No se ha­ble más.

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

No so­lo en lo que res­pec­ta al tra­to con los ju­ga­do­res, don­de el res­pe­to pro­fe­sio­nal, in­clu­so en los peo­res ca­sos, es­ta­ba ase­gu­ra­do de la úni­ca for­ma po­si­ble: sien­do di­rec­to en los men­sa­jes pa­ra evi­tar los ma­len­ten­di­dos. Si al­go no le gus­ta­ba, lo de­cía. Si al­guien no le gus­ta­ba, tam­bién lo de­cía. Ese res­pe­to lo pro­lon­ga­ba a los afi­cio­na­dos, pi­dién­do­le a los ju­ga­do­res que no se ais­la­ran de ellos, que se pa­ra­ran a fir­mar­les au­tó­gra­fos, que los con­si­de­ra­ran par­te de la fa­mi­lia fut­bo­lís­ti­ca. Ese sen­ti­do de club que lo abar­ca­ba to­do fue otra ca­rac­te­rís­ti­ca de su per­so­na­li­dad pro­fe­sio­nal y hu- ma­na. Mi­ra­do en pers­pec­ti­va le hi­zo muy bien al fút­bol, de­jan­do mu­chos dis­cí­pu­los que des­de dis­tin­tas par­tes del mun­do ad­mi­ra­ron sus mé­to­dos y los to­ma­ron co­mo re­fe­ren­cia. Y cuan­do un en­tre­na­dor lle­ga a la ca­te­go­ría de maes­tro, se ter­mi­nan las dis­cu­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.