El ca­bo pri­me­ro que des­qui­ció a las de­fen­sas

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

A las 12.30, des­pués de la pri­me­ra pau­sa del día, el juez Ma­nuel Mar­che­na pide que pa­se el si­guien­te tes­ti­go. Se­rá el ter­ce­ro de la jor­na­da. Los dos an­te­rio­res han pa­sa­do por el jui­cio sin pe­na ni glo­ria. El pri­me­ro ha si­do el sub­se­cre­ta­rio de Ha­cien­da que fis­ca­li­zó los gas­tos de la Ge­ne­ra­li­tat du­ran­te la pre­pa­ra­ción del 1 de oc­tu­bre. Su de­cla­ra­ción ha es­ta­do lle­na de de­ta­lles téc­ni­cos, de frases tan pe­sa­das que na­da más pro­nun­ciar­las se iban di­rec­tas al fon­do. So­lo al fi­nal, a mo­do de des­pe­di­da, de­ja una frase abier­ta, con pun­tos sus­pen­si­vos, en la que ad­mi­te que a pe­sar del cor­sé que el Go­bierno es­pa­ñol le pu­so al Go­vern pa­ra que no des­ti­na­ra fon­dos al pro­yec­to se­ce­sio­nis­ta, al­go pu­do es­ca­par­se del con­trol del Es­ta­do.

—La reali­dad ma­te­rial de los he­chos es mu­cho más com­ple­ja...

El se­gun­do es un hom­bre de unos 40 años, com­ple­ta­men­te calvo y ves­ti­do con un tra­je gris cla­ro que, na­da más ter­mi­nar su de­cla­ra­ción, se va al bar Ge­nium, a so­lo unos me­tros del Tri­bu­nal Su­pre­mo, y pide un ca­fé con le­che. Pa­ga con dos mo­ne­das de eu­ro y, cuan­do le dan la vuel­ta, se sien­ta a to­már­se­lo en una me­sa al­ta, sin per­der de vis­ta la puerta. Na­die sa­be quién es, por­que ni su fi­lia­ción ni su ima­gen, co­mo las del res­to de guar­dias ci­vi­les que de­cla­ra­rá es­ta semana, se­rá re­trans­mi­ti­da por la se­ñal en di­rec­to. El ter­cer tes­ti­go de la ma­ña­na es el agen­te K47019K.

—Dí­ga­me su car­go —le pre­gun­ta el juez Mar­che­na.

—Ca­bo pri­me­ro de la Guar­dia Ci­vil.

Lo que su­ce­de a con­ti­nua­ción es un es­pec­tácu­lo que ni los es­tu­dian­tes de De­re­cho que hoy aba­rro­tan el Sa­lón de Ple­nos ni la fiel hin­cha­da del la­zo ama­ri­llo es­pe- a se­sión de ayer se pro­me­tía ano­di­na. Pe­ro, co­mo en la vi­da, sal­tó la lie­bre. La lie­bre es el co­man­dan­te de la Guar­dia Ci­vil nú­me­ro P9654OQ. Era el je­fe de la ofi­ci­na de po­li­cía ju­di­cial de Bar­ce­lo­na.

Y ni si­quie­ra él, un­man­do cla­ve del ope­ra­ti­vo del re­fe­rén­dum del 1 de oc­tu­bre, sa­bía cuá­les eran las ór­de­nes reales del Go­bierno.

Así que, por es­ca­la je­rár­qui­ca, se in­fie­re que los guar­dias ci­vi­les y los po­li­cías na­cio­na­les ac­tua­ron a cie­gas. O por in­tui­ción. O se­gún la agu­de­za de su man­do a ras de co­le­gio.

