No ca­ben ex­cu­sas an­te el cam­bio cli­má­ti­co

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

lgo pa­sa cuan­do los ado­les­cen­tes, pen­san­do tan pron­to en su fu­tu­ro, cambian el au­la por la ca­lle y nos apre­mian a adop­tar me­di­das ur­gen­tes so­bre las con­se­cuen­cias del cam­bio cli­má­ti­co: pien­san en su por­ve­nir y cla­man por nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad. Gre­ta Thun­berg, jo­ven sue­ca de 16 años, se ha con­ver­ti­do en el sím­bo­lo de una ge­ne­ra­ción que te­me por su fu­tu­ro, exi­ge so­lu­cio­nes y nos en­fren­ta a nues­tras obli­ga­cio­nes con una reflexión de fon­do: ¿qué mun­do les va­mos a de­jar? For­ma par­te de una ju­ven­tud que es­ta­rá mar­ca­da por la es­ca­sez de agua, fe­nó­me­nos cli­má­ti­cos ex­tre­mos, cri­sis de bio­di­ver­si­dad y con­ta­mi­na­ción at­mos­fé­ri­ca, al lí­mi­te de lle­gar a un pun­to sin re­torno que nos in­di­ca que es pre­ci­so coope­rar pa­ra com­par­tir los re­cur­sos del pla­ne­ta de ma­ne­ra equi­li­bra­da. No te­ne­mos ex­cu­sa y ape­nas tiem­po de rec­ti­fi­car.

Las jor­na­das de Fri­days for Fu­tu­re han coin­ci­di­do con la cum­bre de Nai­ro­bi de Na­cio­nes Uni­das so­bre el cam­bio cli­má­ti­co cu­ya con­clu­sión es de­sola­do­ra: el es­ta­do del me­dio am­bien­te ha se­gui­do de­te­rio­rán­do­se en to­do el mun­do. La pro­tes­ta de los jó­ve­nes es una alar­ma y el in­for­me fi­nal, in­quie­tan­te. Ca­mi­na­mos ha­cia el in­cum­pli­mien­to de los acuer­dos de Pa­rís. Da la im­pre­sión de que es­tu­vié­se­mos apla­zan­do el fu­tu­ro. Los Ob­je­ti­vos del De­sa­rro­llo Sos­te­ni­ble (ODS) es­ta­ble­ci­dos por la Na­cio­nes Uni­das —en los que el agua jue­ga un pa­pel trans­ver­sal—, sus­cri­tos por 195 paí­ses, son, de he­cho, un pac­to en­tre ge­ne­ra­cio­nes pa­ra pro­te- ger el pla­ne­ta y cam­biar un mo­de­lo pro­duc­ti­vo que de­vo­ra los re­cur­sos na­tu­ra­les. Plan­tea­ban unos ob­je­ti­vos que em­pie­zan a ser tar­díos de al­can­zar. Aho­ra pa­re­ce que muy pron­to fue­se ya de­ma­sia­do tar­de.

Sin de­jar a na­die atrás, el le­ma ele­gi­do por las Na­cio­nes Uni­das pa­ra el Día Mun­dial del Agua que se ce­le­bra hoy, es bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra abo­gar, ca­da uno des­de su po­si­ción, pa­ra que la am­bi­ción y el al­can­ce pre­sen­tes en la pro­mul­ga­ción de los Ob­je­ti­vos del De­sa­rro­llo Sos­te­ni­ble si­gan in­tac­tos.

La idea de un fu­tu­ro cli­má­ti­co in­cier­to no es alen­ta­do­ra pa­ra na­die, me­nos aún pa­ra quie­nes ape­nas tie­nen des­pe­ja­do el horizonte del día si­guien­te. He­mos de en­con­trar es­pa­cios co­mu­nes de co­la­bo­ra­ción en­tre Ad­mi­nis­tra­cio­nes, em­pre­sas y so­cie­dad ci­vil que pro­pi­cien una so­lu­ción co­lec­ti­va de la que de­pen­de el ma­ña­na de la hu­ma­ni­dad.

