Bu­te­fli­ka se en­ro­ca mien­tras el je­fe del Ejér­ci­to lla­ma a en­con­trar so­lu­cio­nes

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Anun­cio de cam­bios

La car­ta pre­si­den­cial no apor­tó nin­gún da­to nue­vo re­le­van­te, sal­vo de­jar cla­ro que pre­ten­de se­guir en el po­der y de ser­vir a mo­do de fe de vi­da, ya que el pre­si­den­te ha­ce años que no pro­nun­cia un dis­cur­so ni se di­ri­ge al pue­blo ar­ge­lino.

Por su par­te, el ge­ne­ral en­sal­zó en va­rias oca­sio­nes al pue­blo ar­ge­lino por su “gran sen­ti­do pa­trió­ti­co y de ci­vis­mo sin igual”, pe­ro no pre­ci­só de qué ma­ne­ra el Ejér­ci­to pue­de con­tri­buir a en­con­trar la me­jor so­lu­ción a la cri­sis que atra­vie­sa el país. Gaid Sa­lah ofre­ció su dis­cur­so du­ran- Che­che­nia se acer­ca a un pun­to más os­cu­ro. Uno en el que no ha­ya de­fen­so­res de los de­re­chos hu­ma­nos pa­ra re­por­tar los abu­sos del Eje­cu­ti­vo de Ram­zán Ka­dí­rov, alia­do de Vla­dí­mir Putin. Un tri­bu­nal de es­ta re­pú­bli­ca ru­sa con- te una ins­pec­ción or­di­na­ria a la re­gión mi­li­tar de Be­char: “To­da per­so­na sa­bia y cir­cuns­pec­ta es cons­cien­te, por su pa­trio­tis­mo y cla­ri­vi­den­cia, de que pa­ra ca­da pro­ble­ma exis­te una so­lu­ción, in­clu­so va­rias, pues los pro­ble­mas, por muy com­ple­jos que sean, en­con­tra­rán siem­pre una so­lu­ción con­ve­nien­te, ade­cua­da. Así, te­ne­mos la ín­ti­ma con­vic­ción de que se re­quie­re un sen­ti­do agudo de la res­pon­sa­bi­li­dad pa­ra apor­tar so­lu­cio­nes en el mo­men­to pro­pi­cio, gra­cias a Alá el To­do Po­de­ro­so”, se­ña­ló. El ge­ne­ral in­di­có que el pue­blo ar­ge­lino dis­po­ne de­nó ayer por po­se­sión de dro­gas a Oiub Ti­tíev, di­rec­tor de Me­mo­rial en Che­che­nia, una or­ga­ni­za­ción que do­cu­men­ta ca­sos de tor­tu­ras y otras vul­ne­ra­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos, en un ca­so que Ti­tíev, sus abo­ga­dos y or­ga­ni­za­cio­nes de de­re­chos ci­vi­les per­ci­ben de las “ap­ti­tu­des ne­ce­sa­rias” pa­ra evi­tar que el país atra­vie­se si­tua­cio­nes que pue­dan ser ex­plo­ta­das por “ac­to­res ex­tran­je­ros hos­ti­les”.

La pre­gun­ta po­dría plan­tear­se de nue­vo: ¿Su­po­nen las pa­la­bras del ge­ne­ral una ame­na­za de in­ter­ven­ción mi­li­tar di­ri­gi­da con­tra su pro­pio pue­blo, a pe­sar de que Gaid Sa­lah in­sis­te en ala­bar su ca­rác­ter pa­cí­fi­co? No que­da cla­ro, aun­que mu­chos in­ter­nau­tas lo in­ter­pre­ta­ban ayer así. In­clu­so al­gu­nos me­dios in­ter­na­cio­na­les que si­guen de cer­ca la cri­sis ar­ge­li­na ca­li­fi­ca­ron las pa- co­mo fa­bri­ca­do en ven­gan­za por el tra­ba­jo del ac­ti­vis­ta. Ti­tíev, de 61 años, cum­pli­rá una con­de­na de cua­tro años en una co­lo­nia pe­nal y ten­drá que pa­gar una mul­ta equi­va­len­te a unos 1.400 eu­ros.

