De­te­ni­do por co­rrup­ción el ex­pre­si­den­te bra­si­le­ño Te­mer

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El arres­to de Te­mer, que el 1 de enero en­tre­gó el po­der al ul­tra­de­re­chis­ta Jair Bol­so­na­ro, ha cau­sa­do con­mo­ción. En me­nos de un año Brasil ve hun­dir­se a un se­gun­do pre­si­den­te en un ca­so cu­yas sos­pe­chas han sal­pi­ca­do a otros pre­de­ce­so­res. Ellos son la cú­pu­la de unos 150 po­de­ro­sos po­lí­ti­cos y empresarios que han si­do con­de­na­dos en 50 pro­ce­sos ju­di­cia­les a pe­nas que su­man 2.242 años, se­gún el de­ta­lla­do ba­lan­ce que tui­teó es­te fin de se­ma­na uno de los fis­ca­les. El di­ne­ro de­vuel­to a la pe­tro­le­ra es­ta­tal Pe­tro­bras su­ma Cuan­do se cum­plen 11 me­ses de cri­sis po­lí­ti­ca en Ni­ca­ra­gua, el ré­gi­men que li­de­ra el san­di­nis­taDa­niel Or­te­ga se ha com­pro­me­ti­do a li­be­rar en un pla­zo no ma­yor a 90 días a los cen­te­na­res de de­te­ni­dos en el mar­co de las pro­tes­tas que co­men­za­ron el 18 de abril pa­sa­do, lo que per­mi­ti­rá reanu­dar el diá­lo­go con la opo­si­ción, sus­pen­di­do tras la re­pre­sión con­tra ma­ni­fes­tan­tes el pa­sa­do fin de se­ma­na. 2.500 mi­llo­nes de reales (560 mi­llo­nes de eu­ros).

La de­ten­ción del an­te­rior man­da­ta­rio re­fuer­za el men­sa­je a la cla­se po­lí­ti­ca bra­si­le­ña de que na­die es­tá a sal­vo. Te­mer sa­lió cus­to­dia­do por po­li­cías fe­de­ra­les ar­ma­dos con fusiles de su ca­sa de São Paulo y fue tras­la­da­do al ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal, des­de don­de fue tras­la­da­do en avión a Río de Ja­nei­ro. El juez Mar­ce­lo Bre­tas di­ri­ge en esa ciu­dad es­te ca­pí­tu­lo del ca­so La­va Ja­to. El acu­sa­do ca­li­fi­có su arres­to de “bar­ba­ri­dad” al res­pon­der des­de el co­che

Las dos par­tes te­nían pre­vis­to reanu­dar ayer el diá­lo­go pa­ra po­ner fin a un con­flic­to que se ha co­bra­do 325 muer­tos, 2.000 he­ri­dos y 52.000 exi­lia­dos, se­gún or­ga­nis­mos de de­re­chos hu­ma­nos. A cam­bio, Ma­na­gua es­pe­ra que se le­van­ten las san­cio­nes im­pues­tas por Es­ta­dos Uni­dos al Go­bierno de Or­te­ga y a fun­cio­na­rios cer­ca­nos, in­clu­yen­do a su es­po­sa y vi­ce­pre­si­den­ta, Ro­sa­rio Mu­ri­llo.

La de­ci­sión de li­be­rar pau­la­ti- po­li­cial que le lle­va­ba al ae­ro­puer­to la lla­ma­da de un pe­rio­dis­ta.

El juez acu­sa a Te­mer de en­ca­be­zar “una or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal” pa­ra des­viar unos 1.800 mi­llo­nes de reales (450 mi­llo­nes de eu­ros) des­ti­na­dos a la cons­truc­ción de la cen­tral nu­clear An­gra 3 en Río de Ja­nei­ro, informa Ma­ría Mar­tín. Otras sie­te per­so­nas fue­ron de­te­ni­das, in­clui­do el ex­mi­nis­tro We­lling­ton Mo­rei­ra Fran­co.

