Fi­cha­jes me­diá­ti­cos lle­va­dos en per­so­na por los je­fes

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

nú­me­ro dos nú­me­ro tres, Uno de los gran­des dra­mas de la po­lí­ti­ca de los úl­ti­mos años era la enor­me di­fi­cul­tad pa­ra in­cor­po­rar pro­fe­sio­na­les in­de­pen­dien­tes a un­mun­do ca­da vez más en­ra­re­ci­do, don­de el ni­vel de con­trol y de exi­gen­cia es enor­me y las ba­ta­llas in­ter­nas, co­mo la que se ha vi­vi­do aho­ra con las lis­tas, de­jan muy mal sa­bor de bo­ca en per­so­nas po­co acos­tum­bra­das a la vi­da or­gá­ni­ca. Sin em­bar­go, es­ta vez pa­re­ce di­fe­ren­te. Los par­ti­dos es­tán de­mos­tran­do una im­por­tan­te ca­pa­ci­dad de in­cor­po­rar fi­cha­jes de los que ellos lla­man “so­cie­dad ci­vil” —co­mo si la po­lí­ti­ca no lo fue­ra— con al­gu­nos nom­bres muy me­diá­ti­cos que es­tán do­mi­nan­do la pre­cam­pa­ña.

La nue­va olea­da la em­pe­zó Pe­dro Sán­chez, que en la for­ma­ción de su Go­bierno lo­gró in­cor­po­rar a pro­fe­sio­na­les aje­nos has­ta en­ton­ces a la po­lí­ti­ca —co­mo el juez Fer­nan­do Gran­de-Mar­las­ka, la fis­cal Do­lo­res Del­ga­do, el pre­sen­ta­dor Má­xim Huer­ta, que di­mi­tió a la se­ma­na, y el as­tro­nau­ta Pe­dro Du­que. Sán­chez si­guió fi­chan­do pa­ra Ma­drid al en­tre­na­dor de ba­lon­ces­to Pe­pu Her­nán­dez, pe­ro aho­ra en las lis­tas de­fi­ni­ti­vas so­lo ha in­cor­po­ra­do co­mo gran fi­cha­je al in­te­lec­tual Sa­mi Nair co­mo eu­ro­dipu­tado.

El PP ha te­ni­do mu­cho más cla­ro que ne­ce­si­ta­ba fi­cha­jes me­diá- ti­cos. Aun­que aún no ha ter­mi­na­do su ela­bo­ra­ción de lis­tas —so­lo tie­ne de­ci­di­dos los que las en­ca­be­zan en el Con­gre­so— ya ha ha­bi­do va­rias sor­pre­sas, con los pe­rio­dis­tas Pa­blo Mon­te­si­nos, co­mo nú­me­ro uno por Má­la­ga y Ca­ye­ta­na Ál­va­rez de To­le­do por Bar­ce­lo­na co­mo es­tre­llas. Pe­ro los po­pu­la­res no se han que­da­do ahí, y han fi­cha­do a Juan Jo­sé Cor­tés, pa­dre de Mariluz, la ni­ña de cin­co años ase­si­na­da en 2008. Es­te úl­ti­mo ha si­do el más po­lé­mi­co.

Ciu­da­da­nos, que en va­rias pro­vin­cias se ha es­pe­cia­li­za­do en fi­char pe­rio­dis­tas lo­ca­les co­no­ci­dos o ca­ras me­diá­ti­cas co­mo la del hu­mo­ris­ta Fe­li­su­co, tam­bién dio la sor­pre­sa es­te fin de se­ma­na con Mar­co­sDe Quin­to, ex vi­ce­pre­si­den­te de Co­ca-Co­la y Ed­mun­do Bal, el abo­ga­do del Es­ta­do re­le­va­do por el Go­bierno del jui­cio del pro­cés por su in­sis­ten­cia en man­te­ner la acu­sa­ción por re­be­lión que el Eje­cu­ti­vo no veía sos­te­ni­ble ju­rí­di­ca­men­te. Po­de­mos aún no ha des­ve­la­do sus lis­tas, pe­ro ya ha anun­cia­do que se re­ser­va al­gu­nos nom­bres de re­lum­brón.

Na­die ocul­ta que se tra­ta de lo­grar im­pac­to en la te­le­vi­sión, don­de es­tas per­so­nas se mue­ven con co­mo­di­dad des­pués de años de ex­pe­rien­cia, y en las re­des, en las que son mu­cho más co­no­ci­dos que los po­lí­ti­cos ve­te­ra­nos. Es­te ti­po de de­ci­sio­nes tie­ne otra ca­rac­te­rís­ti­ca. Son op­cio­nes per­so­na­les de los lí­de­res, que las lle­van con gran se­cre­to pa­ra ga­ran­ti­zar el im­pac­to me­diá­ti­co. Al no de­ber­se a na­die más que a los je­fes má­xi­mos de los par­ti­dos, es­te ti­po de nom­bres au­men­tan si ca­be el con­trol que tie­nen los pre­si­den­tes de sus gru­pos par­la­men­ta­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.