El ci­clón Idai de­ja me­dio mi­llón de des­pla­za­dos en el su­r­es­te de Áfri­ca

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Te­mor a bro­tes de có­le­ra

El mi­nis­tro de Me­dio Am­bien­te de Mo­zam­bi­que, Cel­so Co­rreia, ase­gu­ró ayer que han po­di­do res­ca­tar a 3.000 per­so­nas. Mu­chos dam­ni­fi­ca­dos es­pe­ran to­da­vía subidos a los te­ja­dos de sus ca­sas y en las copas de los ár­bo­les, ya que el agua si­gue in­va­dien­do gran par­te de las zo­nas afec­ta­das por el ci­clón. “He­mos re­ci­bi­do in­for­ma­cio­nes de que la si­tua­ción fue­ra de la ciu­dad pue­de ser peor”, di­jo el miér­co­les el coor­di­na­dor de emer­gen­cias de Mé­di­cos Sin Fron­te­ras (MSF), Gert Ver­donck, tras lle­gar a Bei­ra, una de las prin­ci­pa­les ciu­da­des de Mo­zam­bi­que (me­dio mi­llón de ha­bi­tan­tes) y que ha si­do arra­sa­da ca­si en su to­ta­li­dad.

Los fa­lle­ci­dos por los efec­tos del ci­clón as­cien­den so­lo en Mo­zam­bi­que a 242 per­so­nas, se­gún ci­fras gu­ber­na­men­ta­les. Ade­más, hay 260.000 ni­ños afec­ta­dos, se­gún el fon­do de la ONU pa­ra la in­fan­cia (Uni­cef), y exis­ten lo­ca­li- na gue­rra di­plo­má­ti­ca en­tre Tur­quía y Aus­tra­lia flo­ta en el ai­re. Las pa­la­bras del pre­si­den­te tur­co afir­man­do que to­dos los que fue­ran a Ga­lli­po­li “con in­ten­cio­nes an­ti­mu­sul­ma­nas vol­ve­rían a ca­sa en un fé­re­tro, co­mo lo hi­cie­ron sus abue­los” no han sen­ta­do na­da bien al pri­mer mi­nis­tro aus­tra­liano. Con ra­zón. Ha­cía tiem­po que no se oían tér­mi­nos tan hos­ti­les ha­cia paí­ses ami­gos.

Re­cep Tay­yip Er­do­gan, en cam­pa­ña elec­to­ral, con el na­cio­na­lis­mo su­bi­do, con la im­pre­sión de los atentados de Ch­rist­church en la re­ti­na, usan­do la is­la­mo­fo­bia co­mo ex­cu­sa pa­ra la pa­la­bra dura, alu­día al es­ce­na­rio de una de las ba­ta­llas más mor- da­des, que con­cen­tran cen­te­na­res de­mi­les de ha­bi­tan­tes, su­mer­gi­das ba­jo el agua.

“El jue­ves cuan­do fui a Chi­moio vi allí mu­chas ca­si­tas tra­di­cio­na­les que nues­tra co­mu­ni­dad cons­tru­ye y el do­min­go no que­da­ba ab­so­lu­ta­men­te na­da”, ex­pli­có el dipu­tado mo­zam­bi­que­ño Ju­liano Pi­car­do, que nor­mal­men­te re­si­de en Bei­ra pe­ro que la se­ma­na pa­sa­da via­jó a esa lo­ca­li­dad del in­te­rior por tra­ba­jo. “La gen­te ya no lle­va los cuer­pos a la mor­gue, se que­dan con ellos. Los sue­los es­tán to­dos de­ba­jo del agua y no se pue­den ofi­ciar fu­ne­ra­les. Es­ta­mos guar­dan­do los cuer­pos en lu­ga­res que en­con­tra­mos se­gu­ros, que no tie­nen agua”, re­mar­có.

