Ge­ne­ra­la­to

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

ien­do con no­ta­ble in­te­rés la mo­dé­li­ca se­rie El día de ma­ña­na, di­ri­gi­da por Ma­riano Ba­rro­so, me en­cuen­tro con una se­cuen­cia en la que una ma­ni­fes­ta­ción de cu­ras en la Bar­ce­lo­na de 1966 se en­fren­ta a la po­li­cía y los gri­ses les apo­rrean, prác­ti­ca ha­bi­tual en aque­lla Es­pa­ña sór­di­da. Al­guien no da cré­di­to a lo que es­tá pa­san­do y pre­gun­ta con es­tu­por: ¿des­de cuán­do a lo lar­go de to­da su his­to­ria los cu­ras han pro­tes­ta­do al po­der y han exi­gi­do li­ber­tad? Com­par­to la sen­sa­tez de ese in­te­rro­gan­te, aun­que se­pa que exis­tió la re­vo­lu­cio­na­ria teo­lo­gía de la li­be­ra­ción y que el Va­ti­cano la de­ca­pi­tó a to­da hos­tia.

Tam­po­co he te­ni­do cla­ro ja­más que el con­cep­to de de­mo­cra­cia, pa­la­bra que em­pie­za a re­sul­tar­me es­to­ma­gan­te por­que los po­lí­ti­cos de cual­quier signo abu­san de ella has­ta la náu­sea, son in­ca­pa­ces de cons­truir una fra­se sin que apa­rez­ca la di­cho­sa de­mo­cra­cia, for­me par­te de las esen­cias sa­gra­das de los ejér­ci­tos, an­ces­tral­men­te je­rár­qui­cos y au­to­ri­ta­rios. Por ello, re­sul­ta ab­sur­do que los es­pí­ri­tus cán­di­dos se es­can­da­li­cen por­que cin­co ge­ne­ra­les y un co­ro­nel (y sos­pe­cho que ha­brá más, une mu­cho en el gre­mio lo de sal­var a la pa­tria), en vez de dis­fru­tar de su me­re­ci­da ju­bi­la­ción se pre­sen­ten co­mo can­di­da­tos de Vox. Es ló­gi­co que la in­men­sa año­ran­za por un ti­po que lle­gó a ser ge­ne­ra­lí­si­mo no ha­ya des­apa­re­ci­do nun­ca en­tre los guar­dia­nes de la na­ción, y que en­tre los je­fes de es­ta cas­ta exis­ta con­se­cuen­te adic­ción a esas gro­tes­cas ban­de­ras que enar­bo­la Vox reivin­di­can­do Las Na­vas de Tolosa, la Re­con­quis­ta y no sé cuán­tas co­sas más.

Y, por su­pues­to, exis­ten glo­rio­sas ex­cep­cio­nes. Es gran­dio­sa la ima­gen del ge­ne­ral Gu­tié­rrez Me­lla­do en­fren­tán­do­se en el Con­gre­so a aque­llos de­lin­cuen­tes con tri­cor­nio, re­sis­tien­do las zan­ca­di­llas que le po­nía aquel be­lla­co ar­ma­do, ex­po­nién­do­se a mo­rir. Ese ge­ne­ral sí creía en la de­mo­cra­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.