Los Ca­si­rag­hi que pre­fie­ren el ne­go­cio a las fies­tas

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Repu­tada eco­no­mis­ta

de no­so­tros, mi hi­ja es una bue­na chi­ca”.

Sien­te pa­sión por sus nie­tos y en al­gu­na en­tre­vis­ta ha co­men­ta­do que An­drea fue quien más su­frió la muer­te de Ste­fano, en 1990. “A ve­ces se po­ne su ro­pa”, ha di­cho. De­fi­ne a Car­lo­ta co­mo “de­ter­mi­na­da y es­qui­va” y de Pie­rre des­ta­ca que “ama la vi­da”; a me­nu­do re­cuer­da con hu­mor al­guno de sus de­va­neos, co­mo la oca­sión en la que fue fo­to­gra­fia­do en Milán pin­tan­do un gra­fi­ti en las pa­re­des de un edi­fi­cio, de no­che. “En ca­sa le ti­ra­ron de las ore­jas”, di­jo su abue­la. El epi­so­dio tu­vo gran re­per­cu­sión y el en­ton­ces con­ce­jal de Cul­tu­ra de la ciu­dad apo­dó el su­ce­so co­mo “una re­vo­lu­ción que mar­ca una épo­ca”, en de­cla­ra­cio­nes al Co­rrie­re de­lla Sera. “Los­gra­fi­tis han pa­sa­do del pue­blo, de las ca­lles, a la no­ble­za”, aña­dió. Otro pi­lar de la fa­mi­lia es Ro­sal­ba Ca­si­rag­hi, la úni­ca tía por par­te de pa­dre de An­drea, Car­lo­ta y Pie­rre. En­tre­na­da des­de la cu­na pa­ra el mun­do de los ne­go­cios, tam­bién lle­va gra­ba­do el ta­len­to em­pre­sa­rial en el ADN. Es una repu­tada eco­no­mis­ta for­ma­da en la can­te­ra de la Uni­ver­si­dad Boc­co­ni. Re­ser­va­da co­mo to­dos sus pa­rien­tes, ha man­te­ni­do cier­ta in­de­pen­den­cia de las com­pa­ñías fa­mi­lia­res y se ha la­bra­do un exi­to­so ca­mino por li­bre.

Ha pa­sa­do por los con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción de va­rias gran­des em­pre­sas y ac­tual­men­te tra­ba­ja en la pe­tro­le­ra ita­lia­na ENI, don­de es pre­si­den­ta de la jun­ta de au­di­to­res es­ta­tu­ta­rios. Du­ran­te mu­cho tiem­po fue la úni­ca mu­jer de la cú­pu­la del co­lo­so ban­ca­rio In­te­sa San­pao­lo. “En ge­ne­ral, un hom­bre tie­ne más al­ter­na­ti­vas, mien­tras que pa­ra una mu­jer ac­ce­der a las pri­me­ras po­si­cio­nes re­sul­ta tan com­ple­jo que ha­ber lle­ga­do se con­vier­te en lo más gra­ti­fi­can­te y la re­tri­bu­ción ca­si en al­go ac­ce­so­rio”, de­cla­ró a Il So­le 24 Ore en 2009. Lle­va una vi­da tran­qui­la y co­mún y va en tren a tra­ba­jar. “La gen­te se ima­gi­na chó­fe­res y co­ches ofi­cia­les, no se es­pe­ran ver a una Ca­si­rag­hi en el mis­mo va­gón”, bro­mea­ba en otra en­tre­vis­ta con el mis­mo dia­rio, en la que tam­bién con­fe­só que en ca­sa los ca­pri­chos y los ex­ce­sos es­tu­vie­ron siem­pre prohi­bi­dos. “Tam­bién Ste­fano era así y cuan­do se ca­só con Ca­ro­li­na no cam­bió na­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.