Tras pre­si­dir dos ve­ces la Cá­ma­ra de Dipu­tados y ser seis años vi­ce­pre­si­den­te de Dil­ma Rous­seff, Te­mer lle­gó a la pre­si­den­cia en na­men­te a los de­te­ni­dos —con­si­de­ra­dos pre­sos po­lí­ti­cos en Ni­ca­ra­gua— se pro­du­jo tras las ges­tio­nes del re­pre­sen­tan­te del Va­ti­cano en Ni­ca­ra­gua, Wal­de­mar Sta­nis­law Som­mer­tag, y el de­le­ga­do de la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA), Luis Ro­sa­di­lla, que par­ti­ci­pa­ría co­mo ob­ser­va­dor in­ter­na­cio­nal en la me­sa de diá­lo­go a ins­tan­cias del se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la OEA, Luis Al­ma­gro.

El 15 de mar­zo, Al­ma­gro en­vió agos­to de 2016, tras la des­ti­tu­ción de la su­ce­so­ra de Lu­la da Sil­va en uno de los ca­pí­tu­los cul­mi­nan­tes del te­rre­mo­to que ha su­pues­to el asun­to La­va Ja­to en Brasil. Te­mer per­te­ne­ce al Partido De­mo­crá­ti­co Bra­si­le­ño (MDB), una for­ma­ción es­pe­cia­li­za­da en dar a los par­ti­dos go­ber­nan­tes la ma­yo­ría par­la­men­ta­ria a cam­bio de car­gos cla­ve en la Ad­mi­nis­tra­ción y em­pre­sas pú­bli­cas.

A Te­mer le pre­ce­dió Lu­la, que pre­si­dió Brasil de 2003 a 2010 y es­tá en­car­ce­la­do des­de ha­ce ca­si un año en Cu­ri­ti­ba por la tra­ma La­va Ja­to. Ha si­do con­de­na­do en dos ca­sos que su­man pe­nas de 24 años por re­ci­bir so­bor­nos de em­pre­sas cons­truc­to­ras pa­ra el Partido de los Tra­ba­ja­do­res (PT) y re­ci­bir fa­vo­res en for­ma de obras en ca­sas que uti­li­za­ba. El pri­mer juez que le con­de­nó, Sér­gio Mo­ro, es aho­ra mi­nis­tro de Jus­ti­cia en el Go­bierno del ul­tra­de­re­chis­ta Jair Bol­so­na­ro. Mo­ro, que siem­pre se ha pre­sen­ta­do co­mo un cru­za­do con­tra la co­rrup­ción, es con­si­de­ra­do to­do un hé­roe por los ad­ver­sa­rios de Lu­la y el PT; y un vi­llano por es­tos.

Las in­ves­ti­ga­cio­nes pro­si­guen una car­ta al can­ci­ller De­nis Mon­ca­da en la que le in­for­ma­ba de que la OEA es­ta­ría dis­pues­ta a par­ti­ci­par en las con­ver­sa­cio­nes so­lo si se li­be­ra­ba a to­dos los con­si­de­ra­dos pre­sos po­lí­ti­cos por la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos (CIDH), que ayer in­clu­yó a Ni­ca­ra­gua en su lis­ta ne­gra por las vio­la­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos en es­ta cri­sis, in­for­mó Efe.

El Go­bierno dio a co­no­cer el Tras co­no­cer­se el arres­to, la Bol­sa de São Paulo ca­yó un 2,5% y el real se de­pre­ció res­pec­to al dó­lar al co­lo­car­se de nue­vo la in­ves­ti­ga­ción de La­va Ja­to en el cen­tro de la agen­da po­lí­ti­ca pre­ci­sa­men­te cuan­do co­mien­za el tras­cen­den­tal de­ba­te so­bre la re­for­ma del in­sos­te­ni­ble sis­te­ma de pen­sio­nes, el asun­to más ur­gen­te pa­ra los in­ver­so­res, que con­fían en Bol­so­na­ro.

