Un pre­si­den­te, 64 in­te­lec­tua­les, 8 ho­ras de de­ba­te

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El neo­lo­gis­mo sa­lió ya avan­za­da la no­che, a me­dio de­ba­te en­tre el pre­si­den­te fran­cés Em­ma­nuel Ma­cron y 64 in­te­lec­tua­les. “Es­ta­mos ha­cien­do un ejer­ci­cio ex­tra­or­di­na­rio de cha­le­co-ama­ri­llo­lo­gía”, di­jo uno de los par­ti­ci­pan­tes, el so­ció­lo­go Julien Da­mon.

El ha­llaz­go hi­zo son­reír al pre­si­den­te. Qui­zá era el me­jor re­su­men de lo que es­ta­ba ocu­rrien­do en aquel mo­men­to en el pa­la­cio del Elí­seo, se­de de la pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca. Al­gu­nas de las ca­be­zas pen­san­tes del país le da­ban vuel­tas y más vuel­tas a la re­vuel­ta de las cla­ses­me­dias em­po­bre­ci­das iden­ti­fi­ca­bles por sus cha­le­cos fluo­res­cen­tes.

Una vez ter­mi­na­da la reunión, Da­mon, es­pe­cia­lis­ta en te­mas co­mo la ex­clu­sión so­cial o el urbanismo de los ba­rrios de cha­bo­las, co­men­ta­ba por co­rreo elec­tró­ni­co: “La pa­la­bra cha­le­co-ama­ri­llo­lo­gía se me ocu­rrió vien­do a edi­to­ria­lis­tas e in­te­lec­tua­les, des­de ha­ce me­ses, di­cien­do en te­le­vi­sión: ‘Los cha­le­cos ama­ri­llos son es­to…’, ‘los cha­le­cos ama­ri­llos son lo otro…’ Se ha con­ver­ti­do ca­si en una dis­ci­pli­na in­te­lec­tual”.

Ma­cron ha­bía con­vo­ca­do a fi­ló­so­fos, his­to­ria­do­res, so­ció­lo­gos, eco­no­mis­tas, cien­tí­fi­cos co­mo epí­lo­go al gran de­ba­te na­cio­nal. Du­ran­te dos me­ses, des­de me­dia­dos de enero, se han ce­le­bra­do más de 10.000 reunio­nes por to­do el país. El pre­si­den­te ha par­ti­ci­pa­do en una de­ce­na. Se tra­ta­ba de dar la pa­la­bra a los fran­ce­ses y en­cau­zar la in­sa­tis­fac­ción po­pu­lar.

Pe­ro, cuan­do to­do pa­re­cía en vías de so­lu­ción, el sá­ba­do los cha­le­cos ama­ri­llos, mez­cla­dos con en­ca­pu­cha­dos, sem­bra­ron la des­truc­ción en el cen­tro de Pa­rís. La reunión en el Elí­seo co­men­zó mien­tras que a unos me­tros, en los Cam­pos Elí­seos, los des­tro­zos del sá­ba­do se­guían vi­si­bles, y el pri­mer mi­nis­tro, Édouard Phi­lip­pe, anun­cia­ba un re­fuer­zo de la es­tra­te­gia po­li­cial.

El en­sa­yis­ta Pas­cal Bruck­ner abrió el fue­go de­nun­cian­do “es­ta anar­quía cre­cien­te, que ha­ce de Fran­cia un país en un es­ta­do de ca­si gue­rra ci­vil lar­va­da, en el que el odio de to­dos con­tra ca­da uno pa­re­ce triun­far”. La po­li­tó­lo­ga Do­mi­ni­que Sch­nap­per re­cor­dó que “la de­mo­cra­cia es res­pe­tar las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas y res­pe­tar el Es­ta­do de de­re­cho” y la­men­tó el re­gre­so de “los mi­tos de la de­mo­cra­cia to­tal, di­rec­ta, ab­so­lu­ta”. Sch­nap­per alu­día a la re­cla­ma­ción, por par­te de al­gu­nos cha­le­cos ama­ri­llos, de más de­mo­cra­cia di­rec­ta en un sis­te­ma que per­ci­ben co­mo eli­tis­ta y des­pe­ga­do de la Fran­cia real.

Du­ran­te esas ocho ho­ras, en-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.