Es­pa­ña apo­ya re­for­zar el Es­ta­do de de­re­cho, pe­ro pide pru­den­cia

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Cas­ti­go eco­nó­mi­co

Es­pa­ña res­pal­da to­das las ini­cia­ti­vas eu­ro­peas que re­fuer­cen el cum­pli­mien­to del Es­ta­do de de­re­cho en un con­tex­to de cre­cien­tes desafíos a las re­glas de­mo­crá­ti­cas de la UE. Pe­ro al mis­mo tiem­po, el Go­bierno es­pa­ñol pide pru­den­cia en la crea­ción de nue­vos me­ca­nis­mos de eva­lua­ción que pue­dan co­li­sio­nar con los ya exis­ten­tes. “Siem­pre apo­ya­mos un ma­yor con­trol del Es­ta­do de de­re­cho, pe­ro hay que te­ner cla­ro el va­lor aña­di­do de un nue­vo es­que­ma”, ar­gu­men­tan fuen­tes del Mi­nis­te­rio de Ex­te­rio­res res­pec­to a la ido­nei­dad de la pro­pues­ta de Ale­ma­nia y Bél­gi­ca, que abo­gan por es­ta­ble­cer una re­vi­sión pe­rió­di­ca de las cre­den­cia­les de­mo­crá­ti­cas de los Es­ta­dos eu­ro­peos.

El Go­bierno es­pa­ñol —tam­bién du­ran­te el man­da­to de Ma­riano Ra­joy— siem­pre se ha pues­to del la­do de la Co­mi­sión Eu­ro­pea y del eje fran­co­ale­mán an­te los in­cum­pli­mien­tos sis­te- má­ti­cos que rea­li­za Po­lo­nia de los va­lo­res fun­da­men­ta­les de la UE, par­ti­cu­lar­men­te la in­de­pen­den­cia ju­di­cial. El an­te­rior Eje­cu­ti­vo in­clu­so es­gri­mió el Es­ta­do de de­re­cho en cla­ve in­ter­na pa­ra de­nun­ciar que el in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán adop­ta­ba una ac­ti­tud no muy di­fe­ren­te de la de Var­so­via fren­te a Bru­se­las. La lle­ga­da de Pe­dro Sán­chez no ha va­ria­do esa apro­xi­ma­ción.

Es­pa­ña in­clu­so re­ci­be con agra­do —pen­dien­te de una pos­tu­ra más per­fi­la­da en el de­ba­te so­bre el pró­xi­mo pre­su­pues­to eu­ro­peo— la po­lé­mi­ca pro­pues­ta de la Co­mi­sión de re­cor­tar fon­dos a los miem­bros del club co­mu­ni­ta­rio que in­cum­plan los pre­cep­tos bá­si­cos. En­tre ellos la aco­gi­da de re­fu­gia­dos, a la que al­gu­nos so­cios eu­ro­peos se re­sis­ten sin que eso im­pac­te en las ayu­das que re­ci­ben de la bol­sa co­mún de la UE.

Pe­se a com­par­tir la te­sis ge­ne­ral, el sal­to que die­ron ayer los Eje­cu­ti­vos ale­mán y bel­ga pa­ra che­quear pe­rió­di­ca­men­te a to­dos los Es­ta­dos eu­ro­peos ge­ne­ra al­gu­nas du­das a las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las. Cual­quier es­que­ma adicional, más allá del ar­tícu­lo sie­te de los tra­ta­dos, que se in­vo­ca cuan­do un país se des­li­za ha­cia el au­to­ri­ta­ris­mo, de­be ser cohe­ren­te con lo que ya exis­te, ar­gu­men­tan en Ex­te­rio­res. En el nue­vo pac­to, el cas­ti­go eco­nó­mi­co a los in­frac­to­res tam­bién po­dría in­tro­du­cir­se más tem­prano que tar­de. La pre­si­den­cia ale­ma­na (pri­mer se­mes­tre de 2020) tie­ne pre­vis­to re­ma­tar el nue­vo mar­co pre­su­pues­ta­rio de la UE (2021-2027), lo que ayu­da­ría a Ber­lín a au­nar sus dos ob­je­ti­vos: en­du­re­cer la vi­gi­lan­cia del Es­ta­do de de­re­cho y re­cor­tar fon­dos es­truc­tu­ra­les a los paí­ses que vio­len los va­lo­res fun­da­men­ta­les de la UE. “Ese víncu­lo si­gue sien­do uno de nues­tros ma­yo­res ob­je­ti­vos de ca­ra a la ne­go­cia­ción del mar­co pre­su­pues­ta­rio”, ad­ver­tía ayer Roth.

En la ac­tua­li­dad, la Co­mi­sión Eu­ro­pea ape­nas dis­po­ne de ins­tru­men­tos pa­ra ve­lar por la ca­li­dad de­mo­crá­ti­ca. So­lo en el ca­so de Ru­ma­nia y Bul­ga­ria, que in­gre­sa­ron en el club en 2007, se es­ta­ble­ció un me­ca­nis­mo de ve­ri­fi­ca­ción que ca­da año com­prue­ba la evo­lu­ción de esos dos paí­ses en áreas co­mo la lu­cha con­tra la co­rrup­ción o la in­de­pen­den­cia del sis­te­ma ju­di­cial.

Pa­ra el res­to de so­cios, Bru­se­las tie­ne que re­cu­rrir a la lla­ma­da “ar­ma nu­clear” del ar­tícu­lo 7 cu­yos efec­tos po­lí­ti­ca­men­te de­vas­ta­do­res ha­cen ca­si im­po­si­ble su uti­li­za­ción has­ta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias. La Co­mi­sión ac­ti­vó el ar­tícu­lo con­tra Po­lo­nia y el Par­la­men­to Eu­ro­peo con­tra Hun­gría. Pe­ro el ex­pe­dien­te no ha avan­za­do en nin­guno de los dos ca­sos, por­que la ma­yo­ría de las ca­pi­ta­les, so­bre to­do las de Eu­ro­pa Cen­tral y del Es­te, se re­sis­ten a res­pal­dar el cas­ti­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.