Los pre­sos im­po­nen al ‘pre­si­dent’ el nom­bre de la sus­ti­tu­ta de Ar­ta­di

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Fi­nal­men­te hay re­le­vo ofi­cial pa­ra la con­se­je­ra de Pre­si­den­cia y mano de­re­cha de Quim To­rra. La sus­ti­tu­ta de El­sa Ar­ta­di se­rá Me­rit­xell Bu­dó, has­ta aho­ra al­cal­de­sa de La Ga­rri­ga (Bar­ce­lo­na) en cu­yo ha­ber tie­ne una di­la­ta­da ex­pe­rien­cia en el ám­bi­to mu­ni­ci­pal pe­ro con nu­lo co­no­ci­mien­to de los en­tre­si­jos de la Ge­ne­ra­li­tat con los que ten­drá que li­diar has­ta aho­ra. La elec­ción de Bu­dó no obe­de­ce a la con­fian­za per­so­nal de To­rra, sino a la pre­sión que los pre­sos, y par­ti­cu­lar­men­te el ex­con­se­je­ro de Pre­si­den­cia, Jordi Tu­rull, han he­cho des­de la cár­cel.

Bu­dó to­ma­rá oficialmen­te po­se­sión del car­go el pró­xi­mo lu­nes pe­ro la Ge­ne­ra­li­tat con­fir­mó ayer el nom­bra­mien­to an­te la pre­mu­ra de Ar­ta­di pa­ra aban­do­nar el car­go, ya que se­rá la ca­ra vi­si­ble de Junts per Ca­ta­lun­ya en Bar­ce­lo­na las pró­xi- mas elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les.

La fal­ta de ex­pe­rien­cia de la fu­tu­ra mano de­re­cha de Quim To­rra den­tro del Go­vern con­tras­ta con el ele­va­do vo­lu­men de atri­bu­cio­nes que tie­ne un de­par­ta­men­to que for­ma par­te del co­ra­zón ins­ti­tu­cio­nal de la Ge­ne­ra­li­tat. En­tre otras fun­cio­nes Bu­dó ten­drá que ha­cer­se car­go de las la­bo­res de se­cre­ta­ría del Go­bierno, ase­so­ra­mien­to y re­pre­sen­ta­ción ju­rí­di­ca del mis­mo y coor­di­nar el Con­se­jo Téc­ni- co, ade­más de li­de­rar la coor­di­na­ción de to­dos los de­par­ta­men­tos. Ar­ta­di se ha­bía he­cho car­go de la con­se­je­ría des­pués de pa­sar tres años co­mo coor­di­na­do­ra in­ter­de­par­ta­men­tal de la Ge­ne­ra­li­tat y an­te­rior­men­te co­mo ase­so­ra del de­par­ta­men­to de Eco­no­mía.

Co­mo ca­si to­do lo que pa­sa den­tro del Go­bierno ca­ta­lán los úl­ti­mos años, el nom­bra­mien­to de Bu­dó no ha es­ta­do exen­to de ten­sio­nes. De en­tra­da se pre­ten­día que la nue­va con­se­je­ra per­die­ra el ran­go de por­ta­voz que ha os­ten­ta­do Ar­ta­di los úl­ti­mos me­ses. Fi­nal­men­te, la pre­sión de Jordi Tu­rull, a quien To­rra y el ex­pre­si­den­te Puig­de­mont si­guen con­si­de­ran­do “consejero lé­gí­ti­mo de Pre­si­den­cia”, ha he­cho que la nue­va con­se­je­ra man­ten­ga in­tac­tas sus atri­bu­cio­nes.

Las ten­sio­nes se extienden tam­bién al al­can­ce real de la re­mo­de­la­ción del Go­bierno. Ade­más de Ar­ta­di sal­drá la con­se­je­ra de Cul­tu­ra, Lau­ra Bo­rràs, que for­ma­rá par­te de la can­di­da­tu­ra de Junts per Ca­ta­lun­ya pa­ra las elec­cio­nes ge­ne­ra­les. Y en­ci­ma de la me­sa de To­rra si­gue es­tan­do la po­si­bi­li­dad de efec­tuar una re­mo­de­la­ción más am­plia, al­go que no es­tá ce­rra­do.

En­tre los cam­bios que se plan­tean es­tá la sa­li­da del consejero de Te­rri­to­rio, Da­mià Cal­vet, a quien se con­si­de­ra una per­so­na de con­sen­so en­tre las dos al­mas que con­vi­ven den­tro del PDeCAT. En el par­ti­do mu­chos ven a Cal­vet co­mo el can­di­da­to ideal pa­ra ocu­par­se de la coor­di­na­ción del PDeCAT, cu­ya es­truc­tu­ra es­tá li­te­ral­men­te arra­sa­da por las ten­sio­nes en­tre el sec­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.