Friends

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

e van a cum­plir 25 años del es­treno de Friends y ya em­pie­zan los fas­tos con­me­mo­ra­ti­vos, de los que nos que­da mu­cho bom­bar­deo, por­que el aniver­sa­rio lo me­re­ce, y Friends nun­ca ha de­ja­do de re­emi­tir­se. Hoy, por ejem­plo, es uno de los éxi­tos de Net­flix, pe­se a que los mi­le­nia­les más tier­nos la per­ci­ban co­mo un cuen­to in­so­por­ta­ble­men­te cla­sis­ta y ra­cis­ta.

Co­mo chi­co de ba­rrio muy re­sa­bia­do y ci­ni­cón, ejer­cí el pa­pel de de­trac­tor: me caían fa­tal esos pi­ji­tos neo­yor­qui­nos que se pa­sa­ban la vi­da en un ca­fé cu­qui. Esa gen­te no exis­te, me de­cía; unos cu­rri­tos no pue­den per­mi­tir­se lle­var esa vi­do­rra en Manhattan. Y cla­ro que no exis­tían: ¡ por­que eran per­so­na­jes de fic­ción, par­diez! Me cos­tó caer­me del ca­ba­llo y apre­ciar sus ai­res de co­me­dia bu­fa, ca­si de tea­tro de tí­te­res, con esa cuar­ta pa­red en for­ma de pú­bli­co en di­rec­to cu­yas car­ca­ja­das mar­ca­ban el rit­mo de ca­da ca­pí­tu­lo. Cuan­do re­pa­ré en que Friends nun­ca pre­ten­dió la me­nor ve­ro­si­mi­li­tud y que sus per­so­na­jes ca­bal­ga­ban des­bo­ca­dos ha­cia la caricatura, me con­ver­tí a su sec­ta.

La iden­ti­fi­ca­ción que pro­vo­ca­ba en una ma­yo­ría de su au­dien­cia no era rea­lis­ta, sino as­pi­ra­cio­nal. La gen­te no sen­tía que Friends es­ta­ba na­rran­do su vi­da, sino que na­rra­ba su ideal de vi­da, pe­ro de una for­ma tan gro­tes­ca y cha­far­de­ra que obli­ga­ba al es­pec­ta­dor a reír­se de sus pro­pias as­pi­ra­cio­nes: sí, se­ría tan guay vi­vir en un apar­ta­men­to co­que­to del Green­wich Vi­lla­ge, pe­ro sa­bían que era un sue­ño ri­dícu­lo.

Sin em­bar­go, aun­que im­pro­ba­ble, era un sue­ño po­si­ble. Un par de ge­ne­ra­cio­nes fui­mos edu­ca­das en la idea de que nues­tra vi­da po­día ser co­mo la su­ya: frí­vo­la, prós­pe­ra y apo­lí­ti­ca. Una ado­les­cen­cia pro­rro­ga­da más allá de los trein­ta. Has­ta que Leh­man Brot­hers se hun­dió y esa ado­les­cen­cia eter­na de­jó de ser un sue­ño al que as­pi­rar y de­vino una pe­sa­di­lla a la que re­sig­nar­se. Es ló­gi­co que los mi­le­nia­les sien­tan que el pú­bli­co en di­rec­to de Friends no se ríe de los chis­tes, sino de ellos y de su puer­ca des­gra­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.