En una no­ta a clien­tes, XP In­ves­ti­men­tos con­si­de­ra que “un am­bien­te más tur­bio en el Con­gre­so no tie­ne por qué ser bueno pa­ra la re­for­ma de las pen­sio­nes. Los jue­ces y los fis­ca­les que hoy arres­tan a Te­mer son los mis­mos que, jun­to con otros de la éli­te del fun­cio­na­ria­do, ha­rán una dura pre­sión con­tra la re­for­ma en el Con­gre­so. Cuan­to más se em­po­de­ren fue­ra, más po­der de fue­go ten­drán den­tro”. mien­tras fis­ca­les que la li­de­ran es­tán in­mer­sos en los úl­ti­mos días en un pul­so pú­bli­co con el Tri­bu­nal Su­pre­mo so­bre el re­par­to de com­pe­ten­cias en la in­ves­ti­ga­ción.

Las sos­pe­chas ron­da­ban a Te­mer ha­ce tiem­po pe­ro, tras 30 años ma­nio­bran­do en el Con­gre­so, fra­ca­só ca­da in­ten­to de que la Cá­ma­ra le le­van­ta­ra la in­mu­ni­dad pa­ra que las in­ves­ti­ga­cio­nes pro­si­guie­ran. Aho­ra es­tá acu­sa­do en al me­nos cin­co ca­sos. La­va Ja­to (la­va­co­ches en por­tu­gués) ha da­do pie al sur­gi­mien­to de va­rios ca­sos pa­ra­le­los más en Brasil, don­de to­do co­men­zó en torno a Pe­tro­bras y a la cons­truc­to­ra Ode­brecht, pe­ro la in­ves­ti­ga­ción tie­ne ra­mi­fi­ca­cio­nes en to­do el con­ti­nen­te.

Los efec­tos han si­do es­pe­cial­men­te dra­má­ti­cos en Pe­rú, in­for­me Ja­que­li­ne Fowks des­de Li­ma. La lí­der de la opo­si­ción, Kei­ko Fu­ji­mo­ri, es­tá en pri­sión pre­ven­ti­va. El ex­pre­si­den­te Ollan­ta Hu­ma­la es­tá ba­jo in­ves­ti­ga­ción tras me­ses en pri­sión pre­ven­ti­va; otro ex­man­da­ta­rio, Ale­jan­dro To­le­do, es­tá pró­fu­go, y dos más, Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki y Alan Gar­cía, tie­nen prohi­bi­do de­jar el país. miér­co­les la agen­da de ne­go­cia­ción con la opo­si­to­ra Alian­za Cí­vi­ca, de seis pun­tos y que in­clu­ye asun­tos que has­ta aho­ra Or­te­ga no es­ta­ba dis­pues­to a dis­cu­tir, co­mo las re­for­mas elec­to­ra­les. Aun­que en el do­cu­men­to ofi­cial no se men­cio­na un ade­lan­to elec­to­ral, fuentes cer­ca­nas al pro­ce­so di­je­ron a EL PAÍS que se­rá un te­ma prio­ri­ta­rio. “Pa­ra el Go­bierno es­tá cla­ro que ese es el pun­to im­por­tan­te, el ade­lan­to de elec­cio­nes, pe­ro no qui­sie­ron po­ner­lo por­que es muy fuer­te pa­ra ellos ad­mi­tir­lo”, in­for­ma­ron di­chas fuentes.

Las par­tes de­ba­ti­rán tam­bién so­bre “de­re­chos y ga­ran­tías ciu­da­da­nas”, en un país don­de las pro­tes­tas es­tán ile­ga­li­za­das des­de sep­tiem­bre y se han so­fo­ca­do con vio­len­cia, y so­bre “ver­dad, jus­ti­cia, re­pa­ra­ción y no re­pe­ti­ción”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.