“Des­pués de tra­ba­jar con Ur­bi­zu, el res­to de di­rec­to­res te pa­re­cen... otra co­sa”

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El pi­so de los Gue­rre­ro, la fa­mi- lia que go­bier­na los ba­jos fon­dos­ma­dri­le­ños en Gi­gan­tes (Mo­vis­tar +), se en­cuen­tra en reali­dad en la­ma­dri­le­ña ca­lle de San Ber­nar­dino, cer­ca de la pla­za de España. Es un edi­fi­cio ca­si aban­do­na­do en el que so­lo vi­ve una se­ño­ra con su pe­rro. Car­los Li­bra­do, Ne­ne (Ma­drid, 42 años), quien in­ter­pre­ta a Cle­men­te, uno de los tres her­ma­nos so­bre cu­yas vi­das pi­vo­ta la se­rie, pa­sea por es­tas ca­lles mien­tras in­ten­ta de­fi­nir la fic­ción an­tes de que el vier­nes se es­tre­ne la se­gun­da y úl­ti­ma tem­po­ra­da.

“Es­ta es una se­rie de hi­jos de pu­ta. Es una fra­se que ha usa­do al­gu­na vez Enrique Ur­bi­zu [su di­rec­tor] y me pa­re­ce per­fec­ta. Aun­que em­pa­ti­zas con al­gu­nos de los per­so­na­jes, la ma­yo­ría son de­vas­ta­do­res por su for­ma de ser y por sus ac­cio­nes. Es­tá am­bien­ta­da en el mun­do cri­mi­nal, pero no se cen­tra en eso. Ha­bla del amor en la fa­mi­lia, de lo que es­tás dis­pues­to a ha­cer o de la vi­da que tu fa­mi­lia te ha­ce lle­var”, re­su­me.

El de Gi­gan­tes ha si­do el pri­mer pa­pel pro­ta­go­nis­ta de Li­bra­do en una se­rie. Fue fut­bo­lis­ta pro­fe­sio­nal has­ta los 31 años. Ju­gó en equi­pos co­mo el Al­ca­lá, el Le­ga­nés, el Ba­da­joz o el Ali­can­te, pero su ver­da­de­ra pa­sión era in­ter­pre­tar. “Ha­cía tea­tro des­de pe­que­ño, pero te plan­tas con 19 años y se te da bien el fút­bol, te em­pie­zan a fi­char y aca­bas ti­ran­do por ahí, por­que era un tra­ba­jo muy fá­cil, có­mo­do y pa­ga­ban muy bien. Pero me lla­ma­ba­mu­cho más la in­ter­pre­ta­ción”.

Du­ran­te sus cua­tro úl­ti­mos años co­mo cen­tro­cam­pis­ta, apro­ve­cha­ba las tar­des pa­ra for­mar­se en una es­cue­la de in­ter­pre­ta­ción. “El fút­bol se pue­de com­pa­gi­nar con to­do, por­que te de­ja tan­to tiem­po li­bre... En­tre­nas dos ho­ras al día”. Cuando com­pro­bó en un con­cur­so en Ali­can­te que el pú­bli­co se reía con los mo­nó­lo­gos que es­cri­bía, se atre­vió a su­bir­se a las ta­blas so­lo con un mi­cró­fono pa­ra de­fen­der un tex­to pro­pio. De allí pa­só a Pa­ra­mount Co­medy, El club de la co­me­dia y a en­trar en el cir­cui­to de mo­no­lo­guis­tas. Des­de en­ton­ces, no ha pa­ra­do de tra­ba­jar so­bre un es­ce­na­rio, y ya son 11 años.

Cuando lle­gó a la in­ter­pre­ta­ción, le sor­pren­dió en­con­trar “más egos” que en el fút­bol. “Los ac­to­res son bas­tan­te más com­pli­ca­dos que los fut­bo­lis­tas a la ho­ra del tra­to”, di­ce son­rien­do, co­mo si re­cor­da­ra ca­sos con­cre­tos. “Y, so­bre to­do, los jó­ve­nes. Me he en­con­tra­do au­tén­ti­cos im­bé­ci­les que aca­ban de sa­lir de la es­cue­la de in­ter­pre­ta­ción y te mi­ran por en­ci­ma del hom­bro. Lue­go te en­cuen­tras con gran­des de la ac­tua­ción de es­te país, co­mo Jo­se Co­ro­na­do, El­vi­ra Mín­guez, Mar­ta Etu­ra, Pe­dro Ca­sa­blanc o Pa­co Tous, y te das cuen­ta de que son mu­cho más hu­mil­des que cha­va­les que es­tán em­pe­zan­do”.

El in­tér­pre­te es el úni­co hom­bre del elen­co del re­cién es­tre­na­do pro­gra­ma de hu­mor de #0 Las que fal­ta­ban. Ha te­ni­do que adap­tar sus mo­nó­lo­gos an­te la ma­yor sus­cep­ti­bi­li­dad del pú­bli­co en los úl­ti­mos tiem­pos. “Es­toy a fa­vor de que no ha­ya lí­mi­tes en el hu­mor, pero per­so­nal­men­te es­toy mi­dien­do lo que di­go por­que no quie­ro que cua­tro idio­tas abu­rri­dos­me jo­dan la ca­rre­ra. La idio­tez y cen­su­ra so­cial que hay aho­ra ha­cia el hu­mor me han ven­ci­do. Ves mis pri­me­ros mo­nó­lo­gos y yo era muy li­bre, con un hu­mor muy bes­tia. Pero aho­ra no es­toy dis­pues­to a pa­sar un lin­cha­mien­to o que ca­de­nas y pro­duc­to­ras no me con­tra­ten por una bro­ma”, re­cal­ca.

Pe­se a su ex­pe­rien­cia so­bre los es­ce­na­rios, su lle­ga­da a la fic­ción es re­cien­te. Tu­vo su pri­mer pa­pel im­por­tan­te en el fil­me de 2017 El guar­dián in­vi­si­ble, di­ri­gi­do por Fernando Gon­zá­lez Mo­li­na, en el que tra­ba­jó con Mar­ta Etu­ra y El­vi­ra Mín­guez, cu­yos nom­bres men­cio­na en va­rias oca­sio­nes con ad­mi­ra­ción a lo lar­go de la en­tre­vis­ta con EL PAÍS. “El­vi­ra me di­jo: ‘Aquí to­dos so­mos igua­les. Cuando di­cen ac­ción, da igual que lle­ves 20 pe­lí­cu­las; to­dos te­ne­mos que ha­cer­lo igual de bien. Lle­vas 11 años su­bién­do­te a un es­ce­na­rio, ha­cien­do mo­nó­lo­gos tú so­lo, con tus pro­pios tex­tos... ¿Cuán­tos de es­tos ac­to­res que ves aquí aho­ra mis­mo se­rían capaces de ha­cer eso?’. Eso me cam­bió el pun­to de vis­ta”, re­cuer­da.

Pa­ra Ur­bi­zu tam­bién tie­ne pa­la­bras de ad­mi­ra­ción. “Al aca­bar la pri­me­ra tem­po­ra­da de Gi­gan­tes, ya de­cía­mos los ac­to­res que Enrique nos ha jo­di­do la vi­da, por­que des­pués de tra­ba­jar con él, el res­to de di­rec­to­res te pa­re­cen... otra co­sa. No me­nos, pero sí otra co­sa”, en­fa­ti­za. “Me ha de­mos­tra­do una con­fian­za que es­pe­ro ha­ber de­vuel­to”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.