Des­co­no­cían, ase­gu­ró, la ins­truc­ción 4/2017, de 29 de sep­tiem­bre de 2017, del se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Se­gu­ri­dad, Jo­sé An­to­nio Nie­to —el má­xi­mo res­pon­sa­ble del Go­bierno cen­tral des­pla­za­do a Bar­ce­lo­na—, que los ins- ra­ban pre­sen­ciar. A pre­gun­tas del fis­cal Ja­vier Za­ra­go­za, el ca­bo pri­me­ro de­cla­ra du­ran­te una ho­ra y me­dia. Se sa­be de me­mo­ria nom­bres, fe­chas, citas, co­rreos elec­tró­ni­cos, lo que ha­bía en es­te re­gis­tro y en el otro, cuá­les eran las em­pre­sas sa­té­li­tes que uti­li­zó la Ge­ne­ra­li­tat pa­ra en­car­gar y no truía so­bre los “cri­te­rios de ac­tua­ción” (pá­gi­na 4) que de­bían se­guir “du­ran­te la fa­se ope­ra­ti­va”: en la jor­na­da del re­fe­rén­dum ile­gal.

Lean des­pa­cio. Así es­cri­bió Nie­to el pri­mer cri­te­rio: “To­da in­ter­ven­ción de­be es­tar pre­si­di­da por la pre­mi­sa ge­ne­ral de prio­ri­zar la se­gu­ri­dad, tan­to de los efec­ti­vos po­li­cia­les co­mo de los ciu­da­da­nos, so­bre la efi­ca­cia, y pre­ser­var la pa­cí­fi­ca con­vi­ven­cia. Se ha­rá un uso mí­ni­mo y pro­por­cio­na­do de la fuer­za, evi­tan­do cual­quier ex­ce­so en su em­pleo”.

Esas fue­ron las ór­de­nes. Pe­ro to­dos sa­be­mos, por­que lo vi­mos en di­rec­to o di­fe­ri­do, que en al­gu­nos colegios no se cum­plie­ron.

Y ayer apren­di­mos que si no se cum­plie­ron fue por­que no cir­cu­la­ron ha­cia aba­jo. No lle­ga­ron ni al co­man­dan­te P9654OQ, al me­nos se- pa­gar la in­ten­den­cia ne­ce­sa­ria pa­ra el re­fe­rén­dum ile­gal. Por sa­ber, el om­ni­pre­sen­te ca­bo pri­me­ro –es­tu­vo en ca­si to­dos los lu­ga­res ob­je­to de la in­ves­ti­ga­ción— fue quien ter­mi­nó des­ve­lan­do la ver­da­de­ra iden­ti­dad del “tal Toni”, aquel per­so­na­je mis­te­rio­so que con so­lo una lla­ma­da de un te­lé­fono pre­pa­go lo­gró que se im­pri­mie­ran los car­te­les y las pa­pe­le­tas del 1 de oc­tu­bre:

–So­li­ci­ta­mos la en­tra­da y re­gis­tro del do­mi­ci­lio de An­to­niMo­llons, el se­cre­ta­rio de Di­fu­sión de la Ge­ne­ra­li­tat, y allí es­ta­ba, me­ti­da en un ja­rrón del sa­lón, la tar­je­ta SIM con la que se ha­bían he­cho las lla­ma­das anó­ni­mas…

