Fi­li­pi­nas aban­do­na la Cor­te Pe­nal In­ter­na­cio­nal

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Vio­len­cia po­li­cial

Fi­li­pi­nas ha aban­do­na­do la Cor­te Pe­nal In­ter­na­cio­nal (CPI) un año des­pués de que Ro­dri­go Du­ter­te, el pre­si­den­te del país, anun­cia­ra la de­ci­sión de dar­se de ba­ja de la úni­ca ins­tan­cia per­ma­nen­te con ca­pa­ci­dad pa­ra juz­gar el ge­no­ci­dio y los crí­me­nes de gue­rra y con­tra la hu­ma­ni­dad.

La fis­ca­lía ana­li­za de for­ma pre­li­mi­nar los su­pues­tos de­li­tos co­me­ti­dos en el país des­de ju­lio de 2016 “en el mar­co de la gue­rra con­tra las dro­gas”, pe­ro Du­ter­te con­si­de­ra que es un in­ten­to de vio­lar la so­be­ra­nía na­cio­nal de su país y su pre­sun­ción de inocen­cia. Las pro­pias au­to­ri­da­des fi­li­pi­nas ci­fran en 7.000 los muer­tos du­ran­te las re­da­das po­li­cia­les.

Du­ter­te anun­ció en 2018 la sa­li­da de Fi­li­pi­nas de la CPI, pe­ro ha te­ni­do que es­pe­rar un año pa­ra ha­cer­la efec­ti­va. Es el pla­zo im­pues­to por el Es­ta­tu­to de Ro­ma, tex­to fun­da­cio­nal de la ins­ti­tu­ción. De to­dos mo­dos, los fis­ca­les con­ti­nua­rán con sus in­ves­ti­ga­cio­nes ex­plo­ra­to­rias pues­to que “la ju­ris­dic­ción de la Cor­te se man­tie­ne res­pec­to a los he­chos ocu­rri­dos an­tes de la re­ti­ra­da de un país miem­bro”, se­gún ex­pli­can sus por­ta­vo­ces. El Eje­cu­ti­vo fi­li­pino ase­gu­ra que su sis­te­ma ju­di­cial fun­cio­na “per­fec­ta­men­te”, y el pro­pio pre­si­den­te ha ame­na­za­do “con de­te­ner a Fa­tou Ben­sou­da”, la fis­cal je­fe de la CPI, “si en­tra en el país”.

Aun­que los exá­me­nes pre­li­mi­na­res no ga­ran­ti­zan la aper­tu­ra de un ca­so, son obli­ga­to­rios pa­ra po­der ha­cer­lo. En es­ta oca­sión, se de­ri­van, res­pec­ti­va­men­te, de sen­das de­nun­cias pre­sen­ta­das por fa­mi­lia­res de ocho víc­ti­mas, que acu­san a Du­ter­te de ase­si­na­to, y por el abo­ga­do de dos pre­sun­tos si­ca­rios que cum­plían su­pues­tas ór­de­nes ofi­cia­les. El pre­si­den­te fi­li­pino lle­gó al po­der en 2016 con la pro­me­sa de aca­bar con el pro­ble­ma de las dro­gas. Sus mé­to­dos han si­do con­de­na­dos por la vio­len­cia de las re­da­das po­li­cia­les, sal­da­das con muer­tos en­tre pre­sun­tos tra­fi­can­tes y con­su­mi­do­res. Hu­man Rights Watch ha in­di­ca­do que la si­tua­ción so­lo cam­bia­rá “si se lo­gra un acuer­do na­cio­nal o in­ter­na­cio­nal pa­ra im­pe­dir es­te ti­po de mé­to­dos in­dis­cri­mi­na­dos”.

En 2017, Bu­run­di tam­bién se re­ti­ró de la CPI, que en su ca­so in­ves­ti­ga ya ofi­cial­men­te la co­mi­sión de su­pues­tos crí­me­nes con­tra la hu­ma­ni­dad den­tro y fue­ra del país —en­tre 2015 y 2017— por par­te de va­rios de sus na­cio­na­les con­tra opo­si­to­res del pre­si­den­te, Pie­rre Nku­run­zi­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.