La sen­ten­cia con­tra el his­tó­ri­co ac­ti­vis­ta, que lle­va­ba un tiem­po de­nun­cian­do el aco­so de las au­to­ri­da­des che­che­nas co­mo otros mu­chos com­pa­ñe­ros, pue­de su­po­ner el ini­cio de una nue­va pur­ga de ac­ti­vis­tas y de cual­quier ti­po de di­si­den­cia. En agos­to, Ka­dí­rov, mo­les­to por las de­nun­cias de la­sONG­so­bre la re­pre­sión con­tra gais y les­bia­nas en Che­che­nia y la reac­ción de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal an­te lo que han de­fi­ni­do co­mo “pur­gas”, ya anun­ció que quie­nes ve­lan por el fin de la im­pu­ni­dad y los abu­sos no eran bien­ve­ni­dos en su re­pú­bli­ca. El re­cién nom­bra­do vi­ce­pri­mer mi­nis­tro y res­pon­sa­ble de Asun­tos Ex­te­rio­res, Ram­ta­ne La­mam­ra, ha ini­cia­do una gi­ra por Eu­ro­pa y Ru­sia pa­ra dar in­for­ma­ción “de pri­me­ra mano” a las can­ci­lle­rías so­bre la si­tua­ción en Ar­ge­lia des­pués del apla­za­mien­to de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les y la cri­sis abier­ta en el país por las pro­tes­tas con­tra el ré­gi­men.

Pe­ro eso no ser­vi­rá pa­ra fre­nar las ma­ni­fes­ta­cio­nes, que no ce­san. Ayer se con­cen­tra­ron los pe­rio­dis­tas del ca­nal pú­bli­co ENTV pa­ra pro­tes­tar con­tra la cen­su­ra. “Es­ta te­le­vi­sión per­te­ne­ce al pue­blo y se la de­vol­ve­re­mos al pue­blo”, co­rea­ban. Los tra­ba­ja­do­res del sec­tor de la For­ma­ción Pro­fe­sio­nal, tam­bién se echa­ron a la ca­lle. “Már­cha­te Na­cer”, gri­ta­ban, en re­fe­ren­cia a Na­cer Bu­te­fli­ka, her­mano del pre­si­den­te y se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Mi­nis­te­rio de For­ma­ción Pro­fe­sio­nal. Pa­ra hoy, aniver­sa­rio del fin de la gue­rra de la in­de­pen­den­cia, se es­pe­ran, co­mo to­dos los mar­tes, gran­des ma­ni­fes­ta­cio­nes de es­tu­dian­tes en el país.

Las pro­tes­tas des­bor­dan las fron­te­ras de Ar­ge­lia y du­ran­te los fi­nes de se­ma­na, co­mo es­te pa­sa­do, pro­tes­tas de ar­ge­li­nos emi­gra­dos se su­ce­den en Mar­se­lla, Pa­rís o Bru­se­las, en­tre otros. la­bras del je­fe del Ejér­ci­to co­mo la se­ñal más “pa­ten­te” de una po­si­ble in­ter­ven­ción mi­li­tar des­de que co­men­za­ron las ma­ni­fes­ta­cio­nes, el 22 de fe­bre­ro.

Du­ran­te los úl­ti­mos cua­tro vier­nes se han su­ce­di­do en Ar­ge­lia cua­tro­ma­ni­fes­ta­cio­nes mul­ti­tu­di­na­rias en las que la so­cie­dad ci­vil re­cla­ma la mar­cha del pre­si­den­te Bu­te­fli­ka, de 82 años. Has­ta el mo­men­to, ha que­da­do cla­ro que la ca­lle ha re­cha­za­do to­das las so­lu­cio­nes apor­ta­das por el ré­gi­men pa­ra sa­ciar el de­seo de cam­bio.

Bu­te­fli­ka se postuló el 10 de “Anun­cio ofi­cial­men­te a los ac­ti­vis­tas de de­re­chos hu­ma­nos: des­pués de que fi­na­li­ce el jui­cio, Che­che­nia se­rá un te­rri­to­rio prohi­bi­do pa­ra ellos, co­mo lo es pa­ra te­rro­ris­tas y ex­tre­mis­tas”, di­jo.