A me­di­da que va avan­zan­do el in­te­rro­ga­to­rio del fis­cal Za­ra­go­za, los abo­ga­dos de­fen­so­res em­pie­zan a po­ner­se ner­vio­sos por la con­tun­den­cia del re­la­to del ca­bo pri­me­ro. In­te­rrum­pen has­ta en ocho oca­sio­nes su de­cla­ra­ción. Los ar­gu­men­tos más fun­da­dos y los más pe­re­gri­nos son re­cha­za­dos por el juez Mar­che­na, mien­tras el fis­cal Za­ra­go­za, sa­tis­fe­cho, con­tem­pla la escena mi­ran­do por en­ci­ma de unas ga­fas de cer­ca. La es­tra­te­gia de la de­fen­sa fue bien mien­tras ha­bla­ron los po­lí­ti­cos, los de un la­do y los de otro, pe­ro en cuan­to el asun­to fue des­cen­dien­do ha­cia lo tan­gi­ble, la his­to­ria se em­pe­zó a com­pli­car. La de­cla­ra­ción de la cú­pu­la de los Mos­sos d’Es­qua­dra —pri­me­ro Ma­nel Cas­tell­ví, lue­go Emi­li Que­ve­do y fi­nal­men­te Jo­sep Lluís Trapero— fue de­mo­le­do­ra pa­ra los lí­de­res in­de­pen­den­tis­tas. Y la de los guar­dias ci­vi­les de a pie tam­bién em­pie­za a sa­car los tra­pos más su­cios, in­clu­so los más vio­len­tos, de aquel oto­ño ca­lien­te.

Los dos guar­dias ci­vi­les que su­ce­den al ca­bo pri­me­ro —un sar­gen­to y un co­man­dan­te— ofre­cen re­la­tos sal­pi­ca­dos de de­ta­lles de lo que se vi­vió al otro la­do de las ma­ni­fes­ta­cio­nes su­pues­ta­men­te pa­cí­fi­cas. “Cuan­do lle­ga­mos a las cin­co de la tar­de a la se­de de Uni­post”, re­la­ta uno de los agen­tes, “fui­mos in­cre­pa­dos, gra­ba­dos, fil­ma­dos y al le­tra­do de la Ad­mi­nis­tra­ción de Jus­ti­cia, que lle­va­ba un pa­sa­mon­ta­ñas pa­ra no ser re­co­no­ci­do, le de­cían “trai­dor, te co­no­ce­mos”. El guar­dia cuen­ta que, en otra ope­ra­ción, in­clu­so los de­te­ni­dos lle­ga­ron a su­frir es­ce­nas de pá­ni­co: “Xa­vier Puig no da­ba cré­di­to, es­ta­ba vi­vien­do un ca­pí­tu­lo de te­rror to­tal, so­lo de­cía sá­quen­me de aquí”. gún es­te car­go de la Be­ne­mé­ri­ta tes­ti­fi­có ayer: —En con­cre­to, no. Así con­tes­tó a la pre­gun­ta de si se les ha­bía da­do co­pia de esa ins­truc­ción tras­cen­den­tal. “Tam­po­co” se la ex­pli­ca­ron en el brie­fing pre­vio a la jor­na­da de vo­ta­ción, afir­mó.

—Sí nos di­je­ron que ha­bía que ac­tuar con pro­por­cio­na­li­dad —aña­dió. O sea, so­lo (y so­lo ver­bal­men­te) la úl­ti­ma frase del pri­mer cri­te­rio, li­te­ral­men­te trans­cri­to aquí arri­ba.

Eso sí, el co­man­dan­te opi­nó que, al ca­bo, la de las fuer­zas de se­gu­ri­dad del Es­ta­do “fue una ac­tua­ción pro­por­cio­na­da”, pe­se a al­gu­nas re­so­lu­cio­nes ju­di­cia­les ya dis­cre­pan­tes.

¿Quién cor­to­cir­cui­tó la ins­truc­ción? Cuan­do se se­pa, sa­bre­mos quién fue la mano ne­gra más ne­gra de aquel día ne­gro.

Hu­bo más. A al­gu­nos cuer­pos tam­bién se les ocul­tó una par­te cla­ve del au­to ju­di­cial (27/9/2017) de la ma­gis­tra­da Mer­ce­des Ar­mas, del Tri­bu­nal Su­pe­rior ca­ta­lán.

Ella or­de­na­ba im­pe­dir “la con­se­cu­ción del re­fe­rén­dum, sin afec­tar la nor­mal con­vi­ven­cia ciu­da­da­na”. Vol­ve­re­mos so­bre es­te es­cán­da­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.