Idai to­có tie­rra en Bei­ra el pa­sa­do jue­ves y si­guió avan­zan­do el vier­nes ha­cia el in­te­rior has­ta lle­gar a la par­te oc­ci­den­tal de Zim­ba­bue, don­de tam­bién ha cau­sa­do in­nu­me­ra­bles da­ños y cen­te­na­res de fa­lle­ci­dos. Se­gún la úl­ti­ma ac­tua­li­za­ción de la ofi­ci­na de asun­tos hu­ma­ni­ta­rios de la ONU (OCHA), otras 102 per­so­nas han per­di­do la vi­da en es­te país, “una ci­fra que se es­pe­ra que suba en los pró­xi­mos días”, se­gún esa en­ti­dad. Más de 200 han re­sul­ta­do he­ri­das y otras tan­tas si­guen des­apa­re­ci­das. El dis­tri­to de Chi­ma­ni­ma­ni es el más afec­ta­do por el ci­clón y la OCHA cal­cu­la que un to­tal de tí­fe­ras de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial y al pe­re­gri­na­je que, ca­da año, ha­cen mi­les de aus­tra­lia­nos y neo­ze­lan­de­ses pa­ra re­cor­dar a sus 26.000 caí­dos en com­ba­te. Allí las fuer­zas tur­cas in­fli­gie­ron una gran de­rro­ta a los alia­dos. Fue el can­to del cis­ne. Po­co des­pués des­apa­re­ce­ría el Im­pe­rio oto­mano. Ga­lli­po­li fue el lu­gar que lan­zó al po­der a Mus­ta­fá Ke­mal, Ata­türk, el ori­gen de la Tur­quía mo­der­na. Un lu­gar pa­ra la me­mo­ria co­lec­ti­va, pa­ra la crea­ción de un mi­to na­cio­nal. Tam­bién lo es pa­ra Aus­tra­lia, pues lo con­si­de­ran la cu­na de su uni­dad co­mo na­ción.

El mun­do es­tá lleno de lu­ga­res que en­car­nan esa me­mo­ria co­lec­ti­va. La ciu­dad 2.500 ho­ga­res han si­do afec­ta­dos, aun­que el im­pac­to “es di­fí­cil de eva­luar aho­ra mis­mo”.

El pre­si­den­te de Zim­ba­bue, Em­mer­son Mnan­gag­wa, di­jo el miér­co­les que los he­li­cóp­te­ros co­men­za­rán a en­tre­gar ayu­da a los pue­blos in­co­mu­ni­ca­dos, des­pués de que Idai ha­ya arra­sa­do ca­rre­te­ras y puen­tes de la zo­na. “No que­re­mos oír que na­die mue­re de ham­bre”, ase­gu­ró a la po­bla­ción de Ngan­gu, don­de han muer­to de­ce­nas de per­so­nas. La ayu­da, se­gún el Go­bierno, es­tá ya pre­pa­ra­da y lis­ta pa­ra ser en­tre­ga­da aho­ra que “el cli­ma es fa­vo­ra­ble”. de Washington, por ejem­plo, es uno de ellos, un ho­me­na­je a la de­mo­cra­cia, a sus pa­dres fun­da­do­res, con su gi­gan­tes­co Mall ja­lo­na­do de mo­nu­men­tos y el ce­men­te­rio de Ar­ling­ton, al otro la­do del río, don­de re­po­san los que ca­ye­ron por de­fen­der­la.

En­tre fi­na­les de los años ochen­ta y prin­ci­pios de los no­ven­ta en Fran­cia se pu­bli­có Los lu­ga­res de­me­mo­ria, un in­gen­te —y con­tro­ver­ti­do— tra­ba­jo de re­co­pi­la­ción de to­dos aque­llos es­pa­cios, fí­si­cos y men­ta­les, que han con­tri­bui­do a lo lar­go de la his­to­ria a per­fi­lar el ser fran­cés. ¿Se­ría al­go así po­si­ble en Es­pa­ña? Pa­re­ce di­fí­cil.