Ti­tíev, que ha­bía es­ta­do do­cu­men­tan­do ca­sos de de­ten­cio­nes se­cre­tas e ile­ga­les de che­che­nos, fue de­te­ni­do en enero de 2018 por la po­li­cía, que afir­mó que ha­bía ha­lla­do 206 gra­mos de can­na­bis en su co­che en un con­trol de trá­fi­co. Ya en­ton­ces, el ac­ti­vis­ta, co­no­ci­do por no be­ber y prac­ti­car de­por­te dia­ria­men­te y que se sa­bía muy vi­gi­la­do, afir­mó que le ha­bían co­lo­ca­do las dro­gas.

“Fa­bri­ca­ron el ca­so pe­nal du­ran­te cin­co me­ses y la sen­ten­cia du­ran­te ocho”, afir­mó Ti­tíev a la pren­sa pre­sen­te en el jui­cio, tras co­no­cer el ve­re­dic­to. La fa­mi­lia Co­mo si Bu­te­fli­ka no hu­bie­se oí­do el men­sa­je de la ca­lle, la pre­si­den­cia emi­tió ayer una car­ta en su nom­bre en la que el pre­si­den­te ase­gu­ra que la con­fe­ren­cia na­cio­nal co­men­za­rá a fun­cio­nar en bre­ve. La mi­si­va leí­da en nom­bre del je­fe de Es­ta­do se­ña­la­ba: “Nues­tro país se dis­po­ne a cam­biar su ré­gi­men de Go­bierno y a re­no­var su sis­te­ma po­lí­ti­co, eco­nó­mi­co y so­cial a fa­vor de la con­fe­ren­cia na­cio­nal inclusiva que se ce­le­bra­rá en un fu­tu­ro muy pró­xi­mo con la par­ti­ci­pa­ción de to­das las fran­jas de la po­bla­ción”.

En la car­ta de Bu­te­fli­ka tam­bién se in­di­ca que el pue­blo de­be pres­tar un gran apo­yo al Ejér­ci­to pa­ra “pro­te­ger a Ar­ge­lia con­tra los enemi­gos del ex­te­rior y dis­fru­tar de la quie­tud y de la es­ta­bi­li­dad”. Una pa­la­bra, es­ta­bi­li­dad, que ha si­do tan­tas ve­ces enar­bo­la­da por el ré­gi­men que a es­tas al­tu­ras se vuel­ve con­tra el pro­pio pre­si­den­te, ya que mu­chos ma­ni­fes­tan­tes con­si­de­ran que el ma­yor fac­tor de ines­ta­bi­li­dad lo ge­ne­ra la per­ma­nen­cia de Bu­te­fli­ka en el po­der.

La con­fe­ren­cia de tran­si­ción es­tá pre­si­di­da por uno de sus hom­bres de con­fian­za, el di­plo­má­ti­co Lakh­dar Brahi­mi, de 85 años. Ya ha si­do bau­ti­za­da en las re­des co­mo “la con­fe­ren­cia zom­bi”. Pa­ra bue­na par­te de la so­cie­dad ci­vil, la per­ma­nen­cia de Bu­te­fli­ka más allá del 26 de abril, fe­cha en que la Cons­ti­tu­ción pre­vé el fin de su man­da­to, lo con­vier­te en un gol­pis­ta. del ac­ti­vis­ta ha aban­do­na­do el país ha­ce ya un tiem­po de­bi­do a las ame­na­zas. Sus abo­ga­dos y sus com­pa­ñe­ros re­cla­man que la sen­ten­cia es “ile­gal” pe­ro tam­bién se han mos­tra­do ali­via­dos por­que sea “re­la­ti­va­men­te mo­de­ra­da” por el he­cho de que pue­da cum­plir­la en una co­lo­nia pe­nal, di­jo uno de los res­pon­sa­bles de Me­mo­rial, Oleg Or­lov, se­gún In­ter­fax.

Las au­to­ri­da­des che­che­nas se apre­su­ra­ron a ne­gar cual­quier im­pli­ca­ción en la sen­ten­cia. “No hu­bo in­ter­fe­ren­cia di­rec­ta o in­di­rec­ta en el pro­ce­so ju­di­cial por par­te de las au­to­ri­da­des de Che­che­nia”, di­jo el por­ta­voz je­fe, Al­vi Ka­ri­mov. “Al con­tra­rio, se im­pu­so a la cor­te una pre­sión a gran es­ca­la sin pre­ce­den­tes de los di­plo­má­ti­cos oc­ci­den­ta­les y de va­rias or­ga­ni­za­cio­nes oc­ci­den­ta­les”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.