Ian Bos­trid­ge em­pren­de con Schu­bert el ‘Via­je de in­vierno’

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Ca­rre­ra de es­cri­tor

Ian Bos­trid­ge cree que a Franz Schu­bert le en­tró una es­pe­cie de fie­bre pro­fé­ti­ca cuan­do an­du­vo com­po­nien­do su fa­mo­so Win­te­rrei­se: “Le in­va­dió un tono bí­bli­co, me­siá­ni­co”. Así lo cuen­ta en el libro que el te­nor ha es­cri­to so­bre el ci­clo de 24 can­cio­nes: ‘Via­je de in­vierno’ de Schu­bert: Ana­to­mía de una ob­se­sión (Acan­ti­la­do). Re­la­ta có­mo sus ami­gos lo no­ta­ban es­pe­cial­men­te hu­ra­ño y dis­tan­te en un mo­men­to de­ter­mi­na­do del fi­nal de su vi­da. Cuan­do Jo­seph von Spaun, uno de sus ín­ti­mos, le pre­gun­tó si le ocu­rría al­go, el mú­si­co res­pon­dió: “Pron­to lo oi­réis y lo com­pren­de­réis…”.

Y lo oye­ron. Pe­ro com­pren­die­ron po­co. “Hoy voy a can­ta­ros un ci­clo de can­cio­nes es­pe­luz­nan­tes”, di­jo so­bre la mú­si­ca que ha­bía crea­do pa­ra los poe­mas de Wil­helm Mü­ller. Lo hi­zo con una voz so­bre­car­ga­da de emo­ción. Se asus­ta­ron. En­ton­ces no lle­ga­ron a atis­bar lo que de­gus­ta­ron en pri­mi­cia. So­lo des­pués de­mo­rir a los 31 años, la ma­yo­ría ca­yó en la cuen­ta de que era una obra es­cri­ta pa­ra mar­car épo­ca.

Con ese áni­mo ha es­cri­to Bos­trid­ge un de­li­ca­do, su­til y fas­ci­nan­te ho­me­na­je a una crea­ción que le ob­se­sio­na des­de ado­les­cen­te. El in­tér­pre­te bri­tá­ni­co, de 54 años, ha re­ca­la­do es­ta se­ma- na en Ma­drid pa­ra can­tar en el ci­clo de lied del Tea­tro de la Zar­zue­la, don­de ac­tuó el miér­co­les, úl­ti­mo día del in­vierno. Lle­ga­ba con los ejem­pla­res de su en­sa­yo, re­cién edi­ta­do en es­pa­ñol en tra­duc­ción de Luis Ga­go.

Bos­trid­ge par­te de la idea de que el lied co­mo gé­ne­ro mu­si­cal, voz acom­pa­ña­da de piano, no re­sul­ta al­go ma­yo­ri­ta­rio. Pe­ro que Win­te­rrei­se me­re­ce en­mar­car­se en­tre las obras maes­tras de la crea­ción hu­ma­na. “En la mis­ma me­di­da que Dan­te o Sha­kes­pea­re, Van Gogh o Pi­cas­so”, ex­pli­có ayer du­ran­te una en­tre­vis­ta con es­te dia­rio. Le fas­ci­na la cla­ri­vi­den­cia de Schu­bert (1797-1828) al com- pren­der en pleno pro­ce­so creativo que se en­con­tra­ba an­te al­go gran­de. “Em­pe­zan­do por su ex­ten­sión, más lar­ga de lo ha­bi­tual, pe­ro tam­bién por la for­ma: no se ha­bría me­ti­do en ello de no saber que po­día lo­grar al­go es­pe­cial y no­ve­do­so”. Un sím­bo­lo del más ge­nuino ro­man­ti­cis­mo. Una obra que re­sul­ta pre­cur­so­ra en su ati­na­do pál­pi­to de los es­ta­dos de áni­mo pa­ra otras gran­des ha­za­ñas de la crea­ción uni­ver­sal, co­mo Tris­tán e Isol­da: “En una pie­za co­mo Ers­ta­rrung [En­tu­me­ci­mien­to], se ade­lan­ta a la idea wag­ne­ria­na del amor sin con­su­mar”.

