Crí­ti­cas den­tro del Go­vern por “ex­ce­so de ges­ti­cu­la­ción”

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Pan­car­tas en las se­des

La de­ci­sión del pre­si­den­te ca­ta­lán, Quim To­rra, de sus­ti­tuir los la­zos ama­ri­llos por otros de co­lor blan­co no ha si­do bien re­ci­bi­da por bue­na par­te de sus con­se­je­ros. Pe­se a com­par­tir to­dos la con­vic­ción de que la si­tua­ción de los pre­sos in­de­pen­den­tis­tas es in­jus­ta y de­be ser de­nun­cia­da, al­gu­nos miem­bros del Go­vern con­si­de­ran que el pre­si­den­te es­tá ha­cien­do un “ex­ce­so de ges­ti­cu­la­ción” que aca­ba sien­do “es­té­ril”, por­que los la­zos se­rán re­ti­ra­dos más pron­to que tar­de. La je­fa de la opo­si­ción, Inés Arri­ma­das (Ciu­da­da­nos), con­si­de­ra la acción de To­rra “un in­sul­to a me­dia Ca­ta­lu­ña”.

Ayer por la ma­ña­na, cuan­do To­rra de­ci­dió sus­ti­tuir la pan­car­ta del Pa­lau de la Ge­ne­ra­li­tat, el pre­si­dent re­mi­tió una co­pia a to­dos los de­par­ta­men­tos. Pe­ro no to­dos los con­se­je­ros op­ta­ron por col­gar­la. Por la tar­de, al me­nos dos de­par­ta­men­tos en ma­nos de con­se­je­ros de Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na —Jus­ti­cia y Agri­cul­tu­ra— no lu­cían la nue­va in­sig­nia. En sus edi­fi­cios so­lo ha­bía los ad­he­si­vos y car­te­les co­lo­ca­dos por gru­pos de fun­cio­na­rios.

Fuentes del Go­vern ex­pli­can que el ma­les­tar se de­be a que To­rra no in­for­mó en tiem­po real a to­dos sus con­se­je­ros de que el Sín­dic de Greu­ges le ha­bía re­co­men­da­do ya el pa­sa­do vier­nes la re­ti­ra­da de los car­te­les, co­sa que To­rra man­tu­vo en se­cre­to pa­ra sos­te­ner el pul­so. Y que el pos­te­rior ti­ra y aflo­ja con la Jun­ta Elec­to­ral no ha­ce más que acen­tuar la sen­sa­ción de des­go­bierno. En cual­quier ca­so, la ima­gen que mos­tra­ban ayer los edi­fi­cios de la Ge­ne­ra­li­tat dis­ta­ba mu­cho de la prohi­bi­ción he­cha por la Jun­ta Elec­to­ral. Más allá de la pan­car­ta en el bal­cón del Pa­lau de la Ge­ne­ra­li­tat, una lo­na que los fun­cio­na­rios usa­ron pa­ra ta­par la pan­car­ta an­te­rior, en los de­más edi­fi­cios pro­li­fe­ra­ron car­te­les y sím­bo­los de di­ver­sa ín­do­le con los que se reivin­di­ca­ba la li­ber­tad de ex­pre­sión.

Los la­zos fue­ron de nue­vo el cen­tro del de­ba­te po­lí­ti­co. “Han pa­sa­do olím­pi­ca­men­te de lo que les di­jo la Jun­ta. ¿Qué se pen­sa­ban, que en­ga­ña­rían a alguien con la nue­va pan­car­ta? Es­to es un in­sul­to ame­dia Ca­ta­lu­ña”, di­jo la Inés Arri­ma­das. En el Par­la­ment com­pa­re­ció Ra­fael Ri­bó, el Sín­dic de Greu­ges, el equi­va­len­te al De­fen­sor del Pue­blo en Ca­ta­lu­ña, pa­ra pre­sen­tar su in­for­me anual, pe­ro to­dos los gru­pos apro­ve­cha­ron pa­ra va­lo­rar su pa­pel en la po­lé­mi­ca por la sim­bo­lo­gía. To­rra ha­bía uti­li­za­do es­ta ins­ti­tu­ción pa­ra ga­nar tiem­po. Ciu­da­da­nos lle­gó a pe­dir la di­mi­sión del Ri­bó. Es­te de­fen­dió su ac­tua­ción, pe­ro evi­tó va­lo­rar la nue­va pan­car­ta de la Ge­ne­ra­li­tat.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.