­ta­ran en los cam­pos sin pa­rar­se a pen­sar en lo que es­ta­ban ha­cien­do real­men­te.

¿So­mos los es­pec­ta­do­res par­te de ese mé­to­do? Esas imá­ge­nes de las cá­ma­ras in­ser­ta­das en las ar­mas, ¿au­men­tan el as­co, el mie­do y la com­pa­sión por las víc­ti­mas o nos iden­ti­fi­can, por su plano sub­je­ti­vo, con los ase­si­nos? Al mar­gen de que su di­fu­sión sier­va a la cau­sa del te­rro­ris­mo (que só­lo quie­re pro­pa­gar su te­rror), la pre­gun­ta que no sa­be­mos res­pon­der al ver la ma­tan­za es: ¿quié­nes so­mos no­so­tros?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.