El se­cre­to me­jor guar­da­do de Was­hing­ton

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Res­pal­do po­pu­lar

The New York Des­ti­tuir a un pre­si­den­te elec­to es una de las com­pe­ten­cias más de­li­ca­das del po­der le­gis­la­ti­vo. Pe­ro el res­pal­do po­pu­lar, se­gún los son­deos, es am­plio. Cer­ca de un 45% de los es­ta­dou­ni­den­ses apo­ya abrir jui­cio po­lí­ti­co a Trump, to­do un ré­cord: en mar­zo de 1974, cin­co me­ses an­tes de que di­mi­tie­ra Ri­chard Ni­xon, el 43% de los es­ta­dou­ni­den­ses apo­ya­ba su im­peach­ment. En­tre los de­mó­cra­tas, un 68% de los vo­tan­tes apo­ya la me­di­da y so­lo una cuar­ta par­te de los 235 con­gre­sis­tas del par­ti­do se ha ex­pre­sa­do pú­bli­ca­men­te a fa­vor.

Obs­truc­ción a la jus­ti­cia por tra­tar de boi­co­tear las in­ves­ti­ga­cio­nes fe­de­ra­les. Acep­tar la ayu­da de Ru­sia en la cam­pa­ña. Vio­lar las le­yes de fi­nan­cia­ción elec­to­ral al pa­gar a aman­tes por su si­len­cio. Son va­rios los com­por­ta­mien­tos del pre­si­den­te que los de­mó­cra­tas creen que en­ca­ja­rían en esos “otros de­li­tos o fal­tas gra­ves” que exi­ge el ar­tícu­lo 2 de la Cons­ti­tu­ción pa­ra ini­ciar un im­peach­ment.

Pe­ro, aun­que la ini­cia­ti­va co­rres­pon­de a la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, es el Se­na­do el que lue­go de­be de­ci­dir por ma­yo­ría de dos ter­cios si aprue­ba o no el jui­cio po­lí­ti­co. Nun­ca, has­ta la fe­cha, ha pros­pe­ra­do un im­peach­ment en la Cá­ma­ra al­ta. Los par­ti­da­rios de ini­ciar el pro­ce­so cuan­to an­tes ale­gan que no ne­ce­si­tan es­pe­rar a las con­clu­sio­nes de Mue­ller pa­ra sa­ber que hay ca­so, y que no de­ben de­ci­dir en fun­ción de lo que va­yan o no a ha­cer los re­pu­bli­ca­nos. Pe­ro la­ma­yo­ría no desea ini­ciar un im­peach­ment sin te­ner ga­ran­tía del apo­yo de un nú­me­ro su­fi­cien­te de se­na­do­res re­pu­bli­ca­nos, y eso so­lo su­ce­de­ría con un in­for­me de Mue­ller ex­tre­ma­da­men­te con­tun­den­te.

La ex­pec­ta­ción es tal que se­rá di­fí­cil que el in­for­me no de­frau­de. Por eso la lí­nea ofi­cial de los de­mó­cra­tas es se­guir in­ves­ti­gan­do en la Cá­ma­ra, aho­ra que son ma­yo­ría. Así evi­tan re­tra­tar­se co­mo ra­di­ca­les an­te los vo­tan­tes mo­de­ra­dos y, en cam­bio, sa­can a re­lu­cir los tra­pos su­cios del pre­si­den­te, en la es­pe­ran­za de que esos mis­mo vo­tan­tes lo re­cha­cen en las ur­nas el año que vie­ne. Si aún así sa­lie­ra re­ele­gi­do, re­cuer­dan, tam­bién po­drían ini­ciar el im­peach­ment en 2021.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.