La glo­ba­li­dad nos ha apor­ta­do gran­des ven­ta­jas, pe­ro tam­bién ha ge­ne­ra­do in­cer­ti­dum­bres: se­re­mos 10.000 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes en 2050 en un mun­do bá­si­ca­men­te ur­bano que con­su­mi­rá, en ape­nas 10 años, el 50% más de ener­gía y ali­men­tos y el 30% más de agua de lo que se gas­ta ac­tual­men­te. Des­de el sec­tor del agua ya es­ta­mos con­tri­bu­yen­do a dar res­pues­ta, cons­tru­yen­do ciu­da­des re­si­lien­tes, in­fra­es­truc­tu­ras na­tu­ra­li­za­das o desa­rro­llan­do he­rra­mien­tas pa­ra que na­die se que­de fue­ra del ac­ce­so al agua y al sa­nea­mien­to.

Son tiem­pos de cam­bio y en el cam­bio en­con­tra­mos mo­ti­vos pa­ra un mo­de­ra­do op­ti­mis­mo que he­mos de apro­ve­char. La co­mu­ni­ca­ción de­vie­ne en ejer­ci­cio de ob­ser­va­ción y diá­lo­go; la in­no­va­ción se cons­ti­tu­ye en ele­men­to de su­per­vi­ven­cia. Da­do el re­tra­so evi­den­te que arras­tra­mos en el cum­pli­mien­to de los ODS, de­be­mos plan­tear los pró­xi­mos me­ses, co­mo un pun­to de in­fle­xión, un mo­men­to que nos per­mi­ta aglu­ti­nar vo­lun­ta­des y vol­ver a con­fluir en la ho­ja de ru­ta de ma­ne­ra co­ral. Si no, lle­ga­re­mos tar­de a afron­tar el horizonte de 2050, cuan­do Gre­ta Thun­berg cum­pla la cin­cuen­te­na: “Nos di­cen que so­mos jó­ve­nes, pe­ro no hay tiem­po pa­ra es­pe­rar a que crez­ca­mos y nos ha­ga­mos car­go”. ¡Nos es­tán pi­dien­do ayu­da an­te un des­tino in­cier­to!

El mes de di­ciem­bre en Chi­le, don­de se re­uni­rá la COP 25 (Asam­blea de las Na­cio­nes Uni­das so­bre Cam­bio Cli­má­ti­co) ten­dre­mos una nue­va opor­tu­ni­dad pa­ra re­pen­sar­nos, re­ca­pa­ci­tar y po­ner so­bre la me­sa la ur­gen­cia en el ali­nea­mien­to de to­das las par­tes y la im­por­tan­cia de la co­la­bo­ra­ción pú­bli­co­pri­va­da co­mo ins­tru­men­to pa­ra com­ba­tir las de­sigual­da­des en el pla­ne­ta. Se­rá, ade­más, una gran oca­sión pa­ra que el mun­do em­pre­sa­rial es­pa­ñol asu­ma un pa­pel pro­ta­go­nis­ta en un es­pa­cio de gran in­fluen­cia que se es­ti­ma de 750 mi­llo­nes de his­pa­noha­blan­tes a me­dia­dos de si­glo. Una opor­tu­ni­dad que no po­de­mos per­der, da­da la pro­yec­ción e in­fluen­cia de nues­tro país en el con­ti­nen­te ame­ri­cano, el pe­so de la Agen­da 2030 en la de­fi­ni­ción de nues­tro de­sa­rro­llo co­mo país y la con­fian­za cre­cien­te en el pa­pel de las em­pre­sas. Pre­ci­sa­men­te, nues­tra ac­ti­vi­dad en San­tia­go de Chi­le se ha sig­ni­fi­ca­do por con­ver­tir la me­tró­po­li en la pri­me­ra de Amé­ri­ca La­ti­na en de­pu­rar el 100% de las aguas re­si­dua­les. Allí, ade­más, he­mos pues­to en mar­cha lo que he­mos lla­ma­do bio­fac­to­rías: la evo­lu­ción de las plan­tas de­pu­ra­do­ras ha­cia un mo­de­lo de eco­no­mía cir­cu­lar con ce­ro con­ta­mi­na­ción, ce­ro re­si­duos y au­to­su­fi­cien­cia ener­gé­ti­ca, un mo­de­lo que se es­tá im­ple­men­tan­do tam­bién en Gra­na­da o en Bar­ce­lo­na.

