Jor­dan Pee­le, el te­rror co­mo ca­ba­llo de Tro­ya an­ti­rra­cis­ta

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

En­tre los mie­dos de Jor­dan Pee­le, neo­yor­quino de 40 años, es­tán las cu­ca­ra­chas, en­con­trar­se con su clon y fra­ca­sar ha­cien­do lo que más le gus­ta. Por suer­te pa­ra él, el Os­car al me­jor guion ori­gi­nal que ga­nó el año pa­sa­do por Dé­ja­me sa­lir, jun­to con las can­di­da­tu­ras a me­jor di­rec­ción y pe­lí­cu­la, y los 225 mi­llo­nes de eu­ros re­cau­da­dos en to­do el mun­do con su debut co­mo rea­li­za­dor bo­rra­ron cual­quier te­mor so­bre su la­bor.

Tie­ne aún por su­pe­rar la fo­bia a las cu­ca­ra­chas, co­mo su mie­do a la muer­te. Con No­so­tros, Pee­le li­bra su ba­ta­lla con­tra otro de sus te­mo­res, y la vic­to­ria es su úni­ca me­ta. “No sa­bes cuán­tas ve­ces me han en­tra­do su­do­res fríos en el me­tro mi­ran­do al otro la­do del an­dén, se­gu­ro de que es­ta­ba mi otro yo mi­rán­do­me”, ase­gu­ra a EL PAÍS. Es el mis­mo su­dor frío que es­pe­ra que sien­tan los es­pec­ta­do­res al ver No­so­tros, que se es­tre­na hoy en Es­pa­ña.

El guio­nis­ta, di­rec­tor y pro­duc­tor del th­ri­ller, an­tes co­no­ci­do co­mo ac­tor de co­me­dias, des­ta­ca que sus fil­mes le sa­len “del ce­re­bro y de las tri­pas”. Y si sus en­tra­ñas se re­tuer­cen de mie­do, su in­te­lec­to le pi­de otra lec­tu­ra más po­lí­ti­ca y me­nos vis­ce­ral: “En es­tos mo­men­tos que vi­vi­mos es im­po­si­ble se­pa­rar­se de la po­lí­ti­ca. De ahí que No­so­tros sea una ale­go­ría en la que uti­li­zo Es­ta­dos Uni­dos co­mo ejem­plo de país ma­ne­ja­do por el­mie­do a los otros, a lo que vie­ne de fue­ra. Y cuan­do nos mue­ve el mie­do so­mos in­ca­pa­ces de ha­cer un aná­li­sis in­tros­pec­ti­vo del no­so­tros, de ese otro yo que se con­vier­te en la ver­da­de­ra ame­na­za”.

Su preo­cu­pa­ción po­lí­ti­ca no evi­ta que No­so­tros sea, so­bre to­do y an­te to­do, una pe­lí­cu­la de te­rror. Co­mo Alien, El res­plan­dor, El exor­cis­ta, Ti­bu­rón o Pe­sa­di­lla en Elm Street. “Y La se­mi­lla del dia­blo”, aña­de. Ama el gé­ne­ro. “Pe­ro fra­ca­sar ha­cien­do lo que más que­ría me ha­bría ro­to el co­ra­zón, así que me me­tí en la co­me­dia, un gé­ne­ro que me aca­bó gus­tan­do y del que lo apren­dí to­do. En el fon­do la co­me­dia es el so­sia del te­rror”, opi­na.

To­móha­ce una dé­ca­da la de­ci­sión de se­guir los pa­sos de sus ído­los ci­ne­ma­to­grá­fi­cos. Hoy, el fe­nó­meno Pee­le es al­go más gran- de que su per­so­na, gra­cias al cre­do que de­fien­de des­de su pro­duc­to­ra: ha­cer pe­lí­cu­las de gé­ne­ro po­ten­cian­do la di­ver­si­dad.

Ad­mi­te que Dé­ja­me sa­lir era un fil­me po­lí­ti­co don­de la ra­za su­po­nían el tex­to y el sub­tex­to. En No­so­tros so­lo el sub­tex­to es so­cial. “Pe­ro en es­te país no po­de­mos ni de­be­mos es­ca­par de la di­ná­mi­ca ra­cial”, afir­ma, or­gu­llo­so de ha­ber si­tua­do a una fa­mi­lia ne­gra aco­mo­da­da en el cen­tro de una his­to­ria de ho­rror. “Es el me­jor ca­ba­llo de Tro­ya por­que el pú­bli­co so­lo es­cu­cha cuan­do es­tá en­tre­te­ni­do”, opi­na.

Lo que no cua­dra tan­to den­tro de la fil­mo­gra­fía de su pro­duc­to­ra es su úl­ti­ma can­di­da­tu­ra al Os­car co­mo pro­duc­tor de In­fil­tra­do en el KKK­lan, la pe­lí­cu­la con la que Spi­ke Lee con­si­guió en fe­bre­ro su pri­me­ra es­ta­tui­lla de Holly­wood. “Se me ca­ye­ron las lá­gri­mas por­que ya era ho­ra. Pue­de que sea la pe­lí­cu­la más atí­pi­ca de nues­tra pro­duc­to­ra, pe­ro es Spi­ke Lee, un ver­da­de­ro pro­vo­ca­dor, alguien que ha cam­bia­do la cul­tu­ra. Y si hay al­go que bus­co es rom­per ba­rre­ras”, re­ma­ta Pee­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.