Lo su­pues­ta­men­te más glo­rio­so de nues­tra his­to­ria, y sus lu­ga­res, que­da de- La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) ha en­via­do ayu­da mé­di­ca de ur­gen­cia pa­ra res­pon­der a las “ne­ce­si­da­des sa­ni­ta­rias de mi­les de per­so­nas afec­ta­das por las inun­da­cio­nes en Ma­laui, Mo­zam­bi­que y Zim­ba­bue”. Asi­mis­mo, el Ban­co Mun­dial anun­ció una ayu­da de 90 mi­llo­nes de dó­la­res (79 mi­llo­nes de eu­ros) pa­ra las víc­ti­mas del cen­tro de Mo­zam­bi­que, y la Unión Afri­ca­na (UA) en­vió 350.000 dó­la­res (unos 307.000 eu­ros) a es­tos dos paí­ses afec­ta­dos y a Ma­laui, que su­frió las lluvias e inun­da­cio­nes pre­vias a la for­ma­ción del ci­clón. Un equi­po de mi­li­ta­res es­ta­dou­ni­den­ses po­dría unir­se a las la­bo­res de res­ca­te.

Las la­bo­res de res­ca­te se es­tán vien­do di­fi­cul­ta­das por la per­sis­ten­cia de las lluvias. “Aun­que la ayu­da in­me­dia­ta pa­ra sal­var vi­das es lo más ur­gen­te, el im­pac­to de es­te ci­clón va a se­guir no­tán­do­se en las pró­xi­mas se­ma­nas y me­ses”, ex­pli­có el di­rec­tor de la ofi­ci­na de Zim­ba­bue del Comité In­ter­na­cio­nal de Res­ca­te (ICR), Pao­lo Cer­nus­chi, en un co­mu­ni­ca­do. El cón­sul ho­no­ra­rio en Bei­ra y di­rec­tor de Pes­ca­no­va en Mo­zam­bi­que, Lu­cas Lo­ren­zo, es­tá coor­di­nan­do ta­reas de res­ca­te en la zo­na. Lo­ren­zo ex­pli­có ayer por te­lé­fono que dos em­bar­ca­cio­nes de la pes­que­ra es­pa­ño­la, au­xi­lia­das por la ma­ri­na in­dia, han res­ca­ta­do en los úl­ti­mos dos días a 157 per­so­nas, 70 de ellas ni­ños.

“El res­ca­te ha si­do com­pli­ca­do por­que la pro­fun­di­dad del agua es po­ca, pe­ro la pau­sa de las lluvias y las ma­reas fa­vo­ra­bles han per­mi­ti­do que se agi­li­cen las ope­ra­cio­nes”, afir­mó Lo­ren­zo. El cón­sul aña­dió que los res­ca­tes no son lo úni­co que preo­cu­pa, ya que de­bi­do a las aguas es­tan­ca­das exis­te un al­to ries­go de bro­tes de có­le­ra y ma­la­ria. Lo­ren­zo afir­mó que las ta­reas de res­ca­te con­ti­nua­rán hoy. ma­sia­do le­jos por mu­cho que al­gu­nos ten­gan aho­ra la ten­ta­ción de evo­car­lo. In­clu­so la gue­rra de la In­de­pen­den­cia —uno de los mo­men­tos que sue­le de­jar más hue­lla en la crea­ción de mi­tos na­cio­na­les— es­tá dis­per­sa en nues­tra me­mo­ria. ¿Cuán­ta gen­te po­dría co­lo­car hoy en el ma­pa los Ara­pi­les, por ejem­plo?

Su­mi­da en gue­rras ci­vi­les du­ran­te más de un si­glo y en una lar­ga dic­ta­du­ra des­pués, a nues­tro re­la­to na­cio­nal le cues­ta iden­ti­fi­car esos lu­ga­res co­mu­nes, aun­que sí lo han he­cho las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas: Vi­lla­lar en Cas­ti­lla y León; Ger­ni­ka en el País Vas­co, o la es­ta­tua de Ra­fael Ca­sa­no­va en Ca­ta­lu­ña, en­tre otros mu­chos.

¿Y qué? Co­mo des­cri­be Mar­tín Or­te­ga en Ser es­pa­ñol en el si­glo XXI, lo que nos de­fi­ne co­mo co­lec­ti­vi­dad es una cul­tu­ra hí­bri­da y nues­tra iden­ti­fi­ca­ción en torno a los va­lo­res de­mo­crá­ti­cos. No ne­ce­si­ta­mos lu­ga­res que cul­ti­ven el na­cio­na­lis­mo. Has­ta aho­ra he­mos vi­vi­do muy bien sin él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.