A ni­vel glo­bal, Na­cio­nes Uni­das cree que los pro­gre­sos son de­ma­sia­do len­tos pa­ra al­can­zar las me­tas. Es im­pe­ra­ti­vo en to­do ca­so plan­tear­nos un horizonte; saber a dón­de que­re­mos ir y en qué pla­zos. Pa­ra ello, he­mos de te­ner la vo­lun­tad de im­pul­sar un pro­yec­to que ge­ne­re es­pe­ran­za a la so­cie­dad, mo­vi­li­zan­do la ini­cia­ti­va pú­bli­ca y la pri­va­da, ins­ti­tu­cio­nes, so­cie­dad ci­vil, em­pre­sas, mun­do aca­dé­mi­co y aso­cia­cio­nes, cons­cien­tes de que de­be­mos adop­tar de­ci­sio­nes cu­yos efec­tos se me­di­rán en las pró­xi­mas dé­ca­das. Se tra­ta de me­di­das que per­mi­tan erra­di­car el ham­bre y la po­bre­za, me­jo­rar la sa­lud y la edu­ca­ción, cons­truir ciu­da­des más sos­te­ni­bles y ha­cer fren­te al cam­bio cli­má­ti­co. Más allá de un de­ber, se tra­ta de una res­pon­sa­bi­li­dad éti­ca. Ya no po­de­mos pen­sar so­lo en el mo­de­lo pro­duc­ti­vo, sino tam­bién en el so­cial. Es­ta­mos obli­ga­dos a pla­near una ges­tión glo­bal en que la in­men­sa ma­yo­ría de la hu­ma­ni­dad ten­ga de­re­cho a par­ti­ci­par del ban­que­te de la na­tu­ra­le­za, po­nien­do to­dos los me­dios y co­no­ci­mien­to pa­ra que na­die se que­de atrás.

Las em­pre­sas te­ne­mos que ser ca­pa­ces de es­ta­ble­cer una nue­va for­ma de re­la­cio­nar­nos con nues­tro en­torno, ge­ne­ran­do con­fian­za, co­la­bo­ran­do en el de­sa­rro­llo sin hi­po­te­car el fu­tu­ro. Hay que in­ves­ti­gar pa­ra en­con­trar so­lu­cio­nes sos­te­ni­bles. Es un ejer­ci­cio de res­pon­sa­bi­li­dad que nos in­cum­be a to­dos, hu­yen­do de las ur­gen­cias y sen­tan­do las ba­ses pa­ra pre­ser­var el pa­tri­mo­nio co­lec­ti­vo, me­jo­rar la efi­cien­cia pa­ra pro­te­ger los re­cur­sos, apor­tar so­lu­cio­nes y pla­ni­fi­car el por­ve­nir. Si so­mos ca­pa­ces de edi­fi­car un mo­de­lo de de­sa­rro­llo sos­te­ni­ble, el agua de­ja­rá ade­más de ser ese fac­tor que tan­to ha mar­ca­do la de­sigual­dad en­tre los pue­blos, pa­ra con­ver­tir­se en un ele­men­to de igual­dad y bie­nes­tar. Nues­tros hi­jos lo agra­de­ce­rán. Y, mu­cho más, nues­tros nie­tos. Unos y otros nos lo exi­gen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.