“Que­ría acer­car la obra a la gen­te pa­ra que en­con­tra­ran un sig­ni­fi­ca­do de nues­tro tiem­po”, afir­ma Bos­trid­ge. Y lo ha he­cho ofre­cien­do to­do ti­po de puer­tas abier­tas an­te el in­quie­tan­te mis­te­rio, pe­ro aho­rrán­do­se en gran me­di­da jui­cios y con­clu­sio­nes.

El au­tor no so­lo man­tie­ne los in­te­rro­gan­tes de es­te des­ga­rra­do y pro­fé­ti­co Via­je de in­vierno: los mul­ti­pli­ca. “La cla­ve es pre­ci­sa­men­te eso, el mis­te­rio”. A lo lar­go de ca­si 400 pá­gi­nas na­ve­ga por la mú­si­ca y la poe­sía apor­tan­do ba­ga­je, tam­bién las sen­sa­cio­nes que le sor­pren­den al in­ter­pre­tar­lo en es­ce­na. Co­nec­ta eru­di­ción con di­vul­ga­ción. Elu­de tec­ni­cis­mos, pe­se a con­tar con una só­li­da for­ma­ción co­mo his­to­ria­dor: “En eso si­go el con­se­jo que su edi­to­ra dio a Step­hen Haw­king cuan­do es­cri­bió su Bre­ve his­to­ria del tiem­po. Le di­jo que ca­da vez que mos­tra­ba una fór­mu­la per­día 100.000 lec­to­res. Yo hu­yo de ellas”. A su ca­rre­ra de can­tan­te, une la de es­cri­tor. Doc­tor en His­to­ria y Filosofía con una te­sis so­bre la bru­je­ría en In­gla­te­rra, na­ve­ga por ese gé­ne­ro del en­sa­yo ade­re­za­do con­me­mo­ria y experiencia per­so­nal. Tan útil pa­ra acer­car­se a la mú­si­ca con pa­la­bras, pe­ro cons­cien­te de que re­sul­ta im­po­si­ble tra­du­cir el pen­ta­gra­ma al al­fa­be­to. Bos­trid­ge pu­bli­có en 2011 una es­pe­cie de cua­derno per­so­nal que al­ter­nó con ar­tícu­los en me­dios co­mo The Guar­dian o The Ti­mes Li­te­rary Sup­ple­ment. “Cuan­do aca­bé el libro an­te­rior con­sul­té a mi mu­jer [la au­to­ra Lu­cas­ta Mi­ller] qué de­bía ha­cer des­pués y ella me pro­pu­so que in­ten­ta­ra es­to. La es­truc­tu­ra la te­nía cla­ra, el or­den de las can­cio­nes. Có­mo con­tar­lo, ya no tan­to. Pe­ro sa­lió”.

Así des­me­nu­zó so­bre el pa­pel es­ta ob­se­sión que le acom­pa­ña des­de ha­ce 30 años. Jus­to cuan­do lo es­cu­chó por pri­me­ra vez y co­men­zó a se­guir su ras­tro en vo­ces de re­fe­ren­cia, co­mo la del le­gen­da­rio Die­trich Fis­che­rDies­kau. En­tre los tra­zos en­con­tra­mos una ati­na­da, su­ge­ren­te y abier­ta bio­gra­fía de Schu­bert. Des­nu­da­do de tó­pi­cos, ali­via­do de lu­ga­res co­mu­nes, pe­ro en­ri­que­ci­do en sus con­tra­dic­cio­nes, am­bi­güe­da­des e in­te­rro­gan­tes. Jun­to a la le­yen­da de ese po­bre sol­te­rón, en­fer­mo y ta­ci­turno, Bos­trid­ge pre­sen­ta la ob­je­ti­vi­dad de quien ha dis­fru­ta­do del éxi­to y la bue­na aco­gi­da de sus obras en vi­da: “Pro­yec­ta­mos­mu­chas co­sas so­bre él sin que se­pa­mos real­men­te quién fue. Nos fa­bri­ca­mos una ima­gen pro­pia a ba­se de frag­men­tos y anéc­do­tas. En­tre la me­lan­co­lía y la fu­ria y mu­chas ve